Larga vida a “Chiqui” Moreira en San Martín

El central volvió a jugar en el inicio de 2020 y ahora regresó al gol: “lo necesitaba”, sentenció.

17 Feb 2020
1

MOMENTO CUMBRE. Moreira ya conectó el cabezazo que se transformará en el 2-1 final. El defensor recuperó su gran faceta. FOTO DE MATIAS NAPOLI ESCALERO / ESPECIAL PARA LA GACETA

CAMPANA. Marcelo Androetto, especial para LG Deportiva-. “Tantas veces me mataron (…) sin embargo, estoy aquí resucitando”. La letra de “La Cigarra” -de María Elena Walsh- viene como anillo al dedo para describir la carrera de Rodrigo Moreira, que después de un “exilio” futbolístico de varios meses regresó a la titularidad y le dio a San Martín una dulce victoria in extremis 2-1 ante un difícil Villa Dálmine.

“Es una cancha difícil, jugamos con mucho calor, gracias a Dios nos pudimos llevar los tres puntos a Tucumán. No tuvimos una buena tarde en la cual sumar pases, lo bueno es que el equipo se amoldó a lo que pretendía el partido y lo pudimos sacar adelante”, empezó afirmando Moreira.

“En la semana analizaremos las cosas buenas y malas que hicimos para llegar de la mejor manera al partido con Sarmiento. Nosotros tenemos que jugar como punteros para ver cómo los podemos lastimar, ellos van segundos. Vamos por buen camino. Tenemos que pensar partido a partido, todos queremos el objetivo de ascender, pero falta”, agregó de cara al futuro, antes de profundizar en su renovado rol de “héroe” de San Martín.

“Yo lo necesitaba (marcar un gol) en lo personal, no lo pasé bien no sólo en lo futbolístico sino en lo familiar, en todas las cosas, y pude salir adelante. Hoy lo estoy festejando, me siento orgulloso, y eso fue posible también gracias al equipo, porque que aun en una mala tarde siempre fuimos hacia adelante, siempre lo fuimos a buscar y eso es lo positivo que tenemos. Nunca nos vamos a dar por vencidos”, monologó el “Chiqui”, feliz por su noveno gol con la camiseta “albirroja”, el primero desde que regresó de su paso por Independiente.

A la salida del vestuario en Campana, Moreira hizo su catarsis ante los micrófonos. “Me siento mejor, después de casi cuatro meses sin jugar, volver ante Almagro, en una cancha difícil por la lluvia, gracias a Dios lo pude hacer bien… Y ahora también lo pude hacer bien y marcar el gol de la victoria… son circunstancias, yo salí (del equipo) por una gripe (Emiliano Amor se quedó con su puesto), ahora Abel (Luciatti) está lesionado y pude regresar”, dijo.

Ante la pregunta sobre si considera que ahora merece mantener la titularidad, el zaguero central respondió: “No, que los técnicos decidan, yo voy a trabajar para mí… Y cada jugador que entre va a dar lo mejor para el equipo”.

Su último festejo databa del 23 de julio de 2017. Esta vez, como casi siempre, el grito del “Chiqui” llegó de la mano de su especialidad, el cabezazo. Y tuvo el plus de darse en la agonía del partido. “Fue una pelota que le queda a ‘Lucho’ (Luciano Pons). Yo siento que la va a tirar al segundo palo, entonces di un paso para atrás para cabecear y se metió justo”, describió.

Moreira ya sabía lo que era marcar ante el “Viola” en el “Coliseo” de Campana. Lo había hecho en mayo de 2017, en otro triunfo “santo” por 2-1 en rodeo ajeno. “Sí, la vez anterior fue con (Diego) Cagna de entrenador. También ahora, como aquel día, fue para la victoria, así que estoy contento”.

Te lo merecés, “Chiqui”.

Comentarios