La Facultad de Psicología participa de una investigación internacional sobre el aislamiento - LA GACETA Tucumán

La Facultad de Psicología participa de una investigación internacional sobre el aislamiento

Se trata de un estudio liderado por el hospital Monte Sinai Beth Israel, de Nueva York.

11 Jun 2021
3

PANDEMIA. El temor a contagiarse, los cambios sociales y laborales, han generado situaciones de estrés a millones de personas. ARCHIVO LAGACETA.

Mientras las cifras de contagios y muertes por coronavirus aumentan desde 2020 con el paso de los días, los problemas de salud mental también crecen, pero de forma silenciosa. Los efectos del confinamiento en las personas puede que marquen a toda una generación. Tal es así que psiquiatras y psicólogos del mundo entero hablan ya del aumento de la ansiedad, del estrés postraumático y de la depresión. Incluso, alertan que estos trastornos serán la siguiente pandemia. Este panorama no les resulta ajeno a los profesionales de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), que participan de un estudio multicéntrico liderado por el hospital Monte Sinai Beth Israel, de Nueva York.

La investigación se realiza de forma conjunta con otros países, como Rusia, Corea, Italia, Turquía, Israel, Alemania, Francia, España, Polonia, Irán, México y Brasil. Por ahora, los profesionales se abocan a la recolección de datos. De hecho, en estos momentos está en marcha la realización de una consulta on line, donde invitan a participar a personas mayores de 18 años. En Tucumán, el formulario fue aprobado por el Comité de Ética de la Facultad de Medicina.

"El encierro ha incrementado los eventos estresantes, debido a cambios drásticos en los estilos de vida. Esto, en conjunto con la crisis económica, puede afectar dramática y negativamente la salud mental de las personas, dejándolas vulnerables a situaciones de angustia, incluso a crisis suicidas", advierten las docentes de Psicología Valeria Contreras y Fabiana Moisés. "En Tucumán, como en otras regiones del país y del mundo, se observan con mayor frecuencia crisis de estrés, ansiedad, depresión y ataques de pánico", añaden. Además, las expertas destacan que estos cuadros también se verifican en la población estudiantil universitaria. "En la particularidad de nuestra universidad, los jóvenes tuvieron que afrontar además un cambio drástico en las modalidades de estudio, al trasladarse el cursado a plataformas digitales", ejemplificaron.

- ¿Qué objetivos y alcances tiene este proyecto?

- Se pretende identificar a las poblaciones con mayor riesgo y, en consecuencia, implementar campañas de concientización tendientes a favorecer comportamientos saludables.

La investigación consiste en evaluar anónimamente a personas de la comunidad en general, utilizando para ello el software de encuestas Qualtrics. Los participantes son voluntarios, brindan su consentimiento informado y tienen reservados los derechos a la confidencialidad. Participar de la encuesta puede resultar revelador, puesa medida que uno va respondiendo los interrogantes se da cuenta de cuánto a afectado la pandemia su vida diaria. Preguntas referidas a si el coronavirus ha alterado la salida a la calle, las actividades recreativas al aire libre, el encuentro con familiares, las reuniones con amigos terminan revelando, en un instante, cómo ha cambiado nuestra vida en el último año y medio. También hay una serie de indagaciones que acaban demostrando si el miedo ha pasado o no a ser parte de nuestra cotidianeidad.

Además de los contenidos del proyecto, el cuestionario devuelve al participante una nota de atención en caso de detectar que se encuentra en una situación de riesgo, y puede encontrar en la plataforma información de servicios de salud mental en la provincia de Tucumán.

Aunque todavía no ha pasado suficiente tiempo para predecir las secuelas psicológicas que provocará la pandemia, algunos expertos hablan ya de una cuarta ola sanitaria, referida justamente a los trastornos de salud mental. Uno de los primeros estudios sobre el impacto psicológico del coronavirus, con 1.210 encuestados en 194 provincias de China, desveló que el 53,8% consideraba el impacto psicológico del brote como severo.


Comentarios