Un vicegobernador y un sastre, las causas nuevas del juicio Operativo Independencia

El de Molina y Muñoz es el juicio número 14 por delitos de lesa humanidad en Tucumán.

15 Feb 2020

La desaparición y muerte de Dardo Molina, quien era presidente del Senado de Tucumán y vicegobernador de la provincia cuando fue secuestrado, el 15 de diciembre de 1976, y la de Osvaldo Muñoz, que trabajaba como sastre, secuestrado el 27 de mayo del mismo año, son las dos causas nuevas que se incorporaron al juicio Operativo Independencia II, que se reanudó el jueves esta semana, tras la feria judicial, en el Tribunal Oral Federal.

Molina fue llevado de su estudio jurídico, en su propio automóvil. Muñoz, de su propia casa. Las hijas de ambos, Josefina Molina y Ana Muñoz, esperaron cuatro décadas para llegar a que un tribunal escuche su reclamo.

Ambos fueron vistos en el campo de secuestro, torturas y exterminio que funcionó en el Arsenal Miguel de Azcuénaga. Los dos fueron identificados en el Pozo de Vargas, el antiguo pozo de agua que fue utilizado para arrojar cuerpos de personas secuestradas, que durante décadas permanecieron desaparecidas.

“Más de 44 años después de su de su secuestro, venimos a exigir justicia -dijo Josefina Molina, una de las personas que trabajó durante años por el avance de las excavaciones en el Pozo de Vargas-. Tenemos una historia llevando la bandera de su memoria, tenemos la verdad porque parte de sus restos fueron hallados, ahora pedimos justicia”. La causa de Molina estaba incorporada a la Megacausa Arsenales-Jefatura, que se juzgó en 2012 y 2013, pero cayó porque murió uno de los imputados y porque a otro de ellos, Luciano Benjamín Menéndez, le resultaba imposible presentarse porque estaba siendo juzgado en La Rioja.

“El hecho de que hayamos esperado tanto tiempo demuestra que nuestra lucha persigue los objetivos de memoria, verdad y justicia, No pedimos más que eso, hemos tenido una enorme paciencia para esperar 44 años, y jamás hemos sido violentos ni agresivos para reclamarlo”, insistió.

Acumulación de causas

El juicio, que se inició en diciembre y que quedó en suspenso durante la feria judicial, se encuentra conformado por la acumulación de cinco procesos judiciales, que tuvieron trámites separados durante la investigación y se acumularon en la etapa intermedia.

Son juzgados 25 imputados por un total de 336 casos de violaciones a los derechos humanos ocurridos a partir de febrero del 1975.

Se trata del juicio número 14 por delitos de lesa humanidad en Tucumán. Las audiencias serán los jueves y los viernes, desde las 9.30, en la sala del Tribunal Oral Federal, en Cristóstomo Alvarez y Chacabuco.

Entre los acusados se encuentra personal de la Policía de Tucumán, de la Gendarmería Nacional y el Ejército Argentino.

Según información de la Fiscalía, las víctimas estuvieron en cautiverio en distintos centros clandestinos de detención, como la Escuelita de Famaillá; la Base de Santa Lucía; la Jefatura de Policía; el Reformatorio y la Compañía de Arsenales Miguel de Azcuénaga.

“En juicios anteriores han quedado acreditadas algunas cuestiones, como la existencia de centros clandestinos de detención y de secuestros y torturas. Nos resta identificar la responsabilidad punible de los imputados con respecto a las nuevas causas”, dijo el abogado Pablo Gargiulo, que representa la causa de Dardo Molina, además de otras causas en nombre de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

Comentarios