!-- /1418175/lgt_nota_topbanner -->

“Delivery” de hortalizas: una opción en cuarentena

La venta puerta a puerta beneficia al productor y al consumidor. Los recaudos.

04 Abr 2020
1

LIMPIEZA. Para la manipulación de productos se debe extremar la higiene.

La venta de bolsones de hortalizas puerta a puerta es una excelente alternativa en el marco de la pandemia para evitar que la gente se mueva de sus casas. Debido a ello, desde el INTA-Famaillá sintetizaron las recomendaciones del Gobierno, para que los agricultores familiares de Tucumán puedan implementarlo de manera segura.

Ante la cuarentena y la suspensión de ferias locales (francas municipales, de cercanía, populares y de productores/artesanos), la venta directa puerta a puerta en el marco de la Agricultura Familiar (AF) se convierte en una excelente opción: brinda la oportunidad de mantener el ingreso económico de los productores y satisface la demanda de los consumidores.

En este sentido, el decreto 297/2020 del Gobierno nacional permite la continuidad de las actividades de producción y de comercialización agropecuaria, así como el reparto a domicilio de alimentos. Para ello, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación hizo recomendaciones sobre las distintas modalidades de distribución y venta directa de los productos hortícolas generados por la AF mediante “bolsones”.

Para que este sistema pueda realizarse de manera segura, tanto para vendedores como para consumidores, técnicos de la Agencia de Extensión Rural Aguilares del INTA precisaron las normas que se deben cumplir -todas encuadradas en las Buenas Prácticas de Manufactura (BPM)-. Se trata de medidas para el cuidado de la higiene personal, la limpieza y desinfección de los espacios productivos y la organización de las tareas productivas habituales.

De este modo, según lo que dispone el Ministerio de Salud de la Nación para esta contingencia, se establece que todo el personal implicado en el sistema productivo y comercial debe estar capacitado para detectar síntomas del covid-19. Por otro lado, las personas que integran los denominados grupos de riesgo -por edad y/o por enfermedades preexistentes- deben estar identificadas y no deben atender al público.

Otra medida apunta a minimizar el contacto entre las personas mediante la organización de las tareas en forma de guardias, siempre respetando la distancia prudente de al menos 1,5 m entre personas. Las personas se deben lavar las manos antes, durante y después de cada tarea. Y, por supuesto, se encuentra prohibido compartir el mate y saludar con besos y/o abrazos. Finalmente, los estornudos se deben cubrir con el pliegue del codo y no se debe tocar la cara con las manos.

La provisión de elementos esenciales -jabón líquido, toallas de papel y desinfectante (preferentemente, lavandina de 55 g cl/l diluida en proporción de 10 ml por litro de agua)- debe estar garantizada durante todo el circuito de producción.

Tratamiento de productos

Un punto esencial es el cumplimiento de las medidas relativas a la higiene del establecimiento productivo, a la manipulación y al envasado de los productos y a la carga y descarga del vehículo para el envío de los alimentos. Estas medidas deben respetarse durante el traslado por la ruta y al momento de la entrega de los bolsones. Todas normativas que deben acatarse en el caso específico de los excedentes de las huertas durante el reparto a domicilio, puerta a puerta o “delivery”.

El INTA Famaillá, mediante sus unidades de extensión ubicadas en las diferentes localidades de la provincia, se encuentra a disposición para brindar asesoramiento y para responder consultas vía electrónica. Para acceder a los datos de contacto puede ingresar a www.inta.gob.ar/famailla.

Comentarios