Legisladores, aislados y atentos a posibles síntomas de covid-19

Una semana antes del test efectuado a Bussi se habían reforzado las medidas preventivas.

26 Mar 2020 Por Luis María Ruiz
1

EN EL RECINTO. El radical Ascárate dialoga con el bussista Vermal, cerca del jefe del presidente de Hacienda, Ruiz Olivares, en la sesión del martes 17. prensa legislatura

El Poder Legislativo atraviesa una situación inédita por la pandemia de coronavirus.

El lunes pasado, luego de confirmarse el resultado positivo en el test realizado a uno de los legisladores, el vicegobernador Osvaldo Jaldo ordenó por decreto el aislamiento obligatorio para todos los parlamentarios, funcionarios y empleados que hubieran participado de la última sesión. Sin embargo, la semana previa al debate del martes 17, en la Cámara provincial ya habían dictado medidas internas para la prevención tanto de covid-19 como de dengue, como el refuerzo en la higiene del edificio y la desinfección de los lugares de paso (escaleras, ascensores, picaportes). El anhelo es que, a pesar del contacto directo con la persona afectada, esas y otras precauciones adoptadas hayan reducido las posibilidades de transmisión de la enfermedad. Hasta anoche, no se registraban nuevos contagios entre los representantes del pueblo, y sólo uno de ellos había sido sometido -de manera preventiva- a una toma de muestra para la posible detección del virus.

Un caso positivo

El lunes 16 a la noche, el líder de Fuerza Republicana, Ricardo Bussi, comenzó a percibir los síntomas de una gastroenteritis. Al día siguiente, antes de la sesión, participó de una improvisada reunión de Labor Parlamentaria junto a Jaldo, el secretario Claudio Pérez y la mayoría de los jefes de bloque. El republicano, que suele hacer uso de la palabra en los temas clave, pasó prácticamente desapercibido en el debate. En las actas consta que no consultó al Servicio de Asistencia Médica de la Legislatura, detallaron fuentes oficiales. Según Bussi, esa tarde, ya en su casa, sintió fiebre, por lo que llamó a su obra social, que le envió un médico a domicilio. Así, se activó el protocolo para posibles casos de coronavirus. Al día siguiente, personal de Vigilancia Epidemiológica le tomó muestras de nariz y boca, que fueron enviadas al Laboratorio Malbrán (Buenos Aires); el último domingo, el republicano confirmó en sus redes que le había dado positivo para Covid-19.

Aislados en casa

Sólo dos legisladores, Osvaldo Morelli y Roberto Palina (ambos integran el grupo denominado “de riesgo”), no participaron de aquella sesión. Los 47 miembros restantes del cuerpo colegiado están atentos a la aparición de posibles síntomas. Además, por orden de Jaldo, no deben salir de su casa y tienen que permanecer aislados hasta fin de mes para evitar eventuales contagios.

En el bloque oficial Justicialista de Todos, que preside Roque Álvarez, se coordinó que cualquier duda sea enviada a los dos médicos que integran la bancada mayoritaria, Sandra Tirado y Daniel Deiana. Por supuesto, en caso de fiebre u otro indicio de covid-19, deben avisar al Sistema de Salud.

En la oposición, como habían hecho algunos pares del PJ, no faltaron quienes mostraron enojo con Bussi por haber asistido a la sesión, aunque el republicano aclaró en varias oportunidades que los síntomas se correspondían a una gastroenteritis “Lo noté mal en el recinto. De hecho, le hice ese comentario a una legisladora del oficialismo, que coincidió conmigo. Hay fotos y filmaciones que muestran su semblante. Esas imágenes hablan por sí mismas”, afirmó Federico Masso (Libres del Sur). El ex diputado indicó que si bien integra el “grupo de riesgo” (superó un tratamiento por cáncer de tiroides), le preocupan sobre todo sus allegados. “Se debe investigar esta situación”, dijo Masso.

El radical José Canelada sostuvo que, tras conocer el caso de Bussi, se contactó con el Ministerio de Salud para conocer si había algún protocolo a seguir, ya que había estado sentado a pocos metros del republicano en la previa al último debate. “Como había estado con dolor de garganta y soy asmático, la recomendación fue que se me tome una muestra. Eso se hizo efectivo el lunes al mediodía, y estoy a la espera de los resultados. Además, elevé un listado de las personas con las que estuve en contacto desde la sesión”, relató Canelada.

José Ricardo Ascárate, también radical, contó que ayer pasó el aislamiento celebrando el cumpleaños 21 de su hijo. En el recinto, el opositor dialogó con representantes del bussismo para acordar el dictamen de una resolución conjunta, impulsada también por Juan Rojas (FR), para aliviar la carga impositiva a las Pymes en el marco de la pandemia. “Hasta el momento no tuve síntomas de ningún tipo, al igual que el resto de mi familia. No estuve cerca de Bussi, pero sí de sus pares de bloque. El día de la sesión se lo veía afectado, sentado en una banca que no le correspondía, cerca de la puerta de salida del recinto. El problema de la clase política es creerse el centro del mundo, cuando hay que pensar en los semejantes ante todo”, remarcó el radical.

La aliada oficialista Sara Alperovich (Hacemos Tucumán) ocupa un lugar a dos escaños del líder de FR. Advirtió que, a pesar de eso, se siente bien de salud. Y contó que durante el aislamiento permanece cerca de sus mellizos. “Saco lo positivo de esta situación, y es que puedo estar todo el día con mis hijos. Creo que es momento de tener muchas precauciones, pero a la vez no generar una psicosis, porque en el encierro todo se potencia”, señaló.

Raúl Albarracín, jefe del bloque PJS, expresó que tanto él como sus pares, Raúl Pellegrini y Walter Berarducci, se encuentran en buen estado de salud. Los dos primeros registraron molestias típicas de las alergias, aunque tras realizar consultas médicas se quedaron tranquilos, en casa. Berarducci, por su parte, aprovechó para elevar un proyecto de ley para pedir la suspensión de ejecuciones fiscales, hipotecarias y desalojos, en línea con el anuncio del Gobierno nacional.

En medio de esta situación y de la emergencia epidemiológica, la Legislatura alista una nueva sesión especial para principios de abril -según anunció Jaldo-, con el objetivo de habilitar el giro de $293 millones de las arcas parlamentarias al área de Salud para inversiones contra el coronavirus. Además, se deberán tratar disposiciones recientes de la Provincia y de la Nación relativas al virus. Para entonces, el líder de FR ya contaría con el alta. “Yo no le noté nada raro ese día (a Bussi). Se sienta en la primera fila, pero eso no quiere decir que no haya tenido algún tipo de problema o dificultad. Hay legisladores que dicen que no lo vieron de buen semblante. Su conducta será evaluada oportunamente”, afirmó el vicegobernador ayer en una entrevista con “Buen Día”, el noticiero matutino de LG Play.

Comentarios