Vuelta a las aulas: los padres están con miedo, pero confían en los protocolos - LA GACETA Tucumán

Vuelta a las aulas: los padres están con miedo, pero confían en los protocolos

Ponderan el papel de los docentes para contener a los alumnos.

03 Mar 2021

Los chicos están felices de ver otra vez a sus compañeros y maestros. Los papás, en estado de alerta, con algo de temor pero con confianza en las medidas de prevención. Así fueron los primeros dos días de esta nueva y atípica vuelta a clases.

Para empezar, este inicio de ciclo lectivo tiene dos caras. En la mayoría de las escuelas estatales, como hubo paro de docentes, los chicos aún no arrancaron las clases. Los colegios privados, en cambio, se prepararon para recibir alumnos y los padres se mostraron conformes.

Los progenitores ponderaron el papel de los docentes, quienes dieron contención a los chicos y eso se notó por más que un barbijo tape la sonrisa, según dijeron.

La vuelta a clases  significó un nuevo desafío para todos. El tradicional reencuentro con un compañero de banco, el fútbol en el recreo y el amontonamiento de padres a la salida fueron diferentes esta vez. Adaptarse del todo a la nueva normalidad llevará tiempo, pero los padres afirman que las instituciones están comprometidas a trabajar en conjunto con las familias

Silvina Arroyo, quien llevó a su hija Catalina a su primer día en primer grado con un poco de temor, luego se sintió más tranquila al ver la logística por parte del Colegio Los Cerros. Con control de temperatura, alcohol en gel, barbijo y máscara en todo momento, las maestras recibieron a las alumnas. ‘’Fue emocionante porque comenzaba la primaria y los padres siempre tenemos la expectativa de acompañar a nuestros hijos a los grados, cosa que no se pudo esta vez por todo el protocolo estricto’, comentó.

Joaquín Jiménez, padre de Agustina (7) y Guadalupe (10), alumnas del Colegio San Matías, explicó que sus hijas fueron organizadas de manera estratégica para pertenecer a la misma burbuja y de esa manera asistir los mismos días a clases. Al momento del ingreso, mientras esperaba ordenado en fila que las docentes reciban a sus hijas para realizarles la desinfección correspondiente, Jiménez observó que los niños mantuvieron una conducta prudente al reencontrarse con amigos. ‘’Se encontraban con compañeritos  que no ven hace mucho y no se abrazaban, creo que hay un trabajo de conciencia que viene desde la casa’’, expresó.

‘’Como madre este proceso significó  volver un orden, volver a un horario más acomodado para la familia y un poco también a la rutina. Además les hacía falta salir y encontrarse, volvieron contentas’’, afirmó Carina Dávalos, mamá de niñas de segundo y quinto grado del Colegio Boisdron. (Producción Milagro Assa)

Comentarios