El sueño de Boca en la Libertadores se volvió pesadilla - LA GACETA Tucumán

El sueño de Boca en la Libertadores se volvió pesadilla

Santos superó al “Xeneize” en todos los rubros futbolisticos y enfrentará a Palmeiras en la final.

14 Ene 2021
2

COPÓ LA PARADA. Verissimo y Pará controlan a Ábila, quien entró cuando el partido estaba definido. Santos entendió como había que jugarse la semifinal y ganó bien. REUTERS

Dormido y sin reacción. Boca nunca estuvo cerca de meterse en la final de la Copa Libertadores porque Santos marcó diferencias desde el primer minuto y justificó la cómoda victoria por 3 a 0. Así se convirtió en el rival de Palmeiras en el partido decisivo que se jugará el 30 de enero, en Río de Janeiro. Brasil albergará un duelo entre brasileños y el trofeo de clubes más codiciado del continente seguirá en poder de un club de ese país tras la consagración de Flamengo en la edición anterior.

Un minuto necesitó Santos para mostrar las credenciales. El local arrancó la semifinal enchufado y dispuesto a conseguir la otra mitad del pasaje que comenzó a adquirir en La Bombonera, cuando empató 0 a 0 en una clara apuesta a buscar la definición en su casa. El remate de Marinho, que pegó en el poste izquierdo, encendió la alarma y fue un aviso de lo que pasaría en el desarrollo del encuentro. El local siempre tuvo las ideas más claras. Supo como debía jugar una instancia como esta y sacó una diferencia inimaginable con las conquistas de Pituca, Soteldo y Braga. A los seis minutos del segundo tiempo la serie estaba definida y al visitante se le complicó la situación con la expulsión de Fabra.

¿Por qué se quedó Boca fuera de la final? Las razones hay que buscarlas a partir de las decisiones del técnico Miguel Russo que cuestan entender. El colombiano Cardona, que venía de ser figura ante Argentinos Juniors, se quedó en el banco y no ingresó ni un minuto. Ábila entró con el partido definido y jamás se animó a modificar un esquema táctico cauteloso. Apostó a un contragolpe que nunca llegó porque hubo rendimiento individuales que estuvieron lejos de su nivel.

Además, al equipo le faltó rebeldía para intentar revertir una situación adversa. Dejó crecer a su adversario y nunca entendió la importancia de lo que estaba en juego. Boca sumó una nueva frustración y a la hora de buscar responsables la lista es larga. De esta forma, conseguir la séptima Copa Libertadores será una quimera. Un sueño inalcanzable. Ese que anoche se convirtió en una verdadera pesadilla.

“Esta derrota duele”

Miguel Russo estaba dolido tras el partido. “Llegar a la semifinal y quedar afuera no es lo que uno busca en Boca. Esta derrota duele. Era una semifinal abierta, pero cometimos demasiados errores. No hay mucho que decir. Soy responsable y me hago cargo de todo”, señaló el técnico.

reuters

Comentarios