Veranos "calientes": en Tucumán, enero siempre viene con episodios inquietantes

Se repiten las inundaciones o los hechos políticos que sorprenden a los ciudadanos.

20 Ene 2020

Tormentas e inundaciones. Crisis políticas. Conflictos sociales. En las últimas tres décadas, el transcurrir de enero estuvo signado por hechos que marcaron la agenda pública. Y el sábado, precisamente, se cumplió un nuevo aniversario de un episodio que no volvió a repetirse en la historia de la provincia desde la recuperación de la democracia: la intervención federal, a cargo del abogado y político cordobés Julio César “Chiche” Aráoz.

1991

El 18 de enero, Aráoz asumió como interventor de Tucumán, luego de la escandalosa renuncia del ex gobernador peronista José Domato. La situación era más que crítica: jubilados habían encabezado tensas protestas y sufrido violentas represiones frente a la Casa de Gobierno, y había una virtual cesación de pagos de parte del Estado provincial.

1991. La provincia, intervenida.

A partir de este contexto, el entonces presidente Carlos Menem dispuso, por decreto, que el cordobés fuera el encargado de restituir la normalidad en la provincia.

Poco después, Aráoz publicó la Constitución de Tucumán aprobada por la Convención Constituyente de 1990, lo que conllevó una serie de novedades en la vida institucional de la provincia (entre ellas, la Legislatura dejó de ser bicameral, y pasó a tener 40 integrantes).

FIN DE ENERO. Domato detenido.

El mes finalizó sin alivios para Domato: la Justicia provincial ordenó su detención, junto a la de otros miembros de su gabinete, en base a las denuncias efectuadas por la Intervención Federal.

1992

Fue el año en que, tras la marcada devaluación del austral, comenzó a regir el peso como moneda oficial argentina. Ramón Ortega cursaba su tercer mes de gestión como gobernador. En ese contexto de cambios financieros y políticos, enero quedó marcado por las inundaciones. Entre el 10 y el 20 de ese mes, hubo anegamientos y fuertes vientos en distintos puntos de la provincia, un grave aluvión en Tafí Viejo y más de 500 evacuados.

1993

Otra vez, el clima hizo desastres en la provincia. Al comenzar enero, se dio a conocer que el 70% de la cosecha de tabaco se había echado a perder por las tormentas. Las lluvias no cesaban.

El 25 de ese mes, Ramón Ortega protagonizó una célebre fotografía en Famaillá, que había quedado tapada por el agua. Junto a otros hombres, el entonces gobernador retiraba en andas, junto a un grupo de rescatistas, a una octogenaria que no podía salir de su vivienda.

TORMENTA. Tema que se repite.

1994

La crisis económica nacional se hizo sentir en Tucumán. El año comenzó con un anuncio preocupante: la desocupación en la provincia alcanzaba el 26,4%. La creación del Consejo Regional de Empleo buscaba paliar la situación, pero no fue suficiente. Para colmo, el 15 de ese mes una tormenta con fuertes vientos, de hasta 150 km/h, generó destrozos en la Capital y otros puntos de la provincia.

1996

Meses después de haber sido electo gobernador, Antonio Domingo Bussi anunció la venta del Banco de la Provincia de Tucumán, luego de 97 años de operar en el ámbito estatal. En principio, el ex represor hablaba de un acuerdo con el Hamilton Bank. Finalmente, la operación se hizo con el Banco Comafi. Mientras tanto, ciudadanos se quejaban por el servicio de agua potable: se declaró el alerta amarilla porque el fluido salía sucio de las canillas.

1997

Se registró una dramática inundación en Río Colorado. Bussi desmintió las fotos publicadas por LA GACETA, que al otro día profundizó su informe. “Las autoridades se enteraron por el diario y llegaron 24 horas tarde”, relató el secretario de la comuna, Néstor Gómez.

1997. Otra inundación en el sur.

1999

Enero comenzó con los asesinatos de dos remiseros, y sus colegas no dudaron en “copar” los alrededores de la Casa de Gobierno con más de 300 autos.

Un funcionario recibió a quien oficiaba de vocero de los conductores, Rubén “La Chancha” Ale.

2003

El 14 de enero, el PJ tucumano habilitó a José Alperovich para que fuera candidato a gobernador, en el plan de sucesión de Julio Miranda. La gestión del mandatario saliente venía marcada por los altos índices de desnutrición infantil y por los efectos de una profunda crisis económica y social.

2006

Durante el primer mandato alperovichista, enero comenzó con la agenda oficial marcada por el debate de la Convención Constituyente y la reforma de la Carta Magna provincial, ya que las elecciones para convencional serían al mes siguiente. La principal novedad: la chance de re-reelección del gobernador, José Alperovich.

2007

El 9 de enero, más de 300 policías -muchos montados a caballo- desalojaron a los vendedores ambulantes del centro, a partir de una orden judicial. Las tormentas de ese año producirían, en total, unos 40.000 damnificados por inundaciones a lo largo de la provincia.

2008

El año empezó con un dato alarmante sobre el “paco” y otras sustancias: las causas penales por consumo de drogas habían aumentado en el período anterior un 57% con respecto a 2006. Se comenzaron a gestar las agrupaciones de madres que denunciaban a los “transas” barriales.

2011

El 3 de enero, el presidente subrogante de la Legislatura, Regino Amado (a cargo del Ejecutivo por vacaciones de Alperovich) firmó el pliego con la propuesta de Daniel Posse como vocal de la Corte Suprema.

Así, se cubría la vacante dejada por Alberto Brito, que se había jubilado el último día de 2010.

2013

El entonces ministro de Desarrollo Social, Enrique Zamudio, le presentó la renuncia a Alperovich, luego de un cruce por las polémicas declaraciones del entonces legislador peronista José “Gallito” Gutiérrez sobre el uso de los “gastos sociales” (habían sido incrementados en un 36%). El ex funcionario, sin embargo, afirmó que su dimisión ya estaba pautada.

2015

Las inundaciones comenzaron a marcar la agenda del año, a pesar de que había elecciones. Las catástrofes del clima llevaron a declarar más adelante la emergencia en el sector agrícola, con medidas de excepción que todavía persisten.

No es un déjà vu

Por eso, el inicio de 2020 no es un déjà vu, como se conoce esa sensación de haber vivido antes una experiencia que supuestamente es nueva. En Tucumán, en realidad, el primer mes de cada año suele ser escenario de episodios periódicamente recurrentes.

Comentarios