La Nación busca llegar en forma individualizada a los sectores bajos con el subsidio a la energía

El secretario del área dijo que ocurrirá con independencia de que se salga o no del esquema de tarifas congeladas; y añadió que quienes sí puedan pagar deberán ir acercándose al costo de la factura.

18 Oct 2020
1

CAMBIOS. La Nación busca llegar en forma individualizada a los sectores bajos con el subsidio a la energía. TÉLAM.

El secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, contó que el Gobierno nacional está trabajando en un nuevo esquema de subsidios de energía para llegar de una forma más individualizada a aquel que no pueda pagar la tarifa, en el marco de la salida de la pandemia y la sostenibilidad macroeconómica.

"Se está haciendo un trabajo muy importante para hacer más eficiente el esquema de subsidios. La pandemia nos ha dado herramientas como Estado para atender en forma ágil y rápida a los que peor estaban. Esto nos permitirá usar esa base de datos para dar un subsidio más eficiente y poder llegar de una forma más individualizada a aquel que no puede pagar la tarifa", afirmó.

A su vez, sostuvo que esto ocurrirá con independencia de que se salga o no del esquema de tarifas congeladas, vigente hasta el 31 de diciembre. Y añadió que el objetivo es que aquel que sí pueda pagar la tarifa deberá ir acercándose al costo de esta.

"Estamos trabajando, pero tendrá ver con cómo se recupera la economía en este período y con cómo se recupere o no el consumo de los argentinos", aseguró Martínez.

El funcionario agregó que la intención es que un ciudadano no tenga que dejar de consumir otros bienes y servicios para pagar la energía.

Por otra parte, celebró el acuerdo del Plan Gas lanzado esta semana. "Da certezas, previsibilidad y un horizonte a los trabajadores, a las pequeñas y medianas empresas y a la industria, para que las inversiones sirvan para generar gas argentino con trabajadores argentinos", señaló.

Al respecto, dijo que se está proyectando producir 18.000 millones de metros cúbicos de gas en tres años, lo que permitiría un ahorro de U$S 5.600 millones que se hubieran destinado a la importación de gas para producir energía.

"El ahorro fiscal será de U$S 2.500 millones en cuatro años y una inversión del sector privado de U$S 5.000 millones que queremos que vaya a la generación de más trabajo y a frenar el decline de la producción, que, si no lo frenamos, va a demandar más importación", afirmó Martínez.

Por último, consultado sobre el precio de los combustibles, dijo que hay diálogo permanente con las empresas, pero que la industria tiene que entender que el mejor precio del combustible es aquel que pueden pagar los argentinos.

"Es un equilibrio; hay que buscar un punto de satisfacción para que el inversor pueda invertir y ganar, pero que el impacto en el bolsillo de los argentinos no sea tan grande", consideró Martínez.

Y cerró: "es mejor tener previsibilidad en estos temas y que las inversiones se hagan sabiendo que no vamos a patear las reglas de juego". (Télam)

Comentarios