El encierro provoca trastornos en los niños, que piden salir, ¿se autorizará? - LA GACETA Tucumán

El encierro provoca trastornos en los niños, que piden salir, ¿se autorizará?

La cuarentena modificó rutinas y costumbres, pero los adultos pueden entenderlo; en cambio, los niños lo padecen y les genera reacciones.

25 Abr 2020 Por Miguel Velardez
4

"Ya no sé qué hacer con este chico". "Ni el celular lo entretiene". "Otra vez está llorando". "Te calmás, por favor". Estas y otras frases suelen repetir madres y padres en estos días de aislamiento obligatorio.

Con más de un mes de encierro, los niños empezaron a perder la paciencia dentro de la casa. No poder ir a la plaza, no salir a jugar, no poder ver a sus amigos del jardín, ni que hablar de ir a fiestas de cumpleaños o andar en bicicleta. Dentro de casa, los padres entraron en un escenario de caos, porque algunos niños manifiestan síntomas de alerta por tanto aislamiento.

"Volvió a orinarse en la cama". "Volvió a agarrar el chupete”. “La encontré mirando a la pared”. “Grita y llora mucho, se puso muy agresiva”. “Lo noto triste” son algunas de las consecuencias negativas del encierro prolongado.

Varios especialistas consultados por LA GACETA dejaron en claro que no es conveniente tanto tiempo de encierro. "Creo que sería muy positivo que los chicos puedan tener aunque sea una hora por día de esparcimiento -afirmó el pediatra Eduardo Sbrocco-; en especial me refiero a los niños que viven en departamentos", advirtió.

"No es lo mismo disponer de un espacio en el fondo para que puedan correr y jugar, que tenerlos encerrados entre cuatro paredes", dijo. El médico tucumano remarcó que el hecho de que estén encerrados no es sano porque los predispone a estar con cosas que no son buenas como el uso de la Play o los celulares. "Por lo menos una hora al día, los niños necesitan estar al sol y al aire libre", insistió. Sin embargo, Sbrocco aclaró que no está a favor de que las madres lleven a los chicos al supermercado. "Eso no tiene sentido -remarcó-. Es exponerlos. Por suerte no tienen tanta predisposición para adquirir el virus, pero es un riesgo innecesario", agregó.

Las salidas programadas para los niños es un tema que comenzó a analizarse en el entorno del presidente, Alberto Fernández. Varios asesores tomaron nota de la desesperación de padres y madres frente al nuevo escenario. 

El médico Federico Caillou también dijo que debería abrirse la puerta. "Sin infringir ninguna ley o decreto, podrían realizarse con un adulto acompañando a dos niños -detalló-, en un radio no más de 500 a 1.000 metros de su domicilio, una hora al día, respetando la distancia mínima de seguridad de dos metros y con un correcto lavado de manos", precisó.

Caillou remarcó que el hecho de que los niños puedan comenzar a salir no significa que todo haya finalizado, pero sí tendrá un impacto positivo en la gestión y regulación de sus emociones. "El paseo debe ser de manera serena y tranquila, demostrando que ese momento está controlado por nosotros y con seguridad del entorno -explicó-. También debemos respetar aquellas familias que no consideren las salidas como una posibilidad para este sector de la población", dijo.

El pediatra resaltó que el adulto tendrá que estar seguro de sí mismo para esa salida, pero sino lo considera así, deberá buscar ayuda. "Todo esto que ocurre día a día, es nuevo y muy dinámico, por eso como pediatras debemos ayudar y acompañar de manera responsable a estas extraordinarias personas, nuestros niños", afirmó.

La psicóloga infantil, Daniela Baigorrí, advirtió que los chicos no logran entender, porque no tienen un registro de qué significa el covid-19, como los adultos que tienen abundancia de información. "A los padres, siempre les digo que no tengan mucho tiempo la televisión prendida, porque los chicos no pueden procesar toda esa información como un adulto", explicó.

La doctora admitió que en los últimos días recibió más consultas debido a ciertos retrocesos en varios chicos como consecuencia del aislamiento. "Hay pequeñas cosas, que son muy importantes como lograr que duerman en su habitación y que es algo que se había logrado con terapia, y que llevan mucho tiempo conseguirlo, pero ahora con este sentimiento de sentirse inseguros afuera de sus casas, tienen estas crisis de angustia", detalló.

Cada niño lo expresará de su forma y como pueda. Algunos vuelven a orinarse en la cama", dijo.

Baigorrí aclaró que le genera ciertas dudas la metodología que debe aplicarse para permitir la recreación de los niños. "Debería ser en horarios distintos de los adultos mayores -remarcó-; también hay que tener en cuenta adónde van a ir a los niños, porque en una plaza, por ejemplo, un niño toca un juego y después viene otro niño y toca ese juego y todo eso puede ser un foco de contagio -afirmó-. Pero si se toman todas las precauciones sería lo optimo que los niños pudieran salir, aunque sea a la vereda", resaltó.

En países como Alemania, Italia, Francia, Suiza, Austria, Bélgica y recientemente España se aprobaron diferentes sistemas para permitir que los chicos puedan salir a la calle, acompañados en todos los casos por un adulto responsable y respetando el distanciamiento social.

Los riesgos para la salud mental y emocional en niños se convirtió en una preocupación. Los especialistas advirtieron que que las salidas breves ayudarían a minimizar el impacto del aislamiento.

En la Cámara de Diputados hay un proyecto que plantea que niños y niñas puedan salir. La iniciativa fue presentada por un grupo de 15 diputados encabezado por Facundo Suárez Lastra (UCR). El proyecto advierte sobre el impacto que la cuarentena está produciendo en los menores, menciona lo que otros países están haciendo y solicita que se flexibilicen las restricciones.

Comentarios