El gasto en el exterior fue el más bajo en ocho años

Efectos del recargo del 30% al dólar.

21 Feb 2020
1

RESTRICCIÓN. El cepo y el impuesto PAIS causaron una baja del gasto en viajes, pasajes y tarjeta de crédito en dólares. reuters

Los gastos en viajes, pasajes y otros pagos con tarjeta de crédito en dólares alcanzaron durante enero los US$ 312 millones, el monto más bajo desde diciembre de 2011, afectados por el recargo del 30% implementado con el impuesto PAIS, informó ayer el Banco Central. Asimismo, apenas 600.000 “personas humanas” compraron dólares en el mercado cambiario -unos 2 millones menos que el mes anterior- por un total de U$S 92 millones, U$S 370 millones menos que diciembre.

Los datos figuran en el informe de “Operaciones en el Mercado de Cambios y el Balance Cambiario” de enero que publicó ayer el BCRA en el que sostuvo que este efecto “podría asociarse al impacto de la implementación del impuesto previsto en la ley PAIS”. En el informe también se detalló que la cuenta de “Servicios”, que incluye los gastos con tarjeta de crédito viajes y pasajes, tuvo un déficit total de U$S 25, un 96% menor el de enero de 2019, de U$S 676 millones.

“Se debe tener en cuenta que los cambios normativos instaurados a partir del último septiembre tienen un impacto directo en las cifras mostradas en la cuenta “Servicios”, principalmente por la obligación de ingreso y liquidación de los cobros de exportaciones y por el registro de esas liquidaciones con la declaración jurada del cliente del concepto de la operación”, explicó el BCRA. Al respecto, el Central apuntó que “previo a septiembre, una gran parte de ingresos de este tipo se informaban como repatriaciones de cuentas propias del exterior (incluidas en la Cuenta Financiera Cambiaria) e incluso el cliente hacía uso de la posibilidad de no informar el concepto de la operación”.

Por otra parte, el principal sector que ingresó dólares al país en enero fue “Oleaginosas y Cereales”, que registró US$ 1.639 millones, casi exclusivamente por los conceptos incluidos en “Bienes” (cobros de exportaciones netos de pagos por importaciones), en línea con su condición de principal sector exportador de la economía.

“Estas ventas netas del sector se redujeron 18% respecto a las de enero de 2019”, explicó el Central, que recordó que “el sector vendió de forma neta US$ 4.600 millones durante noviembre y diciembre, con una suba interanual de 84%, básicamente por la suba de ingresos por anticipos y prefinanciaciones del exterior”. El impuesto PAIS (Para una Argentina Inclusiva y Solidaria) es un gravamen del 30% sobre ciertas operaciones de cambio de moneda, dentro de las que se encuentran las destinadas a atesoramiento o viajes al exterior.

El dólar cerró ayer a un valor de $ 63,86 promedio para la venta al público, con una suba de 15 centavos respecto de ayer y en una rueda con bajo volumen de negocios, en tanto en el segmento mayorista la divisa avanzó seis centavos y finalizó a $ 61,79. Así, el dólar con el recargo de 30% -contemplado en el impuesto País- culminó la rueda en un valor final de $ 82,55.

Gustavo Quintana, analista de PR Corredores de Cambio, anticipó que los próximos feriados de Carnaval pueden llegar a tener impacto en el volumen de negocios de hoy “debido al anticipo de operaciones que no podrán realizarse el lunes y martes próximo”.

Reacción bursátil

En el mercado bursátil, los bonos argentinos extrabursátiles cerraron con importantes bajas el jueves luego de que el FMI le dio luz verde al Gobierno para reestructurar su deuda, en otro capítulo en una larga historia de crisis financieras de la Argentina.

El organismo consideró que la deuda pública de Argentina no es sostenible, por lo que sus acreedores privados deben hacer una “contribución apreciable”, en un guiño al Gobierno que llegó al poder en diciembre. “Me apego a mi argumento de que si Argentina quiere crecer y salir de este lío, debe tratar a los tenedores de bonos con respeto”, afirmó Alberto Bernal, estratega jefe de mercados emergentes de XP Investments en Nueva York, quien aclaró que no le sorprendió la declaración del FMI.(Télam-Reuters)

Punto de vista

Recortes de valoración

Por Gustavo Ber. Economista

Wall Street regresa a un tono más cauteloso, mientras se monitorea la transmisión del coronavirus fuera de China. Así, los bonos -a contramano de las acciones- respondieron negativamente a las duras declaraciones del FMI que avalarían mayores quitas a los bonistas. El S&P Merval avanzó en pesos un 1,49%, por la positiva marcha de los ADRs de bancos a la que se acoplaron las energéticas por el descongelamiento de tarifas.

En cambio, más presionados se vieron los bonos a través de descensos promedio del 1% en sus cotizaciones en dólares, con el riesgo país escalando hasta los 2.120 puntos básicos, tras el duro comunicado del FMI que anticipa un mayor “hair-cut” para acreedores.

El duro comunicado del FMI, que avalaría mayores quitas a bonistas, tuvo una negativa respuesta que se vio reflejada en los bonos, ya que el “recovery value” se vería afectado ante eventuales escenarios de una reestructuración menos amigable. Aunque el respaldo del organismo resulta importante para el complejo proceso de renegociación de la deuda, los operadores estarán atentos a la respuesta de los acreedores; en caso de no aceptarse la oferta podría ingresarse en un peligroso escenario de “hard default”, que perjudicaría la capacidad de recuperación económica. A nivel cambiario, otra rueda donde el BCRA valida un graudal deslizamiento del dólar mayorista hasta los $ 61,79, acompañando la mayor debilidad de las monedas regionales. Tras la calma reciente, las brechas mostraron un reacomodamiento alcista, que llega luego del nuevo recorte en la tasa de referencia -hasta el 40%- junto a la mayor expansión monetaria, ya que los operadores anticipan un piso bajo la actual política monetaria.

Comentarios