Muerte súbita: qué chequeos médicos hay que hacerse antes de practicar deportes

Cardiólogos tucumanos explican que los riesgos aumentan después de los 30 años. La importancia de aprender reanimación cardiopulmonar básica y de difundir el uso de desfibriladores automáticos.

30 Nov 2021
1

LA GACETA/DIEGO ARAOZ

La noticia del corredor que sufrió un paro cardíaco a 200 metros de la llegada de la media maratón de Mar del Plata, este fin de semana, y debió ser asistido con maniobras de resucitación cardiopulmonar (RCP) y con un aparato cardiodesfibrilador, reaviva la importancia que tienen los chequeos médicos para prevenir cualquier tipo de cardiopatía.

Las imágenes sobre el dramático momento son impactantes. En un video, se ve cómo un médico, junto a colaboradores de primeros auxilios y de la Cruz Roja, intenta reanimar al hombre, de 56 años. Muchos de los maratonistas que pasaban por allí se tomaban la cabeza cuando se daban cuenta de lo que ocurría. Finalmente, lograron que recuperara el pulso y lo trasladaron a una clínica, donde el domingo a la noche informaron que se recuperaba bien. Pero, ¿por qué es tan importante el chequeo?

El cardiólogo Facundo Risso Patrón contesta que, como primera medida, un chequeo sirve para detectar posibles factores de riesgo cardiovascular y enfermedades cardiovasculares no diagnosticadas; en este último caso, se abre un abanico de patologías posibles. "La principal causa de muerte súbita, en la población en general, es la cardiopatía isquémica; es decir, la enfermedad que tapa nuestras arterias coronarias produciendo infartos. A su vez, éstos pueden generar la muerte súbita", cierra el círculo Risso Patrón.

- ¿El ejercicio intenso puede ser un desencadenante de la muerte súbita?

LA GACETA/DIEGO ARAOZ

- Sí, en una persona predispuesta; por ejemplo, con cardiopatía isquémica.

No obstante, el médico hace la salvedad de que un deportista de elite (que no sería el corredor marplatense) puede tener un corazón con hipertrofia. Esto también aumenta el riesgo de muerte súbita respecto a las personas de igual edad pero que no realizan ejercicios de alto rendimiento. "Una maratón es popular, por ende se aplica la estadística poblacional. Distintos serían los ejemplos de los miembros de los clubes europeos de fútbol profesional, donde se trata de muchachos jóvenes y sanos", razona. Y cita lo sucedido con el futbolista argentino Sergio "Kun" Agüero: "casi hizo una muerte súbita, pero no tiene cardiopatía isquémica. En él, las causas son otras y más raras".

Ahora, bien, ¿qué implica un chequeo médico completo? Para una persona de entre 40 y 60 años, sin enfermedad aparente, se requiere que antes de hacer deportes se realice un examen físico; que conteste una anamnesis (preguntas sobre su estado de salud, los antecedentes, etcétera); que se controle la presión arterial, el peso y la talla; que se someta a un electrocardiograma y que se haga análisis de sangre y orina, enumera el cardiólogo. "Si todo eso da bien, le pido sí o sí una ergometría", completa.

Otra cuestión que el doctor considera trascendental es la necesidad de que la gente tome cursos de reanimación cardiopulmonar básica. "Si no hubiese habido un médico en esa maratón, ese señor probablemente estaría muerto. Son terapias que salvan vidas. Además, debe difundirse el uso del cardiodesfibrilador externo automático. Así, nos cuidaremos entre todos", sintetiza.

Lo cierto es que hoy el running es una de las prácticas más populares. Son muchos sus beneficios y además resulta económico (alcanza con unas buenas zapatillas, una remera y un short). Pero los médicos e instructores repiten hasta el hartazgo la importancia de que la práctica sea chequeada por un médico. ¿Cada cuánto debe hacerse una ergometría y un electro una persona que corre o que pedalea? ¿Desde qué edad aumentan los riesgos? ¿Cómo puedo darme cuenta si algo anda mal? Risso Patrón responde que los exámenes deberían ser anuales, que en la medida en que crecemos aumentan los riesgos cardiovasculares (desde los 30 años) y que sí puede haber síntomas de algún problema, como palpitaciones, dolor precordial, disnea y síncopes, especialmente si estos se relacionan con esfuerzos físicos.

A su turno, el doctor Jorge Tazar -médico cardiólogo, doctor en medicina y ex presidente de la Sociedad de Cardiología de Tucumán- acude a una frase para contestar cuáles son las claves para un entrenamiento cardiosaludable: "para disfrutar del running, no corras más que tu corazón". En concreto, eso implica que se disfrute del ejercicio. "Si se corre a una intensidad adecuada, se debe poder hablar con la persona de al lado", grafica el especialista.

"El deporte no puede ir por encima de la capacidad del individuo. Los excesos siempre son malos, inclusos los excesos referidos a la actividad física. Salir a correr puede dejar de ser saludable y volverse perjudicial si se hace un esfuerzo mayor", agrega Tazar.

En contrapartida, si las cosas se hacen como corresponden, correr puede resultar bueno para el corazón, puesto que los niveles de grasa en la sangre bajan mientras que el colesterol HDL (el bueno) aumenta; se reduce el riesgo de arteriosclerosis (si se trota de forma regular); se reduce la producción de hormonas del estrés, como la adrenalina y el cortisol; mejora la circulación de la sangre y baja el riesgo de trombosis.

Finalmente Tazar refuerza el planteo de los desfibriladores automatizados, tal como líneas arribas había mencionado Risso Patrón. "En todo el mundo, esos aparatos salvan vidas. Pero en Tucumán y en la Argentina, son un déficit. Aquí todos los clubes deportivos, donde hay cientos de personas cada fin de semana, deberían tener igual", concluye.


Comentarios