Los puesteros del Mercofrut piden que vuelvan las ferias

El mercado funciona sólo con ventas mayoristas y a media máquina. También preocupan los casos de camioneros que padecen coronavirus.

01 Jun 2020

En un sábado habitual, alrededor de 10.000 tucumanos copaban el Mercofrut para abastecerse de alimentos y disfrutar en familia. Desde el 20 de marzo, en medio de la cuarentena por el coronavirus, las célebres ferias debieron ser suspendidas y aún parecen lejos de restituirse.

Trabajando únicamente con ventas mayoristas, la situación preocupa a los productores y puesteros del Mercado Frutihortícola, que no tienen dónde colocar el excedente. “Con las ferias vendíamos prácticamente todo y arrancábamos el lunes con mercadería fresca. Ahora estamos trabajando a media máquina, sólo vendemos un 50%”, argumentó Juan Carlos Medina, vicepresidente del Mercado.

SOLO VENTAS MAYORISTAS. Las ferias de los sábados fueron canceladas y por lo menos este mes no se habilitarán.

Para estas ocasiones en las que sobra mercadería no hay un “Plan B”: la única alternativa es desechar el excedente. “Cuando la producción ya está, tenemos que cosecharla, sino se te pudre en el campo”, explicó Medina.

POCO MOVIMIENTO. Desde el Mercado afirman estar trabajando a media máquina: las ventas disminuyeron un 50% durante la cuarentena.

Medina admite que sería casi imposible idear un protocolo para habilitar todas las ferias: en este contexto de pandemia -argumenta- acudiría mucha más gente de la habitual, sería muy difícil que respeten el distanciamiento y las colas serían interminables. “Este mes no creo que liberemos las ferias, quizás en julio”, estimó.

EN MEDIO DE LA PANDEMIA. El Mercado continúa abasteciendo a los tuucmanos.

Efecto en cadena

A pesar de las bajas ventas, hasta el momento no hubo despidos en el Mercofrut, que consigue mantenerse achicando gastos. Sin embargo, la situación tiene otras consecuencias: “esto afecta al bolsillo tucumano porque antes la feria regulaba los precios; ahora los verduleros están trabajando solos y venden a otro precio”, aseguró el vicepresidente del establecimiento.

EN PIE. Pese a la baja en las ventas, el mercado mantiene todos sus trabajadores. “Disminuimos los costos para que no haya despidos”.

Además, complica la próxima siembra, que comienza en agosto. “Si los productores no tienen efectivo y no tienen insumos, ¿con qué van a sembrar? El pequeño productor será el más afectado. Puede haber sectores que no siembren. A fin de año podríamos padecer desabastecimiento”, alertó Medina. El aumento del precio dólar también impactará en al producción, sostiene, ya que los agroquímicos cotizan en moneda estadounidense.

Contagios en el sector

Otra gran preocupación del sector son los contagios de covid-19 de los camioneros que circulan por varias provincias. “Nosotros nos estamos abasteciendo de otros distritos: la papa viene de Buenos Aires y de Córdoba; la fruta, de Río Negro y Neuquén. Entonces, hay que extremar los cuidados”, explicó Medina.

BARBIJOS Y GUANTES. Los trabajadores extreman los cuidados.

Si bien antes de que ingrese al Mercado Frutohortícola a cada transportista se le controla la temperatura y que no tenga síntomas de coronavirus, solicitan mayor cooperación del Ministerio de Salud para prevenir contagios.

Comentarios