El peligro de no entrenar con profesionales

15 Feb 2020 Por Camila Carceller
1

ARCHIVO

Si bien actualmente la gente es más consciente de la importancia de mantenerse activo, sobre todo en Tucumán donde se practica diversidad de deportes, aún hay un gran desconocimiento en cuanto a las formas. Con la aparición de fisicoculturistas instagramers que exponen sus entrenamientos y avances a diario en redes sociales, últimamente creció la peligrosa moda de imitarlos para llegar a tener su figura. Pero no sólo internet incentivó a la gente a probar esas rutinas sino los propios competidores que vieron el negocio detrás y lucran con eso.

Ocurre que negocios hay de todo tipo, pero cuando tiene que ver con la salud, hay que tomar más conciencia. Muchos de los entrenadores que exponen sus entrenamientos están capacitados y tienen algún título que los avale, pero muchos otros no y ahí comienza el problema, ya que se guían de rutinas que a ellos les sirvieron y no en las particularidades de cada persona.

De esta situación se desprenden tres cosas muy importantes: 1) el concepto de “imitación”; 2) el objetivo de la figura perfecta, que hace años se impone como el ideal de mujer u hombre; 3) el lucro a toda costa.

En este contexto, la copia no sólo refiere a una rutina de entrenamiento sino también comprende dietas, suplementación y peso, una combinación que puede ser peligrosa si no hay exámenes previos o un seguimiento profesional. Alumnos con problemas en las articulaciones, variaciones en su peso o desacostumbrados a la gimnasia, se arriesgan a sufrir problemas de todo tipo al comenzar a integrar un grupo en el que a todos se les da lo mismo en cuanto a ejercicios, comida y rutina.

Detrás de eso, están los empresarios que lucran con cada uno de los alumnos que estos fisicoculturistas instagramers les llevan. ¿Qué ganan? Publicidad y clientes, muchos. En Tucumán, son más de 10 los entrenadores que trabajan en estos locales a lo largo de la provincia y llevan al menos a otras 10 personas más a entrenar con ellos. Muchos están preparados, muchos otros no, pero nadie los regula.

Es importante tomar conciencia sobre el cuidado de nuestro cuerpo; le demos la atención que merece. Inscribite en un gimnasio o hacé algún deporte, pero antes analizate para asegurarte de no tener consecuencias e informate sobre a quiénes entregás tu cuerpo. Un entrenamiento controlado por profesionales, tanto médicos como profesores de gimnasia y nutricionistas, es la única “fórmula mágica” que te llevará a tener un mejor físico.

Comentarios