Tafí del Valle: un boliche abrió sin permiso y la multa sería de apenas $ 1.500

La Municipalidad tafinista analiza la carpeta para la habilitación, que daría hoy. En Recórcholis Summer reiteran que tienen todo en regla

16 Ene 2020 Por Irene Benito
1

EL MONTAJE DEL BOLICHE. Una camioneta de Recórcholis y las carpas en el predio del km 61 de la ruta 307.

Sigue activa la polémica alrededor de la instalación de las carpas del boliche Recórcholis Summer a la altura del KM 61 de la ruta 307, en la jurisdicción de Tafí del Valle. La discoteca hizo su primera fiesta este sábado sin disponer de la habilitación municipal.

Esa infracción sería sancionada con una multa de $ 1.500, aunque aquel valor estaba en revisión ayer, según explicaron interlocutores de los dueños del negocio, Javier Farhat, Hernán Iramain y Ricardo Soria. En Recórcholis Summer aseguran que cumplen sobradamente con los requisitos que la normativa exige para la concesión de la habilitación. Voceros del intendente, Francisco Caliva, indicaron que estaban estudiando los papeles y que posiblemente hoy emitirían la resolución. A este conflicto ligado a la vida nocturna de Tafí se suma la clausura del salón del Club de Veraneantes (se informa por separado).

Los representantes de Recórcholis Summer estuvieron este martes reunidos con los funcionarios municipales para tratar de encontrar una salida -incluso respecto del valor de la multa-. A continuación, Ramona Córdoba, encargada de Prensa y Difusión, informó que la Municipalidad aún no había expedido la autorización solicitada por la discoteca. “Habrían completado la carpeta y mañana (por hoy) tendríamos novedades en cuanto a la habilitación”, explicó Córdoba luego de consultar el estado del trámite con Alberto Juárez, director de Comercio.

Si bien los dueños del boliche enviaron a este diario numerosos antecedentes sobre las diligencias que vienen practicando en pos de lograr la autorización, prefirieron ser cautos respecto de las autoridades a cargo de fiscalizarlos y de la decisión de abrir sin la habilitación. Sí reiteraron que esperaban “terminar con la odisea” y conseguir el permiso en las próximas horas.

Las ordenanzas dicen que Recórcholis puede funcionar donde está ahora. Si presentan la carpeta completa, aprobaremos la habilitación (Francisco Caliva, Intendente de Tafí del Valle)

La apertura “de facto” de Recórcholis Summer revela el apuro del emprendimiento. Sucede que el objetivo es captar la población de turistas y veraneantes que sube a los Valles durante los fines de semana de este mes y de febrero. Y enero ya está en la segunda quincena. El boliche lleva nueve años con este desembarco exclusivo por la temporada, según había explicado Farhat la semana pasada. En el verano de 2020, los dueños decidieron dejar las instalaciones de la urbanización Los Castaños, que está ubicada en la Zona Residencial 1 de la villa tafinista -al igual que el Club de Veraneantes- y mudarse a un predio contiguo al Complejo Democracia, sede de la tradicional Fiesta del Queso. Hasta el verano de 2019, la discoteca gozó de permisos de funcionamiento expedidos por el ex intendente Jorge Yapura Astorga, pero Farhat comentó la semana pasada que buscaron “acampar” en la locación de la ruta 307 para evitar molestias.

“Cosas que no se ven”

El cambio de escenario no viene dando los frutos esperados. Jéssica Yapura Astorga, hija del ex jefe municipal, ex secretaria de la administración de su padre y actual concejala opositora, se puso al frente de los sectores que rechazan la presencia de las carpas, cuyo perímetro fue cerrado con lonas blancas, según apuntó Yapura Astorga. La edila advirtió ayer que ella no estaba en contra de la diversión de los jóvenes, sino que cumplía su función de prevenir un “Cromañón”, en referencia a la tragedia acaecida en 2004 de la discoteca porteña.

“En el bloque opositor (a Caliva) sólo exigimos que se cumplan los recaudos y las medidas de seguridad. Los requisitos están previstos en la Ordenanza 0876/2018. Como madre, no como funcionaria, y por el bien de nuestros chicos es que queremos tener la tranquilidad de que se hicieron las inversiones debidas porque este señor Farhat viene en el verano, y pone unas carpas durante siete u ocho noches, sonido, luces y lonas alrededor, y, ¿qué seguridad tenemos de que no habrá un incendio?”, comentó Yapura Astorga, quien enfatizó su inquietud por los ruidos molestos y la necesidad de preservar la paz de la zona. Y añadió: “mi postura es que sólo haya habilitación si están dadas todas las condiciones, como tiene que ser, y no dejar que funcione una cosa precaria e improvisada sólo para ganar dinero y, después, irse. Si sucede algo, los culpables serán el municipio y los concejales”.

No debemos dejar que funcione una cosa precaria sólo para ganar dinero e irse. Si sucede algo, los culpables serán el Municipio y los concejales (Jéssica Yapura Astorga, edil opositora de Tafí del Valle)

También sumaron sus inquietudes respecto de Recórcholis los dueños de cabañas y alojamientos vecinos, y la Cámara de Propietarios de Hoteles y Afines de Tafí del Valle. En particular, la entidad hizo saber su aflicción por la higiene, el volumen de la música y los efectos del consumo del alcohol. El intendente Caliva se reunió con los cabañeros y hoteleros, y con funcionarios provinciales la semana pasada, y aseguró luego, en una entrevista a LA GACETA, que él hará cumplir las ordenanzas. 

“Nosotros dijimos a la gente de Recórcholis que busque otro espacio donde puedan hacer esos eventos. Y ellos se fueron a la par del Complejo Democracia: las ordenanzas dicen que ahí sí se puede, aunque no prevén la cuestión acústica. Si ellos presentan la carpeta técnica con todos los papeles, la habilitación será aprobada”, había explicado. Caliva luego expresó que a veces los mismos que se quejaban estaban en infracción. “Hay muchas cosas que no se ven y que sólo se dicen cuando les afecta…”, había dicho el intendente.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios