Caso Tacacho: dos formas distintas de registrar el mismo hecho - LA GACETA Tucumán

Caso Tacacho: dos formas distintas de registrar el mismo hecho

04 May 2021

El sábado 19 de mayo de 2018, Paola Tacacho y Mauricio Parada Parejas se encontraron en la calle donde aquella vivía, aunque la Justicia había ordenado al agresor mantenerse alejado de la joven. Tacacho refirió el episodio en dos lugares: el 23 de mayo declaró espontáneamente en la ex Fiscalía N°9, entonces a cargo de Washington Navarro Dávila, y, al día siguiente, formuló una denuncia en la comisaría I°, que dio origen al octavo caso. A continuación se transcriben fragmentos de las respectivas actas.

Declaración ante el fiscal

“Quiero denunciar un nuevo hecho. El día sábado salí de mi casa a las 17.30 de la tarde y Parada Parejas estaba afuera, al frente, esperándome. Después caminé hacia la esquina de las calles San Juan y Rivadavia para tomar un taxi y él venía siguiéndome. Él no me dijo nada porque nunca dice nada, pero me seguía. Además, vi que sobre la misma calle San Juan escribió mi nombre e insultos en una pared de un consultorio médico con ‘liquid paper’. Como yo empecé a caminar más rápido por miedo a que me haga algo porque tengo miedo de que me agarre de atrás o algo, no sé qué puede hacerme, entonces, como yo empecé a caminar más rápido, él salió corriendo para perseguirme. Cuando yo salí al frente de mi casa había un camión estacionado, entonces, no lo vi en ese momento”.

Denuncia policial

“Los motivos de mi presencia (en esta comisaría) es que tengo una orden de restricción de acercamiento vigente por 180 días contra el ciudadano Parada Parejas (dictada por el juez subrogante N°5, Marcelo Mendilaharzu en la causa 17.997/18). Quiero denunciar que el sábado aproximadamente a las 17.30, mientras yo salía de mi departamento, lo vi en frente sentado en el cantero de una casa (...). Me preocupé y comencé a caminar rápido por calle San Juan hasta Rivadavia para tomar un taxi, y me di cuenta de que él se había levantado y me estaba siguiendo, y traté de apurarme un poco más hasta tomar el taxi y poder salir a salvo de la situación. Hago constar que este sujeto, además de seguirme, crea cuentas falsas en Facebook con mi nombre y el de mis familiares, y comienza a insultar y a amenazar tanto a mí como a mis familiares, y a toda institución a la que yo concurra que posea Facebook. En reiteradas ocasiones realicé denuncias por los mensajes y las amenazas de muerte que este sujeto mandaba. Además, anteriormente él ingresó a mi edificio a escribir las paredes y en la actualidad también escribe las de la cuadra donde vivo. Es por esto que dejo una copia de la restricción de acercamiento”.


Comentarios