!-- /1418175/lgt_nota_topbanner -->

Compuestos de la frutilla ayudarían al limón y la soja

Científicos del Conicet local lograron ensayos exitosos. Una alternativa sustentable.

23 May 2020
1

POSIBILIDAD. De la frutilla podrían generarse bioinsumos para otros cultivos.

Muchas veces el uso excesivo de fertilizantes y pesticidas de carácter sintético en el campo generan problemas muy perjudiciales al ambiente y a la salud humana y animal. Esto hizo que en los últimos años muchos países empezaran a regular de manera estricta la utilización de estos productos, para promover estrategias de producción agrícola más sustentables. Y a raíz de esto, muchos investigadores comenzaron a desarrollar ensayos para obtener alternativas.

En Tucumán, investigadores del Conicet lograron identificar y purificar compuestos de la frutilla, que además de estimular el crecimiento de las plantas promueve respuestas de defensa -es decir, potencia la inmunidad innata- y permite controlar enfermedades infecciosas, por el aumento de la protección y por su acción antimicrobiana directa contra fiopatógenos -hongos y bacterias-. Publicaron los resultados en la revista Scientific Reports (grupo Nature).

“Los glucósidos de ácidos grasos son moléculas producidas por plantas, bacterias, levaduras, hongos e invertebrados marinos, compuestas por azucares unidos a ácidos grasos. Lo que pudimos identificar y aislar de la planta de la frutilla son glucósidos de ácidos grasos (GAGs) con una estructura bioquímica hasta ahora desconocida, que consiste en tres azucares -dos galactosaminas y una glucosa-, unidas a un ácido graso que puede tener de seis a 12 átomos de carbono”, explicó Atilio Castagnaro, investigador superior del Conicet, director del Centro Científico Tecnológico Conicet NOA Sur y uno de los coordinadores del trabajo.

En primer lugar, los investigadores pudieron advertir que los GAGs de frutilla que habían logrado purificar tenían diversas aplicaciones valiosas, desde un punto de vista agronómico en una planta modelo como la Arabidopsis thaliana, para después hacer experimentos con cultivos como soja y limón.

“En general, todas las propiedades que encontramos en los GAGs suelen buscarse por separado en distintos compuestos naturales. Lo que purificamos son nuevos principios activos biológicos para la formulación de bioinsumos que, además de hacer más resistente a las plantas frente a posibles enfermedades pueden usarse para eliminar fitopatógenos y para promover el crecimiento vegetal y, en consecuencia, aumentar el rendimiento de los cultivos”, añadió. Y precisó que este ingrediente activo puede remplazar más de un agroquímico sintético.

Tras los experimentos con plantas modelos, los investigadores pusieron a prueba -de forma exitosa- la actividad antimicrobiana de los GAGs en enfermedades de poscosecha de limones. Para advertir la importancia del ensayo es necesario tener en cuenta que una buena parte de la producción limonera de Tucumán se exporta en forma de frutos frescos a distintos y exigentes mercados, siendo Argentina el mayor exportador mundial.

Como todos los productores saben y conocen, una vez que el limón es cortado de su planta, comienza a ser atacados por hongos, que llegan a pudrirlo. Entonces, para que sean trasladados a países lejanos y lleguen en buen estado se les aplica productos sintéticos.

“Comprobamos que la actividad antibiótica de los GAGs -que son compuestos naturales- también disminuye el daño que producen estos fitopatógenos que atacan al fruto después de la cosecha. Y vimos que tiene otras dos propiedades agronómicas encontradas en los GAGs, como la estimulación de las respuestas de defensa y promoción del crecimiento vegetal, que fueron puestas a prueba, también de manera exitosa, en sendos ensayos con soja”, cerró Castagnaro.

Comentarios