“A los que detienen les pegan; hay casos de gatillo fácil”

23 May 2020

El 10 de noviembre de 2011, Ismael Lucena, de 25 años, murió por una fractura y hundimiento de cráneo ocasionada por una paliza policial. El ataque ocurrió en el barrio El Gráfico, en Las Talitas.

Ese día, los ex agentes Mondino Becero y Antonio Monserrat no estaban prestando servicio; pero decidieron perseguir a Lucena y a Marcelo López, a quienes habían confundido con ladrones. López atestiguó que su amiga había sufrido una violenta agresión. Otros tres ex policías fueron enjuiciados por encubrir este homicidio.

El juicio tuvo sentencia el 28 de abril de 2016. El Tribunal, integrado por Alicia Freidenberg, Dante Ibáñez y Néstor Rafael Macoritto; condenó a cadena perpetua a Becero por el asesinato de Lucena. Mientras que Monserrat y Francisco González fueron sentenciados a siete años de prisión por su participación en el crimen. Además Rubén Tejerina y Antonio Zelarayán recibieron condena de tres años de condicional por el delito de encubrimiento.

Tras conocerse el veredicto, Marcelo López, quien sobrevivió al ataque policial y fue testigo clave para que la causa se esclareciera, expresó alivio entonces. En una entrevista, manifestó: “me acordé mucho de Ismael. Dios quiera que cambie algo en la Policía con esto, porque a los pibes los detienen y les pegan. Hay muchos casos de gatillo fácil y esto tiene que parar un poco”.

Comentarios