El deporte también debe seguir quedándose en casa

29 Mar 2020 Por Camila Carceller
1

La suspensión de los espectáculos públicos fue una de las primeras medidas que adoptaron casi todos los gobiernos con la excusa de evitar la propagación del virus. Con el correr de los días, esa decisión difícil de tomar -por las pérdidas económicas que implicaba- fue demostrando ser la más acertada y lo cierto es que, con el diario del lunes, todo esto terminó reafirmándose.

En la mañana de ayer se dio a conocer que al menos unas siete personas resultaron ser positivas de covid-19 en Alemania luego de que participaran de un pre-torneo de boxeo a mediados de mes. La competencia se llevó a cabo en medio de una pandemia ya declarada, desoyendo las acciones adoptadas en el mundo para contenerla.

El coronavirus mantiene a todos los habitantes en vilo y despertó la preocupación y la solidaridad del ámbito deportivo que, por otro lado, cada vez suma más figuras contagiadas a lo largo y ancho del planisferio. Si bien muchísimas estrellas se hicieron cargo de sus roles de comunicadores, hubo también instituciones que por sus desubicados deseos de retomar la actividad normal llamaron la atención.

Afortunadamente, la preocupación por las pérdidas económicas de las grandes empresas no prima por sobre la necesidad de salud de la población y, esos deseos faltos de sentido se desestimaron rápidamente sin más que decir, en la gran mayoría de los casos.

El mundo del deporte tiene que continuar cumpliendo la cuarentena como el resto de los ciudadanos y entender que un acto que antes era tan común e inofensivo, como ir a ver o a participar en cualquier disciplina, ahora puede resultar mortal.

Comentarios