Puesteros de Concepción: “ya no nos alcanza ni para parar la olla”

Impedidos de armar la feria, acamparon frente a la casa del intendente. Les prometieron gestiones ante el COE.

18 Oct 2020 Por Rodolfo Casen
1

EN BUSCA DE RESPUESTAS. Los feriantes acamparon frente a la casa del intendente, Roberto Sánchez, para solicitar la reapertura de las ferias locales. la gaceta / foto de Osvaldo Ripoll

Los feriantes de Concepción intentaron volver a trabajar ayer, pero la Policía les impidió ingresar al predio ubicado en la ex estación ferroviaria. Enfurecidos, se trasladaron hasta la casa del intendente, Roberto Sánchez, para exteriorizar allí su disgusto, y ahí permanecieron acampados hasta cerca del mediodía. Fue el secretario de Gobierno, Julio César Herrera, quien puso paño frío a la situación. Les prometió a los manifestantes que mañana los recibiría el jefe comunal en su despacho, y que el municipio va a realizar todas las diligencias necesarias ante el Comité de Emergencia de la provincia (COE) para que autorice la reapertura de la feria franca.

“Hay ya un protocolo aprobado con anterioridad y que es modelo en la provincia. Aspiramos que con este ustedes regresen a la feria. Pero eso lo dispone el COE, no nosotros”, insistió Herrera. Fue ese organismo el que en julio dispuso, tras complicarse la situación sanitaria, prohibir en Tucumán la apertura de estos tradicionales sitios de ventas de verduras, frutas, embutidos y otros productos.

La medida afectó a más de 1.000 feriantes del interior tucumano. En los últimos días, se activaron sus reclamos con el fin de que, por lo menos, les permitan volver a sus actividades en los lugares en que residen. “Sólo estamos pidiendo trabajar. No queremos otra cosa. Y lo hacemos porque nuestra situación económica es extremadamente complicada. Ya no nos alcanza ni para parar la olla”, expuso Juan Verón, uno de los voceros del grupo.

En la movilización de ayer participaron cerca de 50 puesteros, algunos con sus parientes. Todos, con las expectativas del Día de la Madre, tenían múltiples mercaderías dispuestas para la venta. “Nos habían dicho en el municipio que podíamos salir a vender en el predio de la feria. Pero la Policía se instaló temprano ahí y cuando llegamos no nos permitió ingresar. Fue algo lamentable”, se quejó el dirigente.

Reapertura “sí o sí”

Tras anunciar que levantaban el acampe frente a la vivienda del intendente, ubicada en Juangorena y Cayetano Ferro, advirtió severamente: “el próximo sábado sí o sí vamos a ir a trabajar”. “Nos prometieron diligencias que esperamos que den resultados favorables. Pero nuestra decisión es firme: iremos a la feria porque no tenemos otro laburo para sobrevivir”, insistió Verón.

Una veintena de policías de la Regional Sur se instaló frente a la casa de Sánchez con el fin de controlar cualquier incidente. Pero todo se desarrolló sin inconvenientes. El jefe de la Zona 2 de la URS, comisario principal Julio Gutiérrez, también hizo su aporte en el afán de hacer desistir de la protesta a los puesteros. Les aseguró que en el transcurso de esta semana el municipio de Concepción va a tratar que el COE defina la reapertura de las ferias francas municipales. “Ahora no pueden instalarse porque sería un delito”, les advirtió.

“Desde hace siete meses estamos sin trabajar y no tenemos ningún tipo de beneficios. Nunca nos ayudaron con nada. Por eso queremos volver a vender”, planteó Etelbina Ibarra, una de las afectadas. “Es increíble que se haya autorizado la reapertura de shoppings y gimnasios, que son espacios cerrados y con más riesgo de contagios, mientras que no se permite el funcionamiento de las ferias francas que son a cielo abierto y con un protocolo que respeta la distancia social y otras medidas”, expuso, por su parte, la puestera Mirta Sánchez.

“Cuando hace tres meses volvimos a trabajar por un breve tiempo, respetamos el protocolo que nos habían impuesto y no hubo problema de ningún tipo. Por eso no entendemos por qué son tan rigurosos con nosotros y con otros no”, añadió. Herrera consideró que la feria local está en condiciones de volver a funcionar porque dispone de un espacio amplio y garantiza el distanciamiento social. Además, la mitad de los puesteros, de un total de 100, son de esa ciudad. Y solo estos podrían volver a trabajar, por ahora. Aunque la tensión amainó, la situación quedó supeditada a lo que disponga el COE esta semana a nivel provincial.

Esta nota pertenece al contenido premium y es exclusiva para suscriptores.

 

Comentarios