"La liberalización y banalización de las prácticas abortivas son crímenes abominables", dijo Sánchez - LA GACETA Tucumán

"La liberalización y banalización de las prácticas abortivas son crímenes abominables", dijo Sánchez

En la homilía de hoy el arzobispo destacó además el rol de la mujer en la Iglesia Católica y la sociedad.

08 Mar 2020
1

Carlos Sánchez. LA GACETA / FOTO DE FRANCO VERA

En un mensaje que tuvo como hilo conductor "la defensa de la vida", el arzobispo de Tucumán Carlos Sánchez, ratificó su rechazo al aborto y en conmemoración al día Internacional de la Mujer destacó el aporte "único" y "exclusivo" de la mujer que es la maternidad.

"En este día de la mujer, estamos en la casa de la Madre de los tucumanos, la Virgen de la Merced, para pedirle a esta mujer por todas las mujeres de nuestra querida Patria y del mundo, para que sean respetadas en su dignidad, valoradas en su “genio femenino”, que tanto aportan a la sociedad y a la Iglesia; le pedimos a la redentora de cautivos, por la auténtica libertad de tantas mujeres oprimidas por diversas esclavitudes antiguas y modernas, especialmente las de la discriminación, la exclusión y la violencia", inició su mensaje el prelado.

"Un aporte único y exclusivo de la mujer es su maternidad. Todos nosotros y todo ser humano que viene a este mundo ha sido tejido en las entrañas de una mujer. La mujer tiene un papel insustituible en este sentido. Por eso muchas gracias a las madres por engendrar vida, cuidarla, protegerla y hacerla crecer", prosiguió.

"Por eso hoy decimos “Si a las mujeres, Si a la Vida”. Porque escuchando a Jesús, siendo sus discípulos hemos de esforzarnos por custodiar la vida de todo ser humano, toda vida, en todas sus etapas y en todas sus situaciones, sean varones o mujeres; del ser humano que se gesta en el seno materno, de los niños, adolescentes y jóvenes de los ancianos y enfermos, de los más pobres, de los marginados y sobrantes de nuestra sociedad".

Respecto a la ley de despenalización del aborto que el presidente Alberto Fernández, anunció que enviará al Congreso en las próximas semanas, mostró su rotundo rechazo: “Asistimos hoy a retos nuevos que nos piden ser voz de los que no tienen voz. El niño que está creciendo en el seno materno y las personas que se encuentran en el ocaso de sus vidas, son un reclamo de vida digna que grita al cielo y que no puede dejar de estremecernos. La liberalización y banalización de las prácticas abortivas son crímenes abominables, al igual que la eutanasia, la manipulación genética y embrionaria, ensayos médicos contrarios a la ética, pena capital, y tantas otras maneras de atentar contra la dignidad y la vida del ser humano. Si queremos sostener un fundamento sólido e inviolable para los derechos humanos, es indispensable reconocer que la vida humana debe ser defendida siempre, desde el momento mismo de la fecundación. De otra manera, las circunstancias y conveniencias de los poderosos siempre encontrarán excusas para maltratar a las personas". 

"Como creyentes debemos aportar a nuestra querida patria la Argentina nuestra fe en Jesucristo y lo que él nos dice: “ámense unos a otros…” para reconstruir los vínculos y crecer en fraternidad, respetándonos en la común dignidad y en la diversidad", sostuvo en otro pasaje de la homilía.

"Seamos custodios y defensores de toda vida humana, desde su concepción hasta su muerte natural y en todas las circunstancias y situaciones de vida, especialmente las más vulnerables y dolorosas", reclamó la máxima autoridad clerical.

Comentarios