Presente y futuro de los 19 municipios desde la mirada de sus propios vecinos

De norte a sur y de este a oeste, orgullos y carencias de quienes viven en las distintas geografías de la provincia. Lugares olvidados y que sueñan con un futuro mejor, y urbes que quieren brillar más en el “Jardín de la República".

21 Nov 2019

La Cocha: Tranquilidad, paisajes y eventos

“Lo más lindo es que La Cocha va progresando, va saliendo adelante”, sintetizó Sebastián Ceballe en la plaza central de su municipio. Distintos vecinos agradecieron que haya eventos en la plaza para distintas festividades. “Todos son buenos, si uno está enfermo ahí nomás vas al vecino”, celebró “Coca” Plaza. También hubo quienes optaron por destacar el paisaje, como Elisa Díaz. “Hacia Los Pizarros tenemos el paisaje de la montaña y las cascadas, un lugar turístico muy lindo”, relató. Pero recordó que todavía sufren por las inundaciones: “a veces por las lluvias la gente del campo no puede moverse, ojalá que se solucione”.

Graneros: Prefirieron no contestar preguntas

La mayoría de los vecinos de Graneros prefirieron no ser entrevistados por temor a sufrir represalias del municipio. Los que sí contestaron destacaron que es un “pueblo tranquilo”, donde no se padece tanto la inseguridad. Aunque eso lleva a lo negativo: la falta de desarrollo y de trabajo. “Gran parte de la gente trabaja en el municipio”, dijo Mauro Fernández (68). “Hay que incentivar la economía desde otro enfoque”, pidió Ariel Vivanco (44). El sacerdote de la parroquia de la Inmaculada Concepción, Jesus Gómez, señaló que falta mantenimiento de caminos y canalización de ríos para aminorar las inundaciones.

Tafí del Valle: el clima, lo mejor de los Valles Calchaquíes

Los vecinos sostuvieron que el clima y el paisaje de su tierra los enamora, es único. “Soy fanático de mi pueblo y en especial de la gente”, destacó orgulloso Pedro Velardez, de Tafí del Valle. Los tafinistas, en su mayoría, viven del turismo y de la economía local, especialmente de las comidas típicas de la zona como las empanadas de María Casimiro: “Las mías son las más ricas”. Fabiana Nieva, otra vecina, agregó que la cultura calchaquí de sus ancestros y el carisma de los lugareños los diferencia de otros destino. Pero reprochó: “no nos gusta la infraestructura ni el avasallamiento de gente que no es del lugar”.  

Aguilares: Hay solidaridad pero también enfrentamientos

Casi todos coincidieron en que es una ciudad tranquila y algunos restaron importancia a la inseguridad porque “está en todos lados”. “Destaco que los vecinos son gente linda y solidaria”, dijo María Cabrada. Pero los entrevistados más jóvenes, alumnos del secundario, se quejaron de la violencia. “Si sos de cierto barrio ya te tiran la bronca”, contó Sergio Aguirre. Según un docente, Víctor Gordillo, se trata de una disputa aislada: “hay dos barrios que tienen rencillas, fuera de eso estamos bien”. Y pidió más educación: “aquí hay dos escuelas agrotécnicas pero no hay una carrera que los chicos puedan seguir después”. 

Concepción: Felices por el centro, con miedo por la droga

La remodelada plaza Mitre es uno de los mayores orgullos de los concepcionenses. “Está totalmente cambiada”, destaca Augusto Avellaneda (28), quien nació en “La Perla del Sur”, vivió en la capital provincial y hace dos años volvió a su ciudad natal porque la ve mejorada. “Hay buena infraestructura, la ciudad está ordenada y es muy visitada por gente que vive en comunas. Vienen a hacer trámites”, coincidió Néstor Soria. En cuanto a los problemas, varios mencionaron el consumo de drogas y la inseguridad. “Hay chicos de entre 8 y 14 años que andan drogándose por la calle”, comentó Julio César Ortiz. 

Alberdi: Un atractivo turístico para aprovechar

Hay movimiento, sobre todo en la feria. Y sus vecinos se muestran orgullosos. “Es el movimiento comercial más importante de la zona, los barrios y pueblos vecinos necesitan hacer aquí sus gestiones”, sostuvo Agustín Perea. Rosa Gallardo destacó la forestación y el potencial de la región. “Tenemos un punto de referencia turístico que no está explotado y es el Dique Escaba”, explicó. “Lo más lindo es la gente porque es con quien convive uno. Es amable, atenta”, opinó Alicia Gordillo. Pero también hay factores por mejorar. “Aquí el problema son las inundaciones, eso es lo primordial”, recordó Luis Quinteros. 

Famaillá: Piden mantenimiento de los espacios públicos  

Uno de los valores que más destacan algunos famaillenses de su ciudad es la tranquilidad. “Si vos tenés trabajo y plata pero no vivís tranquilo, no alcanza”, opinó Oscar Burgos, aunque reconoció que ya no puede dejar la puerta de su casa sin llave por las noches. Otro orgullo son las réplicas de edificios históricos y el balneario ¿Problemas? La falta de trabajo, el mal estado de calles y de la plaza San Martín, la inseguridad y el consumo de drogas y alcohol. “Los espacios públicos están destruidos, con basura, sin pintura, plantas ni flores”, criticó Liliana Pérez (49), serena de la principal plaza de la ciudad.

Bella Vista: Un municipio que crece, pero falta trabajo

Todos los vecinos consultados coincidieron en que la ciudad ha crecido durante los últimos años. “Las calles eran un desastre. Ahora los barrios están iluminados”, dijo Emilio Caro (32). Destacaron el compromiso de los bellavistenses con la ciudad, la hospitalidad, los paisajes y la presencia del ingenio Bella Vista. En cuanto a los “debe mejorar”, los vecinos mencionaron que hay poca promoción turística y escasez de trabajo. “Falta mano de obra para los jóvenes”, aseguró Patricia Rojas (47), directora de la Escuela García Fernández. “La gente del ingenio se está quedando sin trabajo”, lamentó Florinda Roldán (70).

Simoca: Piden fábricas para que haya trabajo

La tranquilidad es lo que destacaron los habitantes de Trancas al responder sobre qué les gusta de su ciudad. Y al hablar de los lugares más agradables no hubo dudas: “El Boyero es una parte en la que se van a divertir, suele haber turistas. Y eventos como partidos de fútbol”, dijo Fortunato Yapura. “Es lindo, para mí salir un fin de semana es ir ahí”, aportó José Luis Iturre, quien subrayó que también hay necesidades en la zona. “Hay mucha pobreza. Lo importante es que se fijen en los pueblos, las orillas son las que están descuidadas”, agregó. Y Adriana aplaudió a la gente de Trancas: “son muy humanitarios, destaco su honradez”. 

San Miguel de Tucumán: Destacan los parques, critican la inseguridad

Lo más valorado de la capital provincial es el “verde”, dijeron la mayoría de los consultados. “La pista de salud del parque 9 de Julio no tiene desperdicio. El problema es salir de esa burbuja, volver a la casa y toparse con la falta de verde y el caos”, opinó Alberto Walmaceda (58). Los consultados destacaron el valor histórico de la ciudad donde se declaró la independencia del país. En la lista de “necesita mejorar”, los vecinos mencionaron los robos, el consumo de drogas, el tránsito, el mal estado de las calles, la basura, las cloacas colapsadas y la falta de agua. “Por un celular te quitan la vida”, afirmó Celia Arroyo (53). 

Yerba Buena: Piden mejor gestión del crecimiento urbano

El pujante desarrollo económico, el cerro, los espacios verdes y el deporte como forma de vida son las características que enorgullecen a los yerbabueneses consultados por LA GACETA. “Es una ciudad preciosa con vida sana que nos sorprende con sus paisajes”, dijo Cristina Mirande (58). Consultados sobre los aspectos a mejorar, los vecinos mencionaron el congestionamiento del tránsito, la falta de lugares para estacionar y la poca limpieza de los canales. “Lo peor es que mucha gente quiere venir a Yerba Buena y por eso el crecimiento es desmedido”, opinó Carlos Mesón (42).

Las Talitas: Opiniones políticas y quejas por la inseguridad

”Faltan muchas cosas por hacer. El robo es constante y el intendente hace oídos sordos”, se quejó Beatriz Ollea. En un municipio politizado, las opiniones están divididas. “Cuando cambió el intendente se vio mucho progreso”, opinó Ruth Andrada, quien también dijo estar preocupada por la falta de seguridad. Nicolás Ismael fue optimista: “la gente que trato acá son buenas, son honestas. Me ha tocado uno que otro… Pero, en general, bien”, comentó. Alsira Copa dijo que le gustaba su ciudad pero que la zona en la que ella vive, en uno de los barrios del norte, necesita iluminación, asfalto y cloacas.

Banda del Río Salí: Dos de los tres ingenios ya no muelen, pero la plaza es lo más lindo

La entrada a la ciudad sintetiza la historia del municipio. Sólo funciona el ingenio Concepción, mientras San Juan y Lastenia ya no, pero “en época de zafra hay mucho hollín en el aire”, sostuvo Walter Gómez. Más allá de eso, la plaza Belgrano se lleva la admiración y el cariño de los bandeños que coinciden en que su mantenimiento ha mejorado, no obstante “queremos más”. Es un lugar de encuentro para la familia y los jóvenes, quienes piden más atención en la música y la cultura.

Lules: Valoran los paisajes pero piden más seguridad

La calidez y el humor de los vecinos, los festivales y la Quebrada son las principales “cartas” positivas de Lules, según los consultados. “Los paisajes son muy lindos”, opinó Nicolás Villagra (29). Esa belleza, sin embargo, puede opacarse por la inseguridad, la principal preocupación de los pobladores de Lules. “Salgo a comprar algo y me roban”, contó Jesica (26). Otra de las falencias que señalaron es que hay muchos perros callejeros. También dijeron que las calles están en mal estado y que el transporte público ofrece pocas frecuencias para viajar hacia otros puntos de la provincia. 

Monteros: Están orgullosos de honrar las tradiciones

La cultura es la característica distintiva de la ciudad de Monteros, según los vecinos consultados. “Acá se rescata a la cultura para que no se pierda: se hace el Encuentro Nacional de Poetas, el Festival de Monteros, la Feria de Artesanías, la Fiesta Provincial de la Flor”, dijo Santiago Escobar (17). “Es el lugar con mayor cantidad de carreras terciarias y tecnicaturas del interior”, destacó Juan Marcelo Ruiz (47). En cuanto a los “debe mejorar”, vecinos dijeron que la inseguridad y la droga “avanzan”, que se arroja basura en cualquier lado y que la ciudad no es accesible para personas con discapacidad. 

Alderetes: La plaza, en un estado deplorable

“Lo que antes era un pueblo que llegaba hasta la vía ahora es una ciudad. Ha tomado rumbo el comercio en la Avenida Rivadavia, hacia la zona norte. Es un logro para los alderetenses”, describió Benjamín Alderetes. No obstante recalcó que “Alderetes está en un momento muy deplorable por la inseguridad y la falta de higiene”, al igual que Micaela Sánchez. No hay dudas que su gente y, sobre todo, la plaza principal es lo distintivo de los alderetenses. “Es un desastre ahora porque hay muchos autos alrededor, pero cuando está ordenada es hermosa”, opinó una joven, Sol Sánchez.

Burruyacu: “Que conozcan más el interior”

“Me gusta todo”, repitieron casi todos los vecinos. El paisaje, el clima frío, la limpieza, el orden, la tranquilidad, la seguridad, son cualidades que enorgullecen a los vecinos. Incluso muchos jóvenes de otros pueblos como 7 de abril sueñan con vivir allí. “Me levanto a las cinco para venir a entrenar”, dijo “Johnny” Verón que recorre varios km para entrenar y practicar fútbol en el club Unión del Norte. “Nos gustaría que cuando se hable de Tucumán no sea únicamente de Tafí del Valle. Tenemos El Cajón y otros lugares muy lindos para conocer en el interior y en Burruyacu”, dijo “Fanny” Llano. 

Tafí Viejo: Sentido de pertenencia y quejas laborales

Nancy y Geraldine se mudaron a Tafí Viejo hace cinco años y están contentas: “la gente es amable”, coincidieron. Y vecinas como Eugenia Juárez, que vivieron ahí toda su vida, están orgullosas de su identidad. “El sentido de pertenencia es único. Tenemos corazón de la industria ferroviaria, corazón de limón”, sostuvo. “Pero los cosecheros de limón no la están pasando bien”, agregó. Esta idea fue reforzada por Marcos. “Vos has visto cómo está la crisis, no hay nada. Estoy esperando que pasen las fiestas y me voy al sur a cosechar manzanas. La plata no da, se trabaja un día o dos (en el limón) y no conseguís más”, planteó.  

Trancas: Los vecinos eligen El Boyero

La tranquilidad es lo que destacaron los habitantes de Trancas al responder sobre qué les gusta de su ciudad. Y al hablar de los lugares más agradables no hubo dudas: “El Boyero es una parte en la que se van a divertir, suele haber turistas. Y eventos como partidos de fútbol”, dijo Fortunato Yapura. “Es lindo, para mí salir un fin de semana es ir ahí”, aportó José Luis Iturre, quien subrayó que también hay necesidades en la zona. “Hay mucha pobreza. Lo importante es que se fijen en los pueblos, las orillas son las que están descuidadas”, agregó. Y Adriana aplaudió a la gente de Trancas: “son muy humanitarios, destaco su honradez”. 

Alberdi: Un atractivo turístico para aprovechar

Hay movimiento, sobre todo en la feria. Y sus vecinos se muestran orgullosos. “Es el movimiento comercial más importante de la zona, los barrios y pueblos vecinos necesitan hacer aquí sus gestiones”, sostuvo Agustín Perea. Rosa Gallardo destacó la forestación y el potencial de la región. “Tenemos un punto de referencia turístico que no está explotado y es el Dique Escaba”, explicó. “Lo más lindo es la gente porque es con quien convive uno. Es amable, atenta”, opinó Alicia Gordillo. Pero también hay factores por mejorar. “Aquí el problema son las inundaciones, eso es lo primordial”, recordó Luis Quinteros. 

Comentarios