Estiman que caerá el uso de dinero en efectivo por el covid-19

Aunque no está probado que el virus se transmita en billetes, el aislamiento social potenciará otros métodos de pago.

06 Abr 2020
2

VIERNES DE CAOS. Hay sectores sociales, en especial adultos mayores, que no están habituados a operar por canales digitales o con tarjetas. la gaceta / foto de inés quinteros orio LA GACETA / INÉS QUINTEROS ORIO

Las escenas de caos del viernes en bancos del microcentro tucumano y en otras provincias del país todavía están muy frescas en la retina. Si bien se lograron tomar medidas drásticas para que eso no se repitiera el fin de semana, con un orden destacado, sin dudas que esas aglomeraciones en pleno aislamiento obligatorio estarán en las postales que dejará la pandemia. Cientos de miles de jubilados y de beneficiarios de planes sociales con extensas esperas y sin la distancia de seguridad para evitar contagios. Todos tenían un mismo objetivo: irse a sus casas con dinero en efectivo en sus bolsillos.

Según el relevamiento más reciente del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), el efectivo sigue siendo la opción de pago más usada por los casi 45 millones de habitantes. En ese informe oficial se concluyó que los argentinos pagan en efectivo el 69,4% de los gastos que hacen en rubros de consumo masivo y para el resto utiliza medios de pagos electrónicos.

Sin embargo, el coronavirus está afectando aspectos de la vida cotidiana en todo el mundo y la economía doméstica no es la excepción. Por eso, en tiempos de guerra contra un enemigo invisible y muy resistente sobre distintos tipos de superficies, en informe realizado por elmejortrato.com.ar estima que ese hábito tan popular entre los argentinos -y en el 80% de Latinoamérica y en un 90% en países como Alemania, Italia o Japón- se verá directamente afectado.

¿Virus en el billete?

No se ha considerado de manera oficial al dinero como un elemento de transmisión de covid-19. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que el contagio en estos casos es muy bajo y reitera lavarse las manos después de manipular billetes. Sin embargo, algunos virus de la misma familia, como el SARS (síndrome respiratorio agudo grave o el MERS (síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio) puedan sobrevivir en cristales, plásticos o metales numerosos días. Lo mismo pasa con materiales como papel y tela, lo que alerta sobre la probabilidad de que exista cierto riesgo.

No obstante a ese temor, “la pandemia al poder ser solamente controlada actualmente por el aislamiento social, va a reducir indefectiblemente el uso del dinero en billetes pudiendo ser la propulsora del inicio de nuevos hábitos de consumo, aún en las personas más arraigadas al uso del ‘cash’”, estimó la empresa de servicios financieros.

Siendo el aislamiento social la única manera hasta ahora conocida que evita la propagación del virus, las entidades bancarias están tomando medidas para fortalecer sus servicios en línea, promoviendo el uso de canales digitales para realizar operaciones financieras.

Sumado a las medidas para facilitar el acceso al dinero electrónico y a pesar de que no esté considerado de manera oficial el efectivo en sí como un elemento de contagio, algunos países han decidido desinfectar monedas y billetes para frenar el coronavirus, lo cual también desalentó su utilización, se apuntó en el informe.

Según el reporte de elmejortrato.com.ar, editado por Melisa Murialdo, el dinero en efectivo podría ingresar en su ocaso. “El virus terminaría siendo un disparador del uso de tarjetas de crédito y débito a largo plazo, ya sea por las medidas bancarias tomadas, porque los comerciantes empezarían a aceptar únicamente pagos de forma online por el aislamiento social o porque los gobiernos podrían empezar a promover esta metodología de pago con el fin de evitar el contagio del coronavirus a través del dinero, convirtiéndose esta cuarentena en un inesperado acceso al mundo de los pagos en línea y el e-commerce”, se analizó.

Se estima que el virus acelerará estos pasos a dar hacia la digitalización del dinero.

Banco Macro: los que no tienen tarjeta de débito

El Banco Macro indicó que hoy abrirá sus sucursales para atender a los clientes jubilados y pensionados que no tengan tarjeta de débito, cuyo documento finaliza en 4 o 5.  Cada sucursal atenderá al público en el horario comercial habitual. 

Hoy recibirán a jubilados, con pensiones y pensiones no contributivas correspondientes a marzo, a aquellos con documento terminado en 4 y 5. Mañana lo harán los terminados en 6, 7, 8 y 9. 

Las pensiones no contributivas correspondientes a abril serán percibidas hoy por los que tengan documentos terminados en 4 y 5, mientras que mañana los finalizados en 6,7,8 y 9. En caso de no poder asistir el día asignado se podrá hacerlo en jornadas posteriores.

Comentarios