Hace 50 años: 15 de febrero de 1970

15 Feb 2020

Carlos R. Paz

LA GACETA

¿MASACRE EN NIGERIA?

Un grupo de observadores internacionales anunció disponer de información suministrada por aldeanos de avanzada edad del territorio que fue Biafra, en el sentido de que tropas nigerianas encerraron en Navidad a 106 civiles en una casa y luego la volaron. Según la denuncia, los sobrevivientes de la explosión fueron luego muertos a tiros. Los aldeanos, que identificaron el lugar de la matanza como un punto llamado Ndukwu, cerca de Afikpo, al nordeste del último reducto biafrano en Amaseri, dijeron disponer de pruebas físicas de la masacre. Un vocero del grupo internacional manifestó que “en vista de las declaraciones y observaciones efectuadas, este grupo tiene la opinión de que el comportamiento de las tropas federales en la zona de Amaseri puede no haber estado de acuerdo con el código de conducta operacional”. El informe confirma además casos de violación de mujeres, saqueos e indisciplina al final de la guerra; aunque reconoce que no hay pruebas de genocidio.

TERRORISTAS EN MÉXICO

Las guerrillas izquierdistas, frecuentes en otros países latinoamericanos, por primera vez han hecho su aparición en México, descubiertas a través de una serie de atentados que dieron lugar a la detención de seis personas. Según las autoridades, los arrestados serían miembros de una organización denominada “Comité de Lucha Revolucionaria del Ejército Mexicano Insurgente”. El Departamento de Justicia los acusa de ser responsables de una serie de atentados contra dos periódicos y dos oficinas del gobierno el pasado septiembre y al cuartel general del partido opositor Acción Nacional el 9 de este mes. Dos de los arrestados son Mario Renato Menéndez Rodríguez, director de la revista “Por qué”, e Ignacio González Ramírez. Según el departamento, este último confesó que se había entrenado en un campamento guerrillero en Chiapas.

AMENAZA PARA AMAICHA

La alegría y la euforia que desata la tradicional Fiesta de la Pachamama no es suficiente para ocultar los problemas. Mientras en la plaza de la villa  de Amaicha del Valle continuaba el bullicio carnavalesco, el cacique de la comunidad, don Raimundo Silva; el delegado comunal, Pedro Antonio Choqui, y un grupo de arraigados comuneros conversaban con LA GACETA sobre el porqué de sus no pocas noches de insomnio. “Este es un pueblo de viejos. Los jóvenes, al carecer de un incentivo que realmente pese sobre sus decisiones, emigran hacia Buenos Aires. El éxodo hace tiempo que es un hecho”, afirman. “En Amaicha, la gente es culta. Todos los niños van a la escuela y muchos realizan estudios secundarios. Pero cuando llegan a la edad en que empiezan a producir, se van… Es que aquí no tienen trabajo”. Durante la visita del gobernador Nanclares le pidieron la construcción de un dique en “El Molle”, que facilite el riego, porque en la región llueve anualmente, como máximo, 160 milímetros.

Comentarios