Dos polémicos fallos dejaron a Atlético con las manos vacías en Avellaneda - LA GACETA Tucumán

Dos polémicos fallos dejaron a Atlético con las manos vacías en Avellaneda

El árbitro cobró un penal inexistente y expulsó indebidamente a Carreras. Fue 1-0 para Independiente. La revancha se jugará en una semana en el Monumental. Videos.

29 Oct 2020

Sin las malas decisiones tomadas por el árbitro Christian Ferreyra, es probable que Atlético hubiese tenido otro debut en la Copa Sudamericana. Fue 0-1 ante Independiente, en Avellaneda, por el inicio de la llave de 16avos de final, que se definirá en una semana, en el Monumental. 

¿Por qué con 22 jugadores en la cancha el protagonista fue el árbitro? Porque mientras los equipos se estudiaban y acomodaban en el campo, siendo Atlético incluso es más decidido, el uruguayo sancionó un polémico penal, que Silvio Romero cambió por gol, a los 27 minutos del primer tiempo. 

En las repeticiones de las imágenes se ve claramente que Yonathan Cabral despeja la pelota antes de tener contacto con la humanidad de Federico Martínez. Pero la decisión estaba tomada y Romero anotó el gol. 

Hasta y después del fallo, el conjunto tucumano fue el que mostró mejores movimientos colectivos y una idea de juego clara, con el sello del entrenador Ricardo Zielinski.

Incluso, después del gol, se vio al mejor Atlético de la primera etapa, con buenas proyecciones de Luciano Monzón, la distribución de Franco Mussis y la movilidad de Lucas Melano y Augusto Lotti. Sin embargo, Javier Toledo se mostró inconexo con el resto del equipo y falló al menos dos veces en la definición. 

Pero en el inicio del segundo tiempo, a los cuatro minutos, el uruguayo Ferreyra cobraría una falta de Ramiro Carreras y le mostraría la segunda amarilla: roja y el "Decano" se vio condenado a jugar el resto del partido con 10 futbolistas. 

Poco a poco, el conjunto tucumano fue retrocediendo en el campo y el "Rojo" se adueñó de la pelota y alejó al "Decano" de su arco. 

La derrota fue injusta, pero deja la llave abierta para el equipo de Zielinski, que en casa tendrá la chance de abrochar el pase a octavos de final. Claro, deberá ganar por dos goles, aunque el 1-0 lo llevará a la definición por penales. 

La revancha se jugará el próximo jueves 5 de noviembre desde las 21:30 en el estadio Monumental José Fierro, con el arbitraje del uruguayo Andrés Cunha.

El vencedor de esta llave se enfrentará al ganador del cruce entre Fénix de Uruguay y Huachipato de Chile en los octavos de final del torneo continental.

Comentarios