Qué dijo el Presidente cuando Cristina Fernández tomó las mismas medidas hace ocho años

17 Sep 2020 Más visto
1

ANTES DE LA ASUNCIÓN. Militantes se toman fotos junto a un pasacalles de Alberto Fernández y Cristina Kirchner. REUTERS

El 1 de octubre de 2012, Alberto Fernández cuestionaba las restricciones a la compra de divisas impuestas por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, cuando él ya no formaba parte del gabinete, sin imaginar que él mismo tomaría medidas más duras como presidente de la Nación ocho años después. “¿Cómo se llama Presidenta esta intervención que hace que yo esté obligado a poner mi dinero y mis ahorros en un plazo fijo que me va a dar 10 puntos menos que la inflación?”, dijo en una entrevista con Joaquín Morales Solá, en el canal TN recordó ayer el sitio web de lanacion.com.

La “acumulación de dólares” que criticó el actual jefe de Estado es el modo de ahorro declarado de sus principales funcionarios. A diferencia de su argumentación de ayer respecto de que los dólares “son para producir, no para guardar”, en defensa del cepo reforzado que anunció el Banco Central, aquel día exponía una posición totalmente diferente. “Estamos viviendo una etapa de creciente intervención de las libertades. Y yo no sé cómo lo llama la Presidenta, pero si yo quiero comprar dólares hoy no puedo. Estoy sometido a una autorización de un sistema informático que me tiene que dar la AFIP. Y si quiero viajar me van a dar creo que 70 dólares diarios y no me van a dar más”, sostenía en la entrevista.

Jorge Vasconcelos, economista del Ieral también recordó aquel momento. Uno de los críticos más firmes al cepo cambiario que se aplicó entre 2012 y 2015 fue el actual presidente, que lo graficaba como una piedra en la puerta giratoria, que frenaba la salida de capitales pero, al mismo tiempo, desincentivaba el ingreso de dólares genuinos al país, dijo. Las medidas anunciadas en las últimas horas podrían ser cuestionadas por las mismas razones, pero de un modo más enfático ya que, en varios aspectos, profundizan aquellas restricciones, al tiempo que ponen una espada de Damocles sobre la calificación crediticia de las compañías locales con deuda externa. Aquellas que enfrenten vencimientos hasta fin de año deberán encontrar acreedores dispuestos a refinanciar el 60 % de esas obligaciones”, expuso el experto de la Fundación Mediterránea.

Comentarios