En el rugby, los árbitros también tienen tarea para la casa

La cuarentena no los exime de ejercitarse y capacitarse a la espera del regreso de la actividad.

28 Mar 2020

Con la actividad rugbística en suspenso hasta quién sabe cuándo, los jugadores tratan de mantenerse en movimiento siguiendo las indicaciones de entrenadores y preparadores físicos por medio de audios, videos y videollamados. Pero no son los únicos: también lo hacen los árbitros, que se valen del ejercicio no sólo para mantenerse en forma de cara al aún incierto comienzo de la temporada, sino también como una forma de tener la cabeza ocupada y sufrir un poco menos los efectos psicológicos del encierro.

MATÍAS PASCUAL. “Entrenarse en un departamento es complicado”.

Lo que antes hacían martes y jueves por la noche en Tucumán Rugby, hoy lo hace cada uno desde su casa, siguiendo las rutinas del árbitro y preparador físico Pedro López Vildoza. “Este año me estoy encargando de la preparación física de los jueces URT, con la participación de otros dos de la Unión de Santiago del Estero. Comenzamos la pretemporada en febrero, y ahora por esta situación, adaptamos los ejercicios al espacio que cada uno tiene en su casa. Por lo general, son trabajos en circuito, de resistencia y fuerza”, explica López Vildoza.

Entrada en calor, planchas, flexiones de brazos, saltos, abdominales y estocadas son algunos de los ejercicios contemplados en las rutinas. Los que tienen pesas en su casa cuentan con un plus. “El profesor del gimnasio al que voy, Corpofitnessbox, se puso las pilas y nos prestó barras, mancuernas y discos para trabajar en casa hasta que termine todo. Encima bajó la cuota, un crack”, destaca el árbitro Álvaro del Barco.

“En mi caso, es un poco complicado porque vivo en un departamento y no puedo correr. Por ahí salto la piola, pero el vecino de abajo me quiere matar”, cuenta Matías Pascual. “La verdad que esta situación es dura. Yo siempre tuve una rutina muy estructurada, con horarios para trabajar, para ir al gimnasio, a entrenar o a la Unión. Y esto me cambió todo. Pero no queda otra que respetar y quedarse en casa”, pide Pascual.

De todas maneras, la preparación física es sólo una parte. “También tenemos que capacitarnos. Por ejemplo, en el campus virtual de la UAR tenemos un curso obligatorio, el de nivel 1, y después otros opcionales, que sirven mucho, como el de conmoción cerebral”, aporta Osvaldo Singh.

Despejar la cabeza también es importante. Lectura, Netflix y Playstation son algunos pasatiempos cruciales para matar el tiempo. “Con Matías Ortiz de Rozas jugamos en línea al FIFA 20. Cuando empezó la cuarentena me ganaba por goleada, pero ahora ya le gano algunos partidos. Cuando termine la cuarentena, lo voy a tener de hijo”, bromea Pascual. Aunque pide en serio lo mismo que todos: “quedate en casa”.

Comentarios