Sociedad

La desesperación de una pareja de médicos tucumanos que no puede volver al país

EN BUSCA DE WIFI. Los tucumanos tenían que tratar de pasar desapercibidos para que no les griten que se vayan, en las calles.

La desesperación de una pareja de médicos tucumanos que no puede volver al país

Se fueron de vacaciones a principios de marzo. Hace más de 10 días que les cancelaron los pasajes de retorno y que esperan una solución.

03 Abr 2020 Por Camila Carceller

Fueron a pasar sus vacaciones y ahora no pueden volver al país. Una pareja de médicos tucumana está varada en Cuba hace más de 10 días y no sabe cuándo podrá regresar a Tucumán.

Pasaron de una casa de familia a un hotel. En el medio, durmieron en la calle. Y fueron señalados por vecinos cubanos que les dijeron que se vayan de su país. Encontraron techo, comida y cama, que pagan de sus bolsillos. Ignacio Carlos Gorosito y Gisela Bustamante Martinetto quieren que, de una vez por todas, sus vacaciones se terminen.

“Latam ha comunicado que el vuelo que había anunciado para mañana, antes de tener las autorizaciones correspondientes, no tendrá lugar. Lo comunicarán por correo”, es el primer mensaje que Ignacio envió a LA GACETA para contar lo que estaba viviendo con su novia.

Ambos están hospedados en La Habana por tiempo indeterminado. Aseguran que ni la embajada argentina en ese país ni la aerolínea a la que habían comprado sus pasajes, les brindan una respuesta o una ayuda en este momento. “No tenemos novedades desde el 22 de marzo y seguimos esperando. Nos mandan mensajes cada tres días más o menos, pero no dicen nada”, contó Gorosito.

En Tucumán, Gisela trabaja como médica de familia e Ignacio hace diagnóstico por imágenes. Por el momento, la pareja costea todo con tarjeta de crédito, pero temen que no sea por mucho tiempo: “agradezco tener margen, porque el día que no tenga nos quedamos en la calle”.

titulo

CALLES CUBANAS. La pareja está desde el 12 de marzo en el país y tendría que haber vuelto el 22 a la Argentina.

Si para uno, dentro de su casa, es difícil atravesar esta situación, para las personas que se encuentran fuera de sus países lo es aún más. “Me fui a tomar la presión el otro día porque me sentía pésimo y me dio 160/120 mmHg. Muy alto”, comentó el joven de 35 años que, de tantos días que lleva varado, se quedó sin la medicación que toma por su hipertensión.

Según dijo Gorosito, la lucha no los encuentra solos. Tanto familiares como autoridades de los trabajos de ambos, intentan comunicarse con la embajada para que los dejen volver.

El retorno de los argentinos en el exterior no sólo se complicó por el cierre de fronteras en nuestro país sino también por las prohibiciones de vuelos en los países de escala. “Si no fuera porque no podemos entrar a Lima, ya habríamos vuelto”, aseguró. Esta situación se repitió para muchos tucumanos en distintas partes del mundo que aún siguen esperando que alguien se comunique con ellos y les diga que pueden volver.

comentarios