Despegó, se le rompió el motor, voló en círculos, agotó el combustible y aterrizó de emergencia

A la media hora de iniciar el vuelo, el comandante de la nave le dijo a la tripulación que debían regresar, les pidió calma y paciencia. Todo terminó bien.

04 Feb 2020

“Hemos tenido un problema en el despegue con una de las ruedas y estamos volviendo al aeropuerto de Madrid. Les pedimos mucha calma y también mucha paciencia”. Lo advertía a los pasajeros el comandante del vuelo de Air Canadá que cubría la ruta Madrid-Toronto, anunciándoles en tono calmo que se disponía a realizar un aterrizaje de emergencia. Entre el dramático anuncio y el aterrizaje pasaron horas de zozobra en el aire, mientras en avión circulaba en círculos, muy bajo, a la espera de agotar el combustible para evitar una tragedia al descender. “El avión aterrizará cuando esté listo”, agregó el comandante mientras el aeropuerto Adolfo Suárez se activaba el protocolo de emergencia.

EN APOYO. Un avión F-18 de la Fuerza Aérea española escoltó al avión. reuters

“Vamos a aterrizar en el aeropuerto de Barajas pero tenemos los tanques llenos de combustible, así que vamos a seguir circulando por el aire hasta gastarlo para estar más ligeros en el momento del aterrizaje. Todo está bajo control. Este avión tiene en el tren de aterrizaje en la parte de atrás ocho ruedas y hemos perdido solamente una, así que no habrá problema para el aterrizaje. Muchísimas gracias por su paciencia”, señaló el comandante para llevar tranquilidad a los 128 pasajeros, entre ellos dos bebés. Finalmente, el AC837 culminó con éxito el aterrizaje de emergencia en la aerostación, más de cuatro horas después de su despegue.

El vuelo había partido desde el aeródromo madrileño en dirección a Toronto a las 14.30 (hora española). A la media hora, su piloto informó de que debía retornar por “problemas técnicos”, lo que provocó un rápido despliegue de efectivos de seguridad y de emergencias. La aerolínea indicó luego que el aparato sufrió un problema con un motor después de despegar, al mismo tiempo que se rompió uno de los diez neumáticos que utiliza este modelo. Por ese motivo, la tripulación optó por volver.

Se trataba de una incidencia de cierto riesgo, porque la falta del neumático podía afectar a la estabilidad del aparato. Air Canadá había señalado que el Boeing 767-300 que opera el vuelo entre Madrid y Toronto estaba diseñado para poder operar con un solo motor y que los pilotos estaban “completamente entrenados” para esta situación de emergencia.

PUNTO FINAL. Los pasajeros ya en el aeropuerto, tensos, pero aliviados. twitter

Una de las pasajeras, al descender, dijo que se encontraba “agotada” y que la gestión de la emergencia a bordo se realizó “con mucha profesionalidad” por parte de la tripulación. “Nos explicaron en todo momento lo que sucedía y aunque hubo algo de nerviosismo, nunca hubo pánico”, acotó.

“La compañía, el piloto y todo el personal de vuelo lo han llevado muy bien, se han ocupado muy bien de todos los pasajeros”, explicó otra pasajera tras de salir por la zona habilitada para los afectados. La mujer confirmó que el piloto estaba en contacto con la tripulación en todo momento: “han dado toda la información que han podido, tanto el piloto como las azafatas”.

La actitud de los pasajeros eran en general de euforia. “Estoy muy contenta de estar viva”, reconocía una mujer en inglés. (El Mundo-El País-ABC Madrid)

Temas

Madrid
Comentarios