¿Qué pasará con el dólar?

Por Regina Martínez Riekes - asesora financiera.

13 Sep 2020
1

“Tengo 10 años. He vivido la mitad de mi vida y aun no se si soy blanca con rayas negras o negra con rayas blancas”.

Marty la Cebra en Madagascar

Salto discreto, microdevaluaciones o desdoblamiento

“¿Alguna opinión sobre qué pasará con el dólar? ¿Salto discreto o microdevaluaciones? ¿Desdoblamiento?”, lanzaba esta rubia ucraniana de ojazos tan verdes como el mismo billete. Su pregunta iniciaba el acalorado debate “virtual” en un “chat” de mercado. Si bien las opiniones son encontradas respecto del desenlace final del capítulo reservas de libre disponibilidad, existe consenso en que a esta velocidad de caída alguna nueva medida vendrá.

El Banco Central también lo sabe. Lo reconoció el pasado 28 de mayo cuando a través de la Comunicación A7030 endureció el cepo. El día previo las reservas habían tocado los USD 42.499 millones, no muy distante de los USD 42.570 millones actuales. De ese total deben sustraerse algunos conceptos como encajes o swaps para llegar al número final conocido como reservas de “libre disponibilidad”. Ese número varía en función de los conceptos excluidos. En el escenario más optimista alcanzaría tan solo los USD 9.000 millones.

Desdoblamiento si

Con el Banco Central vendiendo a un ritmo de USD 60 millones y USD 100 millones diarios, en las 9 primeras ruedas de septiembre el drenaje supera los USD 800 millones.

Los minoristas anticipan cada vez más sus compras de USD 200 por mes. En tan solo dos días hábiles de septiembre se llevaron USD 355 millones. La tendencia está en alza al compararlo con los USD 244 millones de los dos primeros días de agosto o los USD 178 millones comparables de julio.

Los mayoristas, por su parte, adelantan el pago de importaciones y deuda y retrasan liquidación de exportaciones, complicando aún más el saldo de la balanza cambiaria. Los próximos meses de estacionalidad negativa para liquidación de exportaciones complican aún más el panorama.

Un desdoblamiento implicaría que oficialmente existiría un dólar comercial “barato” y otro dólar financiero “caro”, ambos vendidos por el BCRA. A corto plazo limitaría el impacto de una devaluación en los precios de la economía. Sin embargo a largo plazo no solucionaría el problema de fondo: la brecha cambiaria que en este caso sería “captada” por el Banco Central.

Desdoblamiento no

Rumores de un eventual desdoblamiento golpearon a la industria de fondos comunes de inversión. Esta semana se vio el desarme de posiciones que apuestan a la devaluación del tipo de cambio oficial. De esta forma, los Fondos USD Linked sufrieron salidas por $ 4.500 millones de un total de $ 120.000 millones que manejaba la industria.

Desdoblar sumaría una distorsión adicional a las existentes. De cara a la negociación con el FMI no luce probable. Implicaría una carga adicional para empresas que deban cancelar deudas en moneda dura. Un total de USD 60.000 millones (excluyendo deuda intercompany) debería acceder a un tipo de cambio más alto. Entre las afectadas se encontraría la estatal YPF.

Esta semana será clave monitorear la evolución de la brecha cambiaria. Los recientemente canjeados bonos podrán operarse contra todas las monedas y se espera que el BCRA intervenga en este mercado bajando el dólar contado con liquidación.

Para disminuir la brecha entre dólar oficial y paralelo se deberían diseñar incentivos para aumentar la oferta de divisas. Eliminar el parking para la venta de dólar bolsa desterraría el riesgo de mantener bonos en cartera aumentando los incentivos a canalizar la oferta a través de este mercado.

Pero el dólar, ¿sube o baja?

En 1973 se creó el US Dólar Index. Este valor resume el comportamiento de la divisa norteamericana respecto de una canasta de monedas. Si el índice sube el dólar se aprecia. Si el índice baja sucede lo contrario.

Ese índice muestra que el dólar hoy, lejos de fortalecerse, está 3% abajo en lo que va del año. La comparación sería aun más exagerada si consideramos el salto inicial que el dólar exhibió en marzo apenas arrancó la pandemia.

Un dólar “débil” implica precio de commodities altos, incluido el valor del yuyo tradicionalmente conocido como “soja”.

Esta tendencia continuará durante un buen tiempo. La Reserva Federal de EEUU ya anunció mantener bajas tasas de interés con el objetivo de estimular el alicaído empleo de la economía del norte.

En el mundo el dólar se debilita. En Argentina sin embargo, el debilitamiento del peso le viene ganando la carrera. Controlar la cantidad en cualquier mercado (cepo) genera escasez y origina mercados paralelos.

El Gobierno deberá decidir si controlará cantidades o precios. La evidencia muestra que ambas variables no pueden dominarse simultáneamente. La reciente medida de autorizar plazos fijos dólar linked para financiar a exportadores pone de manifiesto que la Autoridad Monetaria busca evitar un desdoblamiento. La puja con el ala dura de Economía aun no terminó.

Un salto cambiario implicaría una caída del salario real perdiendo poder político en las próximas urnas. La decisión, una vez más, quedará en manos de la Política y no de las Reglas de la Economía.

Comentarios