De la cancha al "bondi": ex futbolistas tucumanos que cambiaron la pelota por el volante

En su juventud desplegaron su capacidad técnica dentro del campo de juego como futbolistas y hoy se dedican a una actividad muy diferente que les permite mantener a sus familias.

22 Ene 2020
11

“Huesito” trabaja en la Línea 118 la Nueva Fournier desde hace ocho años. Antes lo había hecho en la Línea 9. En la década del 90 se inició en las divisiones inferiores de Concepción FC. Luego pasó a jugar San Martín. Posteriormente vistió los colores de Talleres de Córdoba, Central Córdoba de Santiago del Estero y Ñuñorco.

Manuel Francisco Rivero (48 años)

El “Toti” trabaja en el transporte desde hace hace más de una década. Durante tres años se desempeñó como chofer en la Línea 6, y desde hace ocho lo hace en la Línea 4. Como futbolista se inició en la década del 90 en Amalia. Luego pasó a jugar en Atlético Concepción, pero la cumbre de su carrera la vivió vistiendo la camiseta de San Martín.  

Gustavo del Castillo (47 años)

Hace seis años trabaja en la empresa que cubre el trayecto entre nuestra capital y San Pedro de Colalao. Antes había trabajado durante un año en la Línea 124. En la década del 90 se inició en las inferiores de San Martín y luego se fue a jugar en Juventud Antoniana y Central Norte, ambos de Salta. Posteriormente militó en Talleres de Perico.

Walter Pereyra (44 años)

“Huesito” trabaja en la Línea 118 la Nueva Fournier desde hace ocho años. Antes lo había hecho en la Línea 9. En la década del 90 se inició en las divisiones inferiores de Concepción FC. Luego pasó a jugar San Martín. Posteriormente vistió los colores de Talleres de Córdoba, Central Córdoba de Santiago del Estero y Ñuñorco.

Walter Meija (44 años)

“Modelo masculino”, como se lo conocía en los comienzos de la década del 2000, trabaja en la línea 124. Fue un delantero de una vasta trayectoria en clubes tucumanos, que se destacó por su notable capacidad goleadora. Se inició como zaguero central en Argentinos de Norte, luego pasó por San Martín, Central Norte y Amalia, entre otros.

Juan Carlos Juárez (49 años)

“Quebracho” como se lo conoce, trabaja desde hace nueve años en la Línea 100. En la década del 90 jugó los torneos nacionales vistiendo la camiseta de San Martín y luego transferido a Mandiyú de Corrientes. De allí partió a San Lorenzo de Almagro para luego volver a la entidad correntina y finalmente a San Martín. Fue un jugador que se destacó por su entrega y sacrificio por el equipo.

Daniel Juárez (42 años)

Es hermano menor de Juan Carlos, y por eso le decían “Quebrachito”. También trabaja en la Línea 100. Se inició en las divisiones inferiores de San Martín. Por el gran nivel que mostró en la temporada 97 estuvo un mes a prueba en un club del fútbol griego. Era un jugador dúctil con muy buen manejo de pelota, que podía jugar como volante central o por la derecha.

Sebastián Escacena (30 años)

Desde hace tres semanas se encuentra trabajando en la Línea 11. El volante central se inició en las divisiones inferiores de Unión Aconquija de Yerba Buena, para luego pasar por Sportivo, Concepción FC y Atlético Concepción, entre otros clubes. No descarta la posibilidad de volver a jugar oficialmente, pero por el momento se dedica a trabajar como chofer.

Luis Lazarte (40 años)

El “Mocho” desde hace siete años trabaja en la Línea 124. El ex volante por la izquierda que se caracterizaba por tener mucha dinámica en su juego, se inició en las divisiones inferiores de All Boys, para luego pasar por Atlético, Atlético Concepción, San Pablo, Central Córdoba de Santiago del Estero, Sportivo, Central Norte y Cruz Alta.

Carlos Díaz (38 años)

El ex marcador central, nacido en Santiago del Estero, trabaja desde hace 10 años en la Línea 6. Se inició en Unión Santiago, para luego pasar por Central Córdoba, ambas entidades del fútbol santiagueño. A principio de la década del 2000 llegó a San Martín. Una lesión en la rodilla derecha lo llevó a tener que colgar los botines cuando sólo tenía 28 años.

Comentarios