De la mano de Carlos Thays, nace un nuevo parque en Tucumán - LA GACETA Tucumán

De la mano de Carlos Thays, nace un nuevo parque en Tucumán

El proyecto Distrito propone un espacio verde de vanguardia con gran impronta autóctona.

07 Mar 2021

¿Qué se construye entre la avenida Belgrano y el Camino del Perú? Seguramente numerosos tucumanos se hicieron alguna vez esta pregunta al transitar entre la Capital, Yerba Buena y Tafí Viejo. La respuesta es que avanza un nuevo barrio abierto, llamado Distrito, que contará con cuatro manzanas y nueve hectáreas. El proyecto está en manos de la empresa Schujman, que promete una verdadera innovación urbana “en la zona más linda de Tucumán”. Con el fin de armonizar la modernidad y el medio ambiente, uno de los fuertes del emprendimiento -explican los desarrolladores- es su compromiso ecológico de vanguardia. Así, el área estará atravesada por un parque lineal que contará con un auténtico ecosistema de yungas.

El armado paisajístico está en manos de Carlos Thays, bisnieto del célebre diseñador francés que hace más de un siglo delineó los espacios verdes del Parque 9 de Julio. “Lo volvemos a convocar para renovar el aporte a nuestra provincia, acompañando el desarrollo urbano de Distrito con la puesta en valor del patrimonio natural autóctono y su vivencia en la cotidianeidad ciudadana”, afirman en la compañía -de más de 25 años de trayectoria- que dirige el arquitecto Fernando Schujman.

En diálogo con LA GACETA desde Buenos Aires, Thays expone las bondades del proyecto que encara junto con el paisajista Sirio Rifahi y su equipo. “Lo que nos sedujo de Distrito fue, además de su ubicación estratégica, la idea de pensar un barrio abierto en simultáneo con los espacios verdes. Y, como hablamos de un sitio cercano al pedemonte, la identidad debía estar marcada por la selva de yungas”, cuenta el experto.

Los planos del estudio Thays prevén un parque lineal urbano que tendrá -en distintos espacios- lapachos amarillos, algarrobos, pacarás, jacarandás, patas de cabra, tipas y chañares. Una de esas áreas, justamente, se llamará Paseo de la Yunga. Contará con especies nativas del ecosistema preexistente, incluyendo varios estratos de vegetación y árboles de primera, segunda y tercera magnitud. Por supuesto, acompañarán arbustos, herbáceas y cubresuelos.

En movimiento

“Vamos a regenerar el ecosistema primario que se fue corriendo a medida que avanzó la ciudad. Eso abarca tanto la flora como la fauna. Así, hablamos de un ‘parque en movimiento’ que relata la experiencia de verlo crecer. Como el trabajo no es sencillo, tenemos de aliado al Instituto Miguel Lillo. Esto no se trata sólo de poner árboles lindos, sino de recrear el valor ambiental del sotobosque en medio del barrio”, desarrolla Thays. Para empezar con la cobertura, las primeras especies -adelanta- serán plantadas este invierno.

Además del Paseo de la Yunga, Distrito poseerá otros espacios verdes. Uno de ellos será la Placita de Naranjos, “en memoria de la ciudad colonial”. Habrá otras veredas con tarcos y un bosque “ordenado” con otras especies de distinto porte (curupi, lapacho y bahuinia). También está prevista la existencia de una acequia a cielo abierto junto a lagunas de retardo tratadas. “Serán humedales con gran riqueza florística y animales como ranas, tortugas y aves autóctonas”, expresa el paisajista.

“Distrito es un desarrollo urbano que conjuga la vida social, urbana, comercial y laboral en un entorno único, priorizando los espacios verdes comunes, abiertos y seguros. Un barrio donde el peatón es el protagonista”, definen en Schujman. El área contará con tendido eléctrico subterráneo, red para telefonía e internet, iluminación, tratamiento de escorrentías y circuito para cámaras de seguridad, entre otras comodidades cuya infraestructura ya está en marcha en distintas etapas.

Está previsto que en la urbanización haya unidades residenciales, comerciales, de oficinas e incluso un hotel. “Los espacios verdes que diseñamos requieren de muchos aliados, sobre todo de los residentes y habitantes. Los sistemas autóctonos son muy ricos para el medio ambiente, pero también más frágiles. Seguimos la idea de que el paisajismo debe tener mucho contacto local, así que allí estará el desafío”, reflexiona Thays.

Comentarios