Todo es posible con perseverancia, dedicación y sacrificio

22 Nov 2020 Por Franco Vera
3

LA GACETA / FOTOs DE franco vera

“Cuando a las mujeres les dicen que no, ponemos el doble y lo logramos”. “No hay una edad para cumplir los sueños”. “El boxeo es un deporte en el cual se pueden lograr cosas que uno no imagina”.

Las frases dan una idea de lo que piensan estas tres boxeadoras que aquí presentamos. Cada una con su camino recorrido y su trabajo hecho, coinciden en un punto: con perseverancia, dedicación y sacrificio, todo se puede.

Romina Bazán es primera y única técnica de boxeo del norte, con título. Madre de una hija, conduce una escuela de pugilismo en Ejército del Norte al 2.000. Uno de sus fuertes es detectar talentos, sean hombres o mujeres.

A sus 27 años, Dayana Molinari puede que aún se mantenga en el amateurismo. Pero con actitud entrena todo el tiempo, como una profesional. Esta contadora de El Colmenar trabaja y se entrena persiguiendo sus sueños.

Natalia Alderete es una profesional del arte de los puños. A su dedicación, le suma el sacrificio: atiende a sus dos hijos, trabaja y se entrena en su casa de Yerba Buena, donde también tiene abierta una escuela de boxeo.

Las tres tienen cosas para decir. Y mucho por hacer.

Natalia “Huracán” Alderete

Boxeadora profesional, 39 años, 22 peleas disputadas.

LA GACETA / FOTOs DE franco vera

• “Hay muchos prejuicios. Para muchos técnicos no existe una boxeadora con capacidad técnica en Tucumán. Hubo boxeadoras a las que no se les dio importancia. En nuestra provincia no hay posibilidades para crecer”.

• “Disputé 22 peleas, salí campeona tucumana y me hice profesional. Había mucho prejuicio sobre si podía rendir físicamente a los 33 años. Tuve que hacer muchos sacrificios, porque hay pocos entrenadores responsables, que te dediquen el tiempo que un deportista necesita. Con la experiencia vas mejorando. Yo me enfrenté con peleadoras muy técnicas. Del gimnasio donde yo me entreno salieron grandes proyectos y campeones juveniles. Fui la primera mujer que tuvo entrenando chicas y la primera en participar en los Juegos Evita junta a Carolina Díaz. Es muy importante estar bien preparado físicamente, porque los golpes no son caramelos”.

• “Ahora en mi cabeza no sé si está el boxeo. Descuidé a mis hijos, a mi esposo y a mi casa por las artes marciales y por el boxeo”.

• “Dejé de lado mi familia para dedicarme de lleno al boxeo. Las alegrías fueron lo que sostuvieron todo el sacrificio”.

• “Practicaba kick boxing como pasatiempo y mi esposo me insistió que haga boxeo. Cuando, ‘Coco’, mi entrenador me puso las vendas y le pegué a la bolsa, me enamoré. Dije esto es lo mío”.

• “No me considero una referente, pero sí un ejemplo. Está claro que nunca es tarde para hacer lo que te propones. La edad es sólo un número. Con sacrificio y entrenamiento todo se logra”.

Dayana Guadalupe Molinero

Boxeadora amateur, 27 años, cuatro peleas disputadas.

LA GACETA / FOTOs DE franco vera

• “En los últimos 10 años resurgió el boxeo femenino. Antes era un deporte casi exclusivo para los hombres. Existe el prejuicio de que las  mujeres de clase baja son las que practican este deporte”.

• “A mi primera pelea la realicé a los siete meses de empezar los entrenamientos. Cuando subí al ring, sentí mucha adrenalina. Esos tres minutos se hicieron eternos”.

• “Mi meta es seguir realizando peleas. El boxeo me cambió muchísimo. Era muy tímida, me gustaba pasar desapercibida. Este deporte me dio mucha fuerza mental. Aprendí a salir a la calle con la frente en alto y con más seguridad”.

• “Fue una elección de vida. Practicaba todos los días. Elegí entrenar y descansar. Nunca sentí que dejé cosas de lado, sino que fue una elección mía”.

• “La pelea más importante fue en Catamarca. Viajamos en un auto chico junto con mi familia. Fue muy importante para mi verlos a ellos desde arriba del ring y dejar todo en esa pelea. Comencé este deporte para mejorar la parte física, pero hoy lo hago porque me apasiona”.

• “Nunca me sentí ni referente ni un ejemplo, aunque los entrenadores y varios compañeros me dijeron que los incentivaba a entrenarse y a seguir en el boxeo”.

Romina Bazán

Directora técnica nacional de boxeo, 34 años.

• “Hay mucho machismo en el boxeo, que es considerado un deporte de hombres. Las mujeres somos más aguerridas. Lo que nos proponemos lo cumplimos y más todavía si nos dicen que no podemos. Me tocó sufrir la discriminación”.

• “Mi tío era boxeador en Villa Luján. A los 12 años llegué al club y comencé a entrenar. Debuté a los 14 años, en una época difícil porque se peleaba una vez al año y se entrenaban seis horas diarias. Tengo mi escuela donde entrenan chicos que están en la selección argentina. Es un proyecto social y deportivo”.

• “Quiero reabrir mi espacio social, volver a trabajar y seguir sacando campeones que puedan trascender de nuestra provincia. Mi sueño es tener un campeón olímpico”.

• “Cada vez que se vienen los campeonatos tengo que dejar a mi familia. No es fácil explicarle a mis dos nenas que no voy a estar con ellas por un tiempo debido al trabajo”.

• “Estar en los Juegos Evita fue emocionante y también quedar entre 23 mujeres para una beca que me abrió muchas puertas”.

• “Es bueno que las chicas se animen al boxeo. Este deporte no es marginal como muchos lo hacen ver. El boxeo es un arte de ataque-defensa, hay que pegar y no dejarse pegar. Es importante que las personas que enseñan boxeo estén capacitadas, porque los que sufren arriba del ring son los boxeadores cuando los entrenadores no hacemos la cosas bien abajo”.

Comentarios