Invasión rusa: los bombardeos afectan a la central nuclear de Zaporiyia

La empresa Energoatom culpó a Rusia de los daños en la estación y Moscú dice que fue el fuego de artillería ucraniana. La planta está en manos rusas desde febrero

06 Agosto 2022

KIEV, Ucrania.- Un bombardeo afectó a una línea eléctrica de alta tensión en una central nuclear ucraniana capturada por Rusia, lo que llevó a los operadores de la planta a desconectar un reactor, pese a que no se detectó ninguna fuga radiactiva.

La empresa estatal ucraniana de energía nuclear Energoatom culpó a Rusia de los daños en la central de Zaporiyia, la mayor de Europa. Más temprano en la semana, el organismo de control nuclear de Naciones Unidas solicitó el acceso a la central, que, según Washington, Rusia utiliza como escudo de guerra.

La administración rusa de la ciudad ocupada de Enerhodar dijo que el fuego de la artillería ucraniana cortó las líneas de la planta, capturada por las fuerzas rusas a principios de marzo, en la etapa inicial de la guerra.

No es la primera vez que una acción militar causaba alarma en Zaporiyia, donde el Organismo Internacional de la Energía Atómica de la ONU había informado que se había perdido la conexión con los sistemas de vigilancia que siguen el rastro del material nuclear. La administración comunicó que se produjo un incendio y se cortó la energía necesaria para el funcionamiento seguro de los reactores. La planta sigue siendo gestionada por sus técnicos ucranianos.

Energoatom informó que la planta, situada a 200 kilómetros al noroeste del puerto de Mariúpol, también controlado por Rusia, en el sureste de Ucrania, seguía funcionando y no se habían detectado fugas radiactivas. Aún así, se tomó la decisión de desconectar un reactor de la red debido a los daños sufridos por una línea de distribución de energía de alta tensión de 330 kilovatios que une la planta con la central térmica.

Más al este, ambos bandos reivindicaron pequeños avances mientras la artillería rusa bombardeaba ciudades y pueblos en una amplia zona.

Los combates terrestres parecieron ser más intensos en torno a Pisky, en la región de Donetsk, un pueblo fortificado en poder de las tropas ucranianas y cercano a la ciudad de Donetsk, que está en manos de las fuerzas separatistas respaldadas por Rusia.

Evacuación de pacientes

El sistema de salud ucraniano se dobla bajo la presión de la guerra. Para ayudar, la Unión Europea (UE) coordinó la evacuación de 1.000 pacientes ucranianos para brindarles una atención médica especializada en hospitales de toda Europa.

Con el objetivo de aliviar la presión a la que están sometidos los hospitales locales ucranianos a causa de la invasión rusa, la UE coordina traslados de pacientes a otros países europeos con capacidad hospitalaria disponible, indicó.

Los pacientes fueron trasladados a 18 países: España, Alemania, Francia, Irlanda, Italia, Dinamarca, Suecia, Rumanía, Luxemburgo, Bélgica, Portugal, Países Bajos, Austria, Noruega, Lituania, Finlandia, Polonia y Chequia. “Para ayudar a hacer frente a las crecientes necesidades médicas, la UE ha intensificado sus operaciones”, señaló el comisario europeo de Gestión de Crisis, Janez Lenarcic.

Mientras tanto, el trabajo para restaurar el tráfico de alimentos en la zona dio un paso adelante esta semana. Tres barcos con cereales salieron de los puertos ucranianos, ayer, y el primer buque de carga entrante desde la invasión rusa debía llegar a Ucrania para cargar, lo que supone un paso más en los esfuerzos del gobierno de Kiev por resucitar su economía tras cinco meses de guerra.

El presidente ruso Vladimir Putin se reunió en la ciudad rusa de Sochi con el presidente turco Tayyip Erdogan.

Turquía ayudó a negociar el acuerdo por el que salió el primer barco de grano de un puerto ucraniano a los mercados extranjeros desde la invasión rusa del 24 de febrero. Ayer, dos buques partieron de Chornomorsk y uno de Odesa con unas 58.000 toneladas de maíz, según el Ministerio de Defensa turco. (Reuters)

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios