Bienvenidos sean los nuevos héroes

05 Abr 2020

Por Rubén Taboada, facultad de Educación Física.-

El contexto que nos abarca actualmente nos obliga a situarnos en un marco de reflexión desde lo individual, de lo comunitario, de lo social, que nos refleja un estado cultural. Hace unos días pasó un nuevo 2 de abril, importante fecha para los argentinos. Algunos con más dolor que otros recordamos y expresamos reconocimiento (y vaya qué expresión más devaluada en los tiempos que vivimos) como sentido homenaje a los héroes de Malvinas. ¿Y por qué me refiero a ellos y a esa gesta gloriosa en nuestra historia? Porque a ellos se les juró eterno reconocimiento, de las distintas maneras que el ser humano pueda dispensarlo, pero paulatinamente fueron quedando en el baúl de la indiferencia y del olvido.

Hoy los argentinos hemos iniciado un nuevo estado de lucha, una batalla enorme ante un enemigo letal, del cual poco sabemos y nunca notaremos sus bajas. Sí, en cambio, notaremos las nuestras, con un enorme saldo de dolor. En esta batalla también estaremos asistidos por héroes, anónimos héroes, a los cuales podemos ayudar, al menos cumpliendo con lo que hoy nos corresponde hacer: respetar la actual situación de cuarentena, ser solidarios, generosos en la entrega de sacrificios. Sacrificios que nunca alcanzarán a compensar lo que esos héroes anónimos, desde distintos espacios laborales, nos estarán aportando, exponiendo y ofrendando, poniendo sus propias vidas en juego. Aún cuando ellos saben que podrán ser como los héroes de Malvinas, reconocidos en el fervor del momento y luego paulatinamente olvidados.

El ser humano se permite ser interpretado y valorado por sus acciones. Así, mientras más cercanas estén sus acciones de sus palabras, sus prédicas y sus mensajes, seguramente más coherencia les debemos reconocer. Y justo en estas circunstancias límites que vivimos es cuando aparecen las acciones y comportamientos más nobles y solidarios de muchas personas, pero también las miserias humanas de otros, que solo muestran egoísmo, especulaciones irracionales, desprecio por el dolor de sus semejantes. Espero que todo este estado le permita a nuestra humanidad determinar las mejores decisiones y la firme voluntad de actuar mejor. A la vista, tenemos la muestra del escenario actual, para humillación de mucho. Con menos dinero en el bolsillo algunos, otros con abultadas cuentas bancarias, mansiones, autos de lujo, yates y hasta aviones disponibles. De nada sirven nuestras posesiones materiales cuando la vida se nos puede ir en un abrir y cerrar de ojos.

Mi respeto y enorme agradecimiento a los héroes que vienen. Espero que el mundo cambie significativamente, que estos héroes no sean olvidados como los de Malvinas. Y después que haya cesado esta tormenta, será significativo, primordial, exponer el respeto, la consideración, y el reconocimiento como muestras de una nueva forma de vida. Ojalá que nuestra Argentina y el mundo tengan un nuevo amanecer y que, de dolorosas experiencias, se haya aprendido tanto como para vivir mejor, valorando y respetando la naturaleza y a los seres humanos que nos rodean, brindándonos siempre un trato igualitario.

Temas

Coronavirus
Comentarios