¿El acondicionador de aire no enfría? Podés solucionarlo sin ayuda técnica - LA GACETA Tucumán

¿El acondicionador de aire no enfría? Podés solucionarlo sin ayuda técnica

Tené en cuenta que muchas veces los equipos necesitan service, como un auto antes de viajar.

22 Ene 2021 Por Claudia Nicolini
1

¿LIMPIEZA O ALGO MÁS? Si está sucio el filtro, podés solucionarlo; pero si no, puede suceder que le falte gas.

Hace tres décadas, el acondicionador de aire era considerado un lujo, pero las cosas han cambiado: los calores tucumanos los han ido transformando en bienes de consumo cada vez más habituales. Y todo indica que serán cruciales este verano: ya hemos tenido jornadas casi de infierno, y el pronóstico nos augura que, al menos los próximos 10 días, con Sol o con lluvia, las máximas no bajarán de 30. Por eso, la sola idea de que nuestros “salvadores” hogareños dejen de funcionar nos hace pedir socorro. ¿Cuáles pueden ser las causas más frecuentes de “nuestra desgracia”?

“Las tres más razones habituales por las que un equipo no enfría son la suciedad de los filtros; la falla del capacitor y la falta de gas”, explica Alejandro Leguizamón, responsable técnico de una empresa de refrigeración tucumana. “Lo ideal para no sufrir sobresaltos en medio del calor es revisar los equipos una vez al año, antes de que el verano apriete: en septiembre, octubre... Pero con frecuencia se pasa por alto”, agrega.

Limpieza

“Este paso lo puede hacer el usuario sin necesitar ayuda técnica”, resalta Leguizamón y explica que es importante porque un filtro sucio obstruye el flujo de aire que pasa por una unidad de aire acondicionado y reduce su poder; sin hablar de que además incrementa el consumo de electricidad y, por consiguiente, la cuenta...

Y dada la sequía que casi siempre antecede a nuestros veranos, sobre los filtros se deposita el mismo polvo (y sus múltiples partículas) que nos persigue sobre los muebles...

Limpiarlos es simple. “Los filtros están colocados en la parte frontal del equipo y es fácil acceder a ellos”, señala Leguizamón. Tan fácil como abrir el frente del equipo (hay unas pestañas a tal efecto) y sacarlo; el riesgo es mínimo, pero mejor desenchufar el aparato antes.

Luego, bajo una canilla (o la manguera), y con la ayuda de un cepillo de ropa y detergente, eliminar todos los residuos acumulados sobre la malla. “Cepillar sin miedo; la malla es resistente y hay que limpiar todos sus poros; y cuando esté limpio, pasarle un paño seco”, recomienda Leguizamón.

Y antes de colocarlo en su lugar, conviene pasar un trapo húmedo por la zona donde el filtro se inserta en el equipo, porque allí también, con el tiempo, se acumulan polvo y telas de araña.

Más complicado

“Para resolver las otros dos problemas sí hace falta ayuda técnica”, advierte Pablo Yance, otro especialista y explica que los capacitores son los que hacen arrancar el compresor que, gracias al gas, acondicionan el aire (en los splits están en la unidad exterior). “En Tucumán, por los problemas de tensión eléctrica, suelen sufrir mucho desgaste. Están prendiendo y apagando constantemente el equipo y eso no les hace bien”, advierte.

El gas

Los sistemas de aire acondicionado usan gases refrigerantes para bajar la temperatura del ambiente. “Los gases están en un compartimento que no suele tener pérdidas (Ver “Dilema...”), pero pueden producirse fallos, como tuercas de las conexiones que no se ajustaron bien, o que se aflojan con el tiempo”, resalta Leguizamón.

“Otras veces, cuando no hubo problemas durante la instalación, puede causarlos la vibración del motor -añade Yance-. Por ejemplo, las cañerías dentro de la unidad exterior están separadas por un aislante; pero con el tiempo y los movimientos ese aislante se puede dañar y el roce entre ellas causar desgaste, hasta que se rompe”.

Dilema de los usuarios: ¿hay que cargar gas a los equipos cada año?

“No; eso es un mito”, responde contundente el técnico Alejandro Leguizamón y explica: el gas de los acondicionadores está en compartimentos cerrados. Si no hay una abertura accidental, no tiene por qué perder. “Es como la rueda del auto; si la goma sufre una pinchadura o pierde la válvula, el aire se va escapando; pero puede estar mucho, mucho tiempo sin tener problemas. Con los acondicionadores pasa lo mismo. Un equipo que funciona bien no necesita reponer el gas todos los años. Pero sí puede ser importante asegurarse de ello antes de que empiece la temporada de calor”, añade.

Comentarios