En viaje a la gran ilusión

Tucumán, con varios representantes.

05 Feb 2020

Van a lo desconocido. Pero no a ciegas. La aparente contradicción no es un juego de palabras. En San Juan, a los cuatro pilotos tucumanos (y un navegante) les espera una experiencia única en una prueba inédita en territorio nacional, nacida al influjo del Rally Dakar. Pero todos, de alguna manera, conocen a qué tipo de exigencia están por someterse, en el llamado “I South American Rally Race”.

“Será muy difícil. Será estrategia pura, habrá que ser inteligente, cauto”, adelantó Rodolfo Bollero. “Conozco bien por donde se va a correr, aunque yo siempre corrí en esas zonas en invierno; seguramente las cosas van a cambiar”, aseguró Emmanuel Guevara. “Voy con la intención de ver de qué se trata. El reto es grande, espero poder disfrutarlo”, manifestó Andrés Reginato. “Va a ser una competencia de muchos días; lo más duro estará en la segunda parte”, aseguró Jerónimo Freijo Cruz.

LA NAVE. Andrés Reginato estará al mando de un UTV Can Am Maverick X3.

Bollero, que correrá con su hijo Nicolás en una Toyota SW4, se fue a tierras cuyanas ayer pasado al mediodía junto con su equipo. “En tres meses, se trabajó muchísimo en la camioneta. Se la desarmó entera. Cambiamos motor, diferenciales, caja. Y se repasaron amortiguadores y parrilla de suspensión. Se hizo larga la espera, por la envergadura del trabajo, pero lo bueno es que la Toyota quedó casi 0 KM. Los terrenos que vamos a enfrentar son de lo más complicados de la Argentina. Eso quedó certificado cuando se los hizo durante el Dakar. El calor que habrá que soportar será tremendo. El estado de los pisos va a cambiar mucho; se vieron afectados por tormentas en las últimas semanas”, dijo.

Guevara correrá en Motos con una Yamaha 450 de la clase M1, sobre la que entrenó mucho en los últimos días. “En esta carrera eso será fundamental, serán muchas horas en cada etapa y todas muy duras. Siento confianza en que voy a andar bien”, contó.

MUCHA PRÁCTICA. Emmanuel Guevara probó a fondo a la Yamaha 450.

Reginato se va hoy. Irá acompañado por el cordobés Pablo Monasterolo en un UTV Can Am Maverick X3, de la clase T3.1. “El equipo Caram trabajó en la puesta a punto de la máquina. Espero vivir una buena experiencia. Hay mucho lugares que no conozco”, advirtió.

Freijo Cruz es el único que correrá sólo en la versión de navegación de la prueba. Lo hará con un cuatriciclo Yamaha Raptor 700 de la N-2. “Llegar, ese es el único objetivo que persigo. Sé que la estapas serán muy difíciles, me las voy a tomar con mucha calma”, avisó el monterizo, que viajó ayer.

Comentarios