La jueza resolvió el traslado del tirador de Yerba Buena al Hospital Obarrio - LA GACETA Tucumán

La jueza resolvió el traslado del tirador de Yerba Buena al Hospital Obarrio

La Fiscalía no logró avanzar con la imputación de Gerónimo Helguera por el homicidio de Mariela Márquez.

14 Oct 2021
1

EN AUDIENCIA. Gerónimo Helguera tiene 29 años y fue arrestado ayer en Yerba Buena. Foto: Captura de video

En la mañana de este jueves se dio inicio a la audiencia para la formulación de cargos en contra de Gerónimo Helguera, el joven de 29 años detenido ayer luego de haber irrumpido en un edificio de oficinas de Yerba Buena y de haber matado de un disparo en la cabeza a la encargada de limpieza, Mariela Márquez. Sin embargo, la Fiscalía no logró avanzar con la imputación por el homicidio, como tenía previsto.

Tras una pericia psiquiátrica, la Justicia resolvió el traslado inmediato del tirador de Yerba Buena al Hospital Obarrio para su internación.

Al inicio de la jornada, los abogados defensores Ernesto Baaclini y Camilo Atim Antuni habían solicitado la postergación de la audiencia, por considerar que su representado no está en condiciones mentales de afrontar la acusación.

El fiscal Pedro Gallo -con quien coincidía la querella- sostenía en cambio la estrategia de formular la imputación por homicidio.

La jueza Isabel de los Ángeles Méndez, ante ello, resolvió que Helguera sea revisado por un psiquiatra. Este informe técnico fue clave para determinar el traslado del tirador al Obarrio.

Un caso que conmocionó Yerba Buena

Helguera irrumpió ayer por la mañana en un inmueble de avenida Aconquija y Chacho Peñaloza, en la "Ciudad Jardín". Allí, en circunstancias que están siendo investigadas, disparó contra Márquez; antes de que pudiera efectuar más tiros, fue reducido por el portero y por el mozo de un bar cercano. Luego, la Policía lo detuvo y lo trasladó a la comisaría. La joven que había recibido el proyectil en la cabeza falleció anoche, en el Hospital Padilla.

Las versiones indican que Helguera había ido en busca de un supuesto ex compañero del secundario, con el objetivo de cobrarse venganza por el acoso o bullying sufrido en aquellos años. Sin embargo, no está confirmado que efectivamente aquella persona trabajara en el edificio de oficinas donde Helguera se presentó armado con una pistola calibre 22.

La estrategia de la defensa apunta a que se declare la inimputabilidad del joven, mientras que la Fiscalía busca que se avance con el proceso por el homicidio de Márquez.

Comentarios