Yerba Buena: el acuerdo con la concesionaria quedó en manos de los ediles - LA GACETA Tucumán

Yerba Buena: el acuerdo con la concesionaria quedó en manos de los ediles

La Municipalidad firmó un convenio con Naum Alperovich, que debe unos $ 13 millones. En vez del dinero, acordaron que la empresa asfalte una nueva entrada a la zona de los barrios Alto Verde.

13 Feb 2020 Por Soledad Nucci
1

AL LADO DEL CANAL CAÍNZO-LAS PIEDRAS. La firma AG Naum SA pavimentaría el camino de servicio que también bordea su emprendimiento. la gaceta / foto de jose nuno

Las torres que el empresario Naum Alperovich construyó en Yerba Buena violan el código de ordenamiento urbano. Así lo entiende la actual administración municipal. Por eso, lo multaron con unos $ 11 millones. Pero en vez del dinero, le pidieron que pavimente una calle. Ese canje fue plasmado en un convenio, al que las dos partes le pusieron sus firmas -hace unos días- y ahora será puesto a consideración del Concejo Deliberante.

Como todavía no empezó el período de sesiones ordinarias, el intendente Mariano Campero tiene pensado convocar a los ediles a una deliberación extraordinaria alrededor del próximo 20. Esta no será la primera vez que ese convenio sea tratado por el Concejo: a mediados de 2017, el anterior cuerpo de ediles tuvo en sus manos un texto similar. Pero esa vez fracasó, enredado en la relación de enfrentamientos entre el municipio y los concejales, casi siempre cargada de combustible.

En aquel momento, Alperovich debía pagar unos $ 4,6 millones por las faltas que se le adjudicaron por haber ocupado más suelo del permitido, básicamente; a la fecha, el monto fue actualizado en $ 10,7 millones.

En diciembre del año pasado, además, el Tribunal de Faltas municipal le labró una nueva multa a la concesionaria. En este caso, los funcionarios entendieron que las líneas de retiro obligatorio no serían las adecuadas. Se le pidió que pague $ 815.000 por ese concepto.

A esos dos montos se les suma un tercero: una deuda de $ 2,8 millones a favor del municipio, en concepto de un período impago del Tributo de Emergencia Económica. Con esos números (casi $ 13 millones), las partes acordaron “dar cumplimiento a las sanciones y ponerle un fin a las divergencias” (frase escrita en el convenio) a través de la pavimentación del camino de servicios del canal Caínzo-Las Piedras, desde el barrio Las Marías hasta el puente que conduce a los barrios Alto Verde, a la altura de las canchas deportivas del country Jockey Club. Una vez que esté consolidada, se convertirá en una vía de acceso alternativa a la calle Bascary. En total, la calzada tendrá unos 8.250 metros cuadrados, en una extensión aproximada de un kilómetro.

Según Campero, en la carpeta puesta a disposición de los ediles se adjuntan cotizaciones de otras empresas. “Estamos conversando para que sea una sesión productiva”, añade.

Rodolfo Aranda, el concejal oficialista que preside ese órgano, aclara que es “importante” la aprobación del convenio para que comience la obra y -tras ello- Alperovich cumpla con el pago de sus futuros tributos (”en tiempos de vacas flacas, hace falta”, acota). Otro miembro del cuerpo, el peronista Héctor Aguirre, observa que el municipio dejó de percibir tasas de unos 60 departamentos, durante casi cinco años (“lamento el tiempo que perdieron. Más vale un mal arreglo que un buen juicio”, opina).

La obra Boulevard del Cerro fue habilitada por el ex intendente Daniel Toledo en 2012. Consistía en cuatro torres. Cuando Campero asumió, sus funcionarios decidieron posibilitar la edificación de dos, porque entienden que se construyó más del doble de lo permitido por el Factor de Ocupación Total (FOT), un coeficiente establecido en el código local.

En el temario del cónclave del Concejo se incorporarían otros temas, como la adhesión al llamado Pacto Social, que implica para el municipio la garantía del pago de los sueldos y aguinaldos de todos sus empleados (en el denominado Pacto Sueldo); y la inversión en infraestructura (Pacto Obras). A cambio, Yerba Buena debe cederle a la Provincia lo que le corresponde en concepto de coparticipación.

Además, a decir de Campero podría avanzar un proyecto para expropiar un fragmento de tierras del Colegio del Aconquija a fin de abrir la calle Pedro Maderuelo, para que sirva de conexión entre las avenidas Aconquija y Perón.

Un tercer expediente plantea que las empresas que se afinquen en el municipio deban contratar entre su personal a un determinado cupo de yerbabuenses. La experiencia fue puesta en práctica con el megacentro comercial Gómez Pardo, que hace poco abrió sus puertas. No obstante, regresó desde el Concejo a la Municipalidad debido a que había sido vetada parcialmente. En esta reunión extraordinaria, sería avalada.

Temas

Yerba Buena
Comentarios