Destituyeron al cacique de Tafí del Valle

La comunidad indígena realizó una asamblea extraordinaria y decidió separar de su cargo a Pastrana quien, aunque rechazó las razones, aceptó lo dispuesto.

POLÉMICO. Santos Pastrana fue hasta el viernes el cacique de Tafí. la gaceta / foto de Osvaldo Ripoll (archivo) POLÉMICO. Santos Pastrana fue hasta el viernes el cacique de Tafí. la gaceta / foto de Osvaldo Ripoll (archivo)

El Consejo de Delegados de la Comunidad Indígena de Tafí del Valle destituyó a Santos Eugenio Pastrana del cargo de cacique de esa organización de originarios. La decisión fue adoptada el viernes por la tarde durante una asamblea extraordinaria en la que, por mayoría, se lo responsabilizó de haber adoptado decisiones que comprometen intereses de la comunidad “sin previa consulta en asamblea”.

Pastrana dijo que aunque esa resolución “carece de validez al no ajustarse a las normas estatutarias de la comunidad”, la acatará “para evitar divisiones y agravamiento de un conflicto interno”.

El encuentro, que se desarrolló en el local de La Cañada, contó con la asistencia de los delegados de las 14 bases de esa jurisdicción y más de 150 comuneros. Fue convocado, principalmente, para tratar la destitución de Pastrana. La asamblea fue promovida a partir de conocerse que el cacique consintió con su firma ante la Justicia, y sin haber puesto a consideración de la asamblea de bases, un acuerdo de mediación mediante el cual reconoció que la comunidad carece de derechos sobre cinco hectáreas ubicadas en El Lamedero (Las Tacanas), cuya titularidad nominal corresponde a los herederos de Ángel María Salas. También se lo responsabilizó de haber favorecido a particulares con cesiones de terrenos ubicados en Costa 2 y Malvinas.

Pastrana participó de la convocatoria y se defendió de las acusaciones insistiendo que en ningún momento ni circunstancia cedió terreno comunitario. “Sólo he admitido, como en el caso de El Lamedero, que la tierra con papeles a nombre de Salas y con posesión de años de Gerónima Pastrana, no es nuestra. No podía hacer lo contrario con lo que no me corresponde”, dijo. Deslindó responsabilidades sobre la explotación por particulares de terrenos de Costa 2 y Malvinas. “Pastrana intentó explicar lo inexplicable en medio del repudio de los asambleístas presentes. Solo unos cuantos comuneros votaron contra la destitución. En cambio, la mayoría se pronunció a favor de ella”, dijo Héctor Alejandro Alvarez, delegado de base Malvinas.

“Tras lo resuelto vamos a iniciar una investigación administrativa y judicial por las presuntas irregularidades en que habría incurrido Pastrana. Por ahora el manejo comunitario queda en manos del Consejo de Delegados hasta tanto se designe un nuevo cacique”, dijo el dirigente a LA GACETA.

“Lo resuelto no tiene validez porque no se ajusta a las normas establecidas para el proceso de destitución, que es similar para la convocatoria a elecciones. Es decir tiene un tiempo previo de convocatoria y difusión de los temas a tratar. Esto se resolvió entre gallos y medianoche”, insistió Pastrana. “Dejo de ser cacique con la conciencia de haber trabajado en gestiones a favor de todos. Pero bueno, espero que lo que quedaron avancen por mejores logros”, expresó. La asamblea se concretó mientras persiste la ocupación de las cinco hectáreas de El Lamedero, en rechazo al acuerdo de mediación firmado por el ahora ex cacique.

Patricio García Pinto, abogado de los herederos de Salas, dijo que la destitución de Pastrana “en nada modifica la situación jurídica de mis clientes porque el acuerdo fue firmado cuando el cacique tenía facultades legales para hacerlo en nombre y representación de la comunidad indígena”. “El eventual cambio de autoridades no pueden afectar las legítimas actuaciones llevadas a cabo en el ámbito judicial”, concluyó.

Tamaño texto
Comentarios