Se gastó más de $850.000 por día para hacer cumplir el aislamiento obligatorio

La mayor erogación se produce al abastecer de combustible a los móviles: se destinan al menos $561.000 por día. Equipamiento.

02 Abr 2020 Por Gustavo Rodríguez

No cumplir con el aislamiento social preventivo, además de tener consecuencias legales, le provoca un importante gasto al Estado. Hasta el 31 de marzo, se invirtieron más de $10 millones para hacer cumplir la cuarentena. Y, a este ritmo, esa cifra podría duplicarse hasta que finalice la medida.

El 19 de marzo, dirigido por el Ministerio Público Fiscal, se puso en marcha el operativo “Nadie en la calle” con la advertencia de perseguir penalmente a las personas que violen el aislamiento. La Policía, acompañada por las fuerzas de seguridad federales, copó las calles en búsqueda de los que no acataban las órdenes.

Al ser tan alto el incumplimiento, se tuvo que redoblar el esfuerzo. Casi 6.000 efectivos en más de 700 móviles (vehículos y motocicletas) tuvieron que movilizarse. Ese desplazamiento significó un gasto de más de $6,7 millones de combustible (a razón de $561.000 diarios). Pero también hubo que equipar al personal para que desarrollara esta tarea. Si bien es cierto que se recibieron donaciones y asistencia del Siprosa, empresas y organizaciones no gubernamentales, la Policía invirtió más de $1,3 millón en elementos de protección y unos $369.000 en artículos de limpieza para los agentes.

“Es importante aclarar que aquí no hubo una nueva partida o asignación especial; se utilizó el presupuesto del área”, explicó el subsecretario José Ardiles. “Tuvimos que extremar los cuidados, pero es cierto que ese gasto podría haber sido mucho menor por la inconducta de los ciudadanos”, agregó.

Un llamado

El jefe de Policía, Manuel Bernachi, dijo que se buscó en un primer momento concientizar y advertir a la población, pero que no fue suficiente. “Desgraciadamente se fueron endureciendo los operativos y no hubo caso; seguimos aprehendiendo gente y hasta secuestrando vehículos y motos, aunque se notó una baja en las últimas jornadas”, explicó.

“No nos quejamos por la tarea que desarrolla diariamente el personal. Pero la sociedad debe saber que sacamos a todo el personal a las calles para hacer cumplir las disposiciones, pero ello significa un doble esfuerzo y la utilización de recursos que se podrían haber ahorrado para otras cuestiones”, explicó el titular de la fuerza.

Bernachi reconoció la existencia de imágenes de hijos de uniformados mostrando carteles pidiendo a la población que cumplan el aislamiento porque ellos querían seguir “teniendo su abrazo”. “Hay una realidad: al estar en la calle, los policías pueden contraer el mal y ellos están en permanente contacto con sus pares en las comisarías o en la calle misma, y podrían contagiar a otros compañeros. Si ello ocurre, habrá otro problema más serio”, razonó.

Hasta el martes a las 20, en nuestra provincia se produjeron, según los reportes oficiales, 1.862 aprehensiones, con un promedio de 155 por día. El lunes y el martes la cantidad de arrestos se ubicó por debajo de esa cifra, pero no hubo dos jornadas consecutivas en las que se haya producido una disminución.

Según la información oficial, el 55% de las aprehensiones se registraron en San Miguel de Tucumán. En segundo lugar, se ubica la Unidad Regional Este (Banda del Río Salí, Alderetes y Leales) con un 14%. Luego le sigue la Norte (Yerba Buena, Tafí Viejo y Las Talitas), con 11. El mismo índice de arrestos se dio en la Unidad Regional Sur (Concepción, Aguilares y Alberdi), mientras en la Oeste (Monteros, Famaílla, Lules y Tafí del Valle), el 8%.

Comentarios