"Para toda la humanidad": ¿y si los Rusos hubiesen llegado antes a la luna?

10 Nov 2019 Por Guillermo Monti

Excelente

Serie / por Apple tv

Cientos de millones de personas miran, hipnotizadas, la pantalla en blanco y negro. Por primera vez un hombre pisará suelo lunar. El astronauta salta de la escalerilla y envía su mensaje: “en nombre del sistema marxista-leninista...” Sí, los rusos han ganado la carrera espacial y todo es impotencia en la NASA. Neil Armstrong mastica bronca en la barra de un bar. Al día siguiente, diarios de todo el mundo coincidirán en el título: “Luna Roja”.

Así comienza “Para toda la humanidad”, una de las cuatro series con las que Apple TV hizo pie en la feroz competencia que propone el mercado del streaming. De las cuatro, esta es la mejor de todas, en especial por el fiasco que representó el regreso de Jennifer Aniston al formato con la fallida “The morning show”. Un poco más de crédito merecen la distopía “See”, protagonizada por Jason Momoa, y “Dickinson”, en la que Hailee Steinfeld ficcionaliza la vida de la poeta. De todos modos, a las cuatro le queda camino por recorrer. Es que, al contrario de Netflix y de Amazon, y en sintonía con HBO, Apple TV gambetea las maratones y emite los episodios a la vieja usanza, semana a semana.

Pero volvamos a “Para toda la humanidad”, cuya riqueza está lejos de agotarse en el fascinante planteo contrafáctico de la historia. La serie explora diversos planos: el político -puertas adentro y afuera de Estados Unidos-, el social, el familiar -a partir de la intimidad de los astronautas- y, en especial, el que se vive en el seno de la NASA al cabo de la paliza que le propinan los soviéticos. Con la verosimilitud de la trama colabora la presencia de los protagonistas de la época: Richard Nixon, los puntales de la NASA Deke Slayton (Chris Bauer) y Gene Kranz (Eric Ladin), el ingeniero alemán Wernher von Braun (Colm Feore), Armstrong (Jeff Branson) y una lista de personajes fácilmente reconocibles.

Además de mantener la tensión propia de un thriller, “Para toda la humanidad” abre puertas que permiten revisar la historia y conjetura con inteligencia qué hubiera hecho Estados Unidos en una situación límite de esta naturaleza. Desde ese momento todo queda librado a la imaginación de Ronald B. Moore, showrunner de series tan exitosas como “Battlestar Galactica” y “Outlander”. Y, está demostrado, lo que le sobra a Moore es imaginación de la buena.

Dos arcos argumentales sostienen “Para toda la humanidad”. El primero involucra al astronauta Edward Baldwin (Joel Kinnaman), cuya misión a bordo del Apolo 15 puede ser crucial para recuperar la ventaja obtenida por los rusos. Por otro lado asoma Tracy Stevens (Sarah Jones), integrante del grupo de mujeres aspirantes a viajar al espacio. Porque uno de los efectos de la “Luna Roja” es la decisión de Nixon de poner a una estadounidense en órbita y si es rubia y hermosa -como Tracy-, mucho mejor.

El de la ucronía -la novela histórica alternativa- es un género fascinante. Amazon la está explorando con “The man in the high castle”, un mundo en el que los nazis ganaron la guerra. Con “Para toda la humanidad”, Apple también da en la tecla: la serie es atrapante, intrigante y, en especial, agita el ejercicio de hacerse toda clase de preguntas.

Comentarios