Añez afirma que hay un plan terrorista para desestabilizarla

La presidenta de facto creó una unidad especial para combatir “actividades subversivas”. La teoría de la policía es que, en las marchas, hubo infiltrados que buscaban crear caos.

04 Dic 2019
1

DUDAS. La presidenta Añez mandó a investigar a los manifestantes. reuters

LA PAZ, Bolivia.- El Gobierno provisional de Bolivia informó que creará una unidad policial especial para combatir actividades de narcoterrorismo y de subversión detectadas en el país.

El anuncio sobre el Grupo Antiterrorista (GAT) se hizo un día después de que el Gobierno hablara de un supuesto plan dirigido por el presidente venezolano Nicolás Maduro para desestabilizar Bolivia, entre otros países.

“No queremos narcoterroristas aquí, no queremos gente que le haga daño a nuestra patria, que mienta a nuestros hermanos más pobres, que los lleve con engaños a la muerte como lo han hecho en las manifestaciones pasadas”, dijo el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, en la presentación de los uniformados en un acto público en La Paz.

De acuerdo con el funcionario, la nación andina vivió jornadas de “terror” durante la crisis política y social que provocó el presunto fraude en las elecciones generales del 20 de octubre y la posterior dimisión del expresidente Evo Morales, actualmente exiliado en México.

En las movilizaciones de los simpatizantes de Morales, la policía dijo que identificó a ex miembros del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA), de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y de la organización venezolana Tupamaro, además de elementos llegados desde Cuba.

En los enfrentamientos de civiles con la Policía y el Ejército murieron más de 30 personas, principalmente en Cochabamba y El Alto.

Los manifestantes acusan a la presidenta interina Jeanine Añez de propiciar un golpe de Estado.

Murillo contraataca con la acusación que identifica a Morales y al ex vicepresidente Álvaro García Linera, como los operadores del plan para desestabilizar al actual gobierno y obstaculizar las nuevas elecciones. En conferencia de prensa, el Ministerio de Gobierno y la policía boliviana denunciaron que el supuesto plan de conspiración terrorista intenta desestabilizar política y socialmente a algunos países de América Latina.

Autoridades policiales dicen que una investigación los llevó a descubrir una red terrorista internacional, indicó la cadena de televisión estadounidense CNN.

Según la teoría expuesta por el teniente coronel Óscar Gutiérrez, director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de Santa Cruz, los implicados tienen antecedentes en guerrilla y narcoguerrilla.

Facundo Morales Schoenfeld, el guerrillero argentino de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) es uno de los acusados. Las investigaciones policiales determinaron que Morales, ahora internado en un hospital de Santa Cruz, cayó herido el 30 de octubre en la localidad de Montero, donde murieron Mario Salvatierra y Marcelo Terrazas, que formaban parte de los grupos de ciudadanos que bloqueaban las calles exigiendo la renuncia de Evo.

Pedro Nel Carvajalino Amaya, colombiano radicado en Venezuela, productor de programas en favor del régimen de Maduro denominado Zurda Konducta: según el informe policial, es especialista en generar terrorismo mediático y guerra sicológica a través de las tecnologías informáticas y las redes sociales.

Oswaldo Rivero Curvelo, venezolano, señalado como “especialista en promover terrorismo mediático”, es acusado de haber reproducido tuits falsos de Áñez, atribuyéndole mensajes racistas. La teoría de Gutiérrez llega a implicar a un primo del diputado venezolano Diosdado Cabello y a supuestos integrantes del movimiento guerrillero peruano Tupac Amaru. (Reuters-Especial)

Temas

Bolivia
Comentarios