Fórmula 1: rivalidades que marcan a fuego a la “máxima” - LA GACETA Tucumán

Fórmula 1: rivalidades que marcan a fuego a la “máxima”

15 Sep 2021 Por Carlos Cazón
1

IMPACTANTE. La seguridad de su monoplaza salvó a Hamilton cuando el de Verstappen se le subió encima.

“...Si bien el #44 podría haber dejado más espacio para evitar el incidente, los comisarios determinaron que su posición era razonable y por lo tanto encuentran al #33 predominantemente culpable del incidente”. Esta fue la conclusión de la Federación internacional del automóvil (FIA) respecto al choque entre Max Verstappen (#33) y Lewis Hamilton (#44) que los dejó fuera en la carrera larga del domingo pasado en Monza, Italia. La penalidad se cumplirá en Sochi, Rusia, el domingo 26 de octubre. El piloto de Red Bull deberá largar tres posiciones más atrás de lo que clasifique el día anterior.

El primer choque había sido el domingo 18 de julio, en Silverstone. En la primera vuelta de carrera y disputando la punta, ninguno de los dos aflojó y se tocaron. En aquella oportunidad, Max se encontró viajando en un Red Bull descontrolado a 300 Km/h, y al chocar contra el muro, recibió un golpe de 50g. Lewis siguió en pista, recibió una penalidad de 10 segundos, se recuperó, terminó ganando la carrera y festejó a lo grande con su público.

Versus

A lo largo de 71 años la máxima categoría del automovilismo mundial nos ha regalado rivalidades para guardar en una cajita de cristal. Una de ellas se dio en la cúspide de la era más peligrosa y glamorosa de las carreras. Inmortalizada en la película de Ron Howard, ‘Rush’, la intensa rivalidad entre Nikki Lauda y James Hunt llegó a su punto culminante en la temporada de 1976, cuando casi les cuesta la vida. Una década más adelante, Nelson Piquet y Nigel Mansell se encargaron de los chispazos. Cuando eran compañeros en Williams en 1986, Piquet descubrió una manera de aprovechar un diferencial, y mantuvo siempre ese secreto a las espaldas de Nigel, compartiendo esa especie de propiedad intelectual únicamente con sus ingenieros. Cuando terminó la temporada 1987, el brasileño se marchó a Lotus, y, en una entrevista para Playboy dijo la siguiente frase, refiriéndose a Nigel: “¡Es piloto de Fórmula 1 ¿Cómo puede tener una esposa tan fea?”. Mansell se limitó a responder diciendo que Nelson era una mala persona. A finales de los ochenta y principios de los noventa, la Fórmula 1 vivió otra rivalidad legendaria entre, para muchos, dos de los mejores pilotos de la historia: Ayrton Senna y Alain Prost. La temporada 89 fue electrizante con carreras como Imola y Suzuka, donde sucedió un desenlace con el piloto francés como campeón del mundo después que fuera descalificado Senna. Esta situación es considerada como uno de los finales más apasionantes de un campeonato mundial. Algunos años más tarde, Michael Schumacher y Mika Hakinnen fueron los protagonistas de una lucha feroz entre pilotos que se respetaban. En una reciente entrevista Mika recordó su enfrentamiento con Michael: “a nivel personal, ganarle nunca fue fácil. Corrimos juntos desde el karting hasta la Fórmula 1 y él nunca se rindió. Fue duro, a veces incluso cruzó los límites, pero eso demuestra cuán apasionado es por ganar”.

En los 2000 podríamos mencionar buenas batallas como Schumacher y Fernando Alonso, Hamilton y Alonso, Sebastian Vettel y Hamilton pero no tengo dudas en decir que la rivalidad más fuerte de los últimos 15 años es la que estamos viviendo en esta temporada. Verstappen y Hamilton están llevando a la Fórmula 1 a niveles infernales de exposición. Son los dos mejores pilotos de la actualidad y lo demuestran carrera a carrera, pero ello no alcanza para ser campeón de Fórmula 1. Deben ser fríos, pacientes, estratégicos y saber que esto es una maratón que termina el domingo 12 de diciembre en el circuito de Yas Marina en Abu Dhabi. Si Hamilton prevalece, se convertirá en el más ganador de la historia de la máxima categoría, con ocho títulos. Si Verstappen lo logra será su primer campeonato mundial, vaya a saber de cuantos. Pase lo que pase, ya es una temporada histórica.

Comentarios