Algunas ciudades ofrecen imágenes de día normal, sin respeto al aislamiento

Aglomeraciones en Famaillá y en Banda del Río Salí.

01 Abr 2020

Los intendentes del interior de la provincia no terminan de erradicar las largas colas para utilizar los cajeros automáticos, las barricadas caseras y las salidas en grupo. Famaillá, por ejemplo, presentaba ayer los dos primeros de esos tres tipos de violación al aislamiento social preventivo y obligatorio, mientras que en Banda del Río Salí el tercero está al orden del día.

En Famaillá

Sin embargo, José Orellana, intendente de Famaillá, consideró que el problema en su municipio no reviste demasiada importancia. “Nosotros estamos en total orden -atestiguó-. Aunque cuando abran los bancos sí vamos a tener que tomar cartas en el asunto, por ahora no hay muchos inconvenientes. Lo que se ve en las fotos es porque a veces nos pasa lo que pasa en todos lados, que la gente se amontona en los cajeros porque anda buscando un poco de efectivo, pero cada vez sucede menos”.

BARRICADA. En Famaillá los vecinos interrumpieron el paso en una calle. LA GACETA / Antonio Ferroni.

Además, Orellana destacó que la municipalidad cumple con las tareas esenciales para el mantenimiento de la ciudad y colabora con los comerciantes, la Policía y el Sistema Provincial de Salud: “hemos coordinado el sistema de delivery y estamos trabajando en equipo con el Gobierno provincial. Hay controles y ha habido retenciones de vehículos y hasta algún detenido, pero de a poco la gente va comprendiendo el alto costo de salir a la calle”.

En Banda del Río Salí

Por su parte, Darío Monteros, intendente de Banda de Río Salí, advirtió que la Unidad Regional Este de la Policía y la Secretaría de Seguridad municipal extenderán el alcance de sus controles. “La gente sale a hacer las compras en grupo: en los autos viajan el papá, la mamá y los chicos, o en la moto van dos personas. Vamos a garantizar que puedan conseguir los insumos básicos, pero controlaremos que salga una sola persona por familia”, explicó.

Aun así, Monteros confió en que sus conciudadanos comenzarán a cumplir las reglas: “aquí hay muchas personas con necesidades básicas insatisfechas y la información sobre el aislamiento tardó en llegar, pero ahora de a poco la gente va entrando en razonamiento”.

Comentarios