Se trata de la primera peste en épocas de redes. Y estas alocadas y desaforadas. El bombardeo informativo es continuo y explosivo y salta de lo humano a lo divino y viceversa. Y, a no olvidarlo, no existe quien pueda decidir cuál es la verdad y más aún cuando se manejan tantas verdades absolutas.

29 Mar 2020
1

EN RIESGO. El exceso de información puede confundir mucho y conspirar contra el éxito en la lucha contra el enemigo común.

Por Danilo Arbilla

PARA LA GACETA - MONTEVIDEO

“Los gobiernos deben promover y proteger el acceso y la libre circulación de la información durante la pandemia” reclaman los expertos internacionales y así debe o debería ser.

Los popes de la ONU, las Américas y Europa, encargados de custodiar la vigencia de la libertad de expresión, David Kaye, Edison Lanza y Harlem Désir, anticipándose a lo que es “habitual” en las crisis recuerdan que “la salud humana no sólo depende del fácil acceso a la atención sanitaria. También depende del acceso a información precisa sobre la naturaleza de las amenazas y los medios para protegerse a sí mismo, a su familia y su comunidad. El derecho a la libertad de expresión, que incluye el derecho a buscar, recibir y difundir información e ideas de todo tipo, independientemente de las fronteras, a través de cualquier medio, se aplica a todos, en todas partes, y sólo puede estar sujeto a restricciones limitadas”.

Hay que tenerlo presente.

Sabido es que en épocas de guerra la primera víctima es la verdad. La censura, el control de la información, la difusión de noticias falsas, las trabas al libre ejercicio del periodismo son armas ilegítimas de las que se valen los bandos en pugna enancados en la “legitimidad ” de su causa.

Esa es la experiencia con los conflictos armados, tan comunes. En cambio, respecto a casos de “pandemias” la experiencia no es tan rica y en cuanto al específico del covid 19, las señales son confusas. Como que lo que sobra es información, lo que en principio es bueno pero que puede confundir mucho y conspirar contra el éxito de la lucha contra el enemigo común.

Se trata de la primera peste en épocas de redes. Y estas alocadas y desaforadas. El bombardeo informativo es continuo y explosivo y salta de lo humano a lo divino y viceversa. Y, a no olvidarlo, no existe quien pueda decidir cuál es la verdad y más aún cuando se manejan tantas verdades absolutas. Son miles y millones que aparecen con la receta mágica, con la panacea y los que son capaces de fertilizar milagros como si fueran papas. Caen por su propio peso y ridiculez, pero hay mucha gente que lo cree y lo asume. Pero al mismo tiempo abundan los informes serios con fuentes muy confiables y apuntalados por reconocidas autoridades en la materia específica, en muchos casos totalmente contradictorios entre sí. Uno no sabe qué hacer ya y ni cómo lavarse las manos.

Es quizás el momento para la prensa. La hora para salir a recuperar una credibilidad bastante deteriorada y un liderazgo en bancarrota. Es hora de marcar la diferencia con “las redes”. De olvidarse de competir con ellas y de librar batallas con enemigos de la libertad expresión que han encontrado en “las redes” su mejor terreno, a la vez que las utilizan como sus armas preferidas. Para algunos, como las únicas, y a ellas recurren continuamente hablando del derecho a la información de los ciudadanos y muy especialmente del derecho y la “libertad de expresión” de quienes encaramados en el poder pretenden adueñarse de todo y manipular a los ciudadanos. Los ejemplos huelgan.

La prensa, los medios tradicionales, en los que aún la mayoría del público confía y cuyo respaldo buscan incluso cuando recurren a la plataforma digital, tienen la chance ahora de recobrar el capital perdido. La forma es muy simple, es procurar y dar la mejor información; la más cercana a la verdad para servir a cada ciudadano y a la sociedad toda. Solo basta con ser prudentes. Con preguntar, investigar, entrevistar, hurgar en donde sea, seleccionar, confirmar debidamente y chequear y equilibrar todo el material a entregarse a la gente. Para ser su guía y para diferenciarse con “las redes”.

Será bueno para todos; para la gente, para acabar con la peste y para la prensa y el periodismo profesional y en serio.

Es una ocasión.

© LA GACETA

Danilo Arbilla – Periodista, ex presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa.

Comentarios