El obispo de Concepción dio positivo para coronavirus: "me extraña muchísimo que no hayamos vuelto a Fase 1"

Monseñor Melitón Chávez aclaró que se encuentra sin síntomas, en aislamiento; instó a evitar los encuentros interpersonales.

23 Sep 2020
1

OBISPO. José Melitón Chávez preside la diócesis de Concepción. ARCHIVO LA GACETA / FOTO DE Osvaldo Ripoll

El obispo de la diócesis de la Santísima Concepción, monseñor José Melitón Chávez, confirmó que dio positivo para el test de coronavirus covid-19, aunque aclaró que se encuentra en buen estado de salid y sin síntomas de la enfermedad.

En diálogo con LAGACETA.com, el prelado instó a la comunidad a respetar las indicaciones de las autoridades y a evitar las reuniones de todo tipo. "Es una norma que puede resultar un poco odiosa, que ideológicamente se la cuestiona; pero el sentido común nos está diciendo que la única vía de transmisión son los encuentros interpersonales", afirmó el obispo de Concepción.

¿Cómo se contagió? Monseñor Chávez destacó en este punto la tarea de los agentes del Sistema Provincial de Salud (Siprosa), quienes llegaron a él y a dos seminaristas que lo acompañan en la casa del obispado en la "Perla del Sur" mediante el seguimiento de los contactos que había detallado un paciente con covid-19.

"Una persona que se ha contagiado dice (a los médicos) con quiénes estuvo. El 11 de septiembre, para el Día del Maestro, hicimos una filmación por Facebook por una misa para los docentes. Una de las personas que había venido a trabajar dio positivo. Fue un ratito nada más. Pero a mí también me dio positivo", detalló el referente religioso.

El obispo indicó que le practicaron el hisopado -junto a los dos seminaristas que lo acompañan- el sábado pasado. "Si todo va bien, contando dos semanas, hasta el 3 de octubre estaría hecho todo el ciclo del virus", explicó. Y aclaró que se había vacunado preventivamente contra la neumonía y la gripe.

Monseñor Chávez relató que pudo experimentar el alto nivel de contagio que presenta el nuevo coronavirus. Por ello, reflexionó, lo más importante es mantener los cuidados individuales para preservar la salud de la comunidad. Incluso, aunque esto impida celebrar misas y otras actividades fundamentales para sostener el estado anímico.

"Nosotros venimos hace tiempo con un aislamiento muy estricto en el sur, con los templos cerrados. Incluso el Obispado está cerrado, con la gente de seguridad que cuida la casa. El personal está trabajando de manera remota, y yo estoy distanciado hace meses. Es cierto que este ministerio es del encuentro, del abrazo. Pero quizás hoy la mejor manera de abrazar es no abrazando; abrazar es dar amor, y dar y recibir amor en este momento es cuidarnos todos", sostuvo.

A la vez, no ocultó su preocupación por el importante brote de contagios registrado en Tucumán en las últimas semanas.

"Estando tan en ascenso la profusión de este virus en la provincia, me extraña muchísimo que no hayamos vuelto a la Fase 1. Catamarca, con muchos menos casos, lo hizo", indicó el obispo de la diócesis de la Santísima Concepción.

Comentarios