Admiten que hay muchas irregularidades en las fumigaciones para combatir mosquitos

El director de Agricultura de la provincia sostiene que el tema está desmadrado.

31 Mar 2020 Por Lucía Lozano
1

BAJA EFECTIVIDAD. Las máquinas agrarias no son muy útiles para los trabajos de lucha contra el dengue. LA GACETA / INÉS QUINTEROS ORIO

Tractores que invaden las ciudades. Grandes máquinas agrarias largando chorros de insecticidas. Operarios -sin ningún tipo de protección- con mochilas que lanzan enormes nubes de humo. Y la consulta cada vez más frecuente: “¿y si hacemos pulverizaciones aéreas?”. El director de Agricultura de Tucumán, Gustavo Páez Márquez, se agarra la cabeza. “Está desmadrado el tema de las fumigaciones para combatir el dengue; muchos no están respetando las normas”, resume el ingeniero, que tiene a su cargo la aplicación de la Ley Provincial de Agroquímicos.

Páez Márquez explica que para hacer tratamientos de control de Aedes aegypti -mosquitos que trasmiten el dengue- es necesario respetar un protocolo dispuesto por las autoridades sanitarias de la Nación. “Lanzarse a hacer aplicaciones de químicos al manchanchi (sic) no tiene ningún sentido, porque se están desperdiciando recursos y porque en el medio hay productos delicados que pueden ser perjudiciales para la salud”, indica.

- ¿Se realizó algún tipo de control de fumigaciones en los últimos días o recibieron alguna denuncia?

- Formalmente no recibimos ninguna denuncia. Sí nos enviaron fotos que muestran cómo algunos municipios y comunas, y también particulares, están actuando de forma inadecuada. Por eso difundimos un documento en cual instamos a cumplir las restricciones y las recomendaciones contenidas en la normativa sobre aplicaciones de productos domisanitarios para el control del insecto vector.

- ¿Y qué dice específicamente esa normativa?

- Lo primero es que cualquier acción se debe coordinar con la Dirección General de Salud Ambiental, dependiente del Siprosa. Ellos saben cómo y dónde se debe actuar. Se deben utilizar insecticidas autorizados expresamente por la ANMAT para su uso en salud pública y para combatir mosquitos; se llaman productos domisanitarios. En Tucumán, en muchos casos, no se sabe con qué productos están fumigando. Lo otro es que la pulverización sola no alcanza. Hay que hacer tareas de descacharreo, de control de los recipientes donde los mosquitos se crían... Porque los procedimientos con adulticidas matan el insecto, pero no las larvas ni los huevos.

- Durante la epidemia de dengue de 2009 hubo varias denuncias por el uso de maquinaria agrícola en las ciudades, y en la actualidad también se están viendo. ¿Está permitido?

- No es recomendable. No es de ninguna utilidad para el objetivo que persiguen: eliminar los mosquitos. Entonces, se están desperdiciando recursos. Las máquinas agrícolas tiran gotas muy grandes de insecticida y no son efectivas. Para estos casos se necesitan equipos de niebla fría o termonebulizadoras que dejen pequeñas gotas suspendidas en el aire. Esas gotas, al entrar en contacto con el mosquito, lo matan.

- ¿Qué otras irregularidades han notado?

- Muchas veces los operarios afectados a las tareas no cuentan con los elementos de protección personal homologados. La otra cuestión es que las aplicaciones deben estar supervisadas por un asesor técnico registrado en la provincia y esto no siempre sucede. Lo mismo si contratan un servicio particular; deben ser de una empresa registrada.

- ¿Tuvieron consultas para hacer fumigaciones aéreas?

- Sí. Y siempre las desaconsejo. Es una medida desacertada. No tienen efectividad y se le suma el riesgo de causar intoxicaciones. Según la normativa de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), las aeronaves no deben volar a baja altura. Eso implica que cualquier aplicación de insecticidas se dispersaría mucho y sería inútil. Además, sería perjudicial para la salud pública, ya que el producto en estas condiciones podría caer en personas o en tanques de agua potable.

Más infectados: ya hay 285 casos en la provincia

Tucumán sumó 24 nuevos casos de dengue en las últimas horas. Ya hay 285 pacientes que dieron positivo a los análisis para confirmar la enfermedad viral transmitida por el mosquito Aedes eagypti. Los números indican que la epidemia sigue golpeando fuerte a la provincia. En la última semana se analizaron casos en San Miguel de Tucumán, Yerba Buena, Alderetes, Lules, Banda del Río Salí y Concepción.

Recomendaciones

- El dengue no se transmite de persona a persona. La enfermedad se adquiere luego de ser picado por un mosquito infectado. Los síntomas son: fiebre alta, dolor de cabeza y corporal, picazón y fatiga.

- No hay vacunas ni remedios para la enfermedad. La mejor prevención es disminuir la cantidad de mosquitos Aedes aegypti. Hay que eliminar los recipientes pequeños que juntan agua, donde ellos se reproducen.

- En un contexto de epidemia se aconsejan las fumigaciones. Estas se deben hacer con productos autorizados por la Anmat. El único tratamiento válido para mosquitos es el espacial, o sea con motomochila (no la manual) o termoniebla. Durante el servicio no puede haber cerca personas ni animales.

Temas

Dengue
Comentarios