Martín Ruiz: “invitamos a los artistas a que presenten proyectos, que generen nuevas ideas”

Apertura es la palabra que elige Torres para definir la gestión que inicia al frente del Ente Cultural. Desafíos y objetivos.

10 Nov 2019 varios autores
1

SAN MARTÍN 251, SEGUNDO PISO. Ruiz Torres venía desempeñándose como presidente interino. Juan Manzur lo confirmó al frente del Ente Cultural. la gaceta / foto de franco vera

Poco a poco la amplia oficina que alberga la presidencia del Ente Cultural va adquiriendo la impronta de Martín Ruiz Torres. Es un proceso lento porque al flamante número uno del organismo no lo caracterizan ni el perfil alto ni los cambios bruscos. Y eso que conoce el paño, porque subió todos los escalones en la estructura del Ente: asesor letrado, secretario general, vicepresidente, presidente interino... “Soy un gestor cultural”, se autodefine. Desde esa plataforma se dispone a hablar de los desafíos que plantea la gestión. Porque postulantes al puesto había muchos, algunos hasta se probaban el saco para jurar, pero la elección -fiel a la Navaja de Ockham- recayó en quien era, a fin de cuentas, el candidato natural.

- ¿Por qué crees que te eligieron?

- Probablemente haya sido una cuestión de honestidad, soy un tipo muy claro con todos los procesos administrativos. También por mi formación académica, soy abogado con 25 años en el ejercicio de la profesión, especializado en la Universidad de Salamanca. He sido abogado de la Dirección de Rentas, también asesoro a la Comisión de Patrimonio desde su creación; es más yo mandé las invitaciones cuando se conformó. Después participé en la redacción de la Ley de Cultura y me especialicé con el transcurso del tiempo en legislación cultural.

- ¿Vas a seguir ejerciendo en el ámbito privado en paralelo con la gestión?

- Si, voy a seguir trabajando en el estudio familiar, lo hago desde hace años, porque disfruto de mi profesión. Por supuesto, procesos en contra del Estado no tengo.

- ¿Cuál es tu mirada de la cultura?

- El área es una de las más importantes en la estructura estratégica del Estado. A partir de la cultura se afirman y se construyen identidades, que fluctúan y están en constante movimiento. Y está el valor de la soberanía cultural, un pueblo que es soberano culturalmente puede enfrentar lo extranjero, es un pueblo que puede escribirse y leerse a sí mismo, que puede pintarse...

- Desde esa concepción, ¿cómo interviene la cultura en los procesos sociales?

- En octubre salió un artículo en LA GACETA detallando que durante 2018 en Tucumán hubo 8.200 casos de violencia de género. Detrás de ese problema hay una cuestión cultural. Lo mismo puede decirse de la violencia en el fútbol, y así. Pero también están las cosas positivas, como la solidaridad de los tucumanos. ¿Qué quiero decir con esto? En el fondo de nuestras virtudes y de nuestras desgracias hay una cuestión cultural. Tenemos que intervenir en esos procesos de endoculturización. Lo venimos haciendo, el tema es que se publicita mucho lo referido a los espectáculos y no tanto nuestras otras políticas.

- La cuestión es contener a una sociedad que es amplia y diversa. ¿Cómo se hace?

- Apuntando a la apertura del Ente. Ya planificamos una reunión con el Consejo Provincial de Cultura, donde están los representantes de todas las comunas y municipios. Ahí vamos a tener una visión de toda la provincia, no sólo de la capital. La función del Consejo es asesorar en lo referido a políticas culturales y el primer paso va a ser por ahí.

- ¿Y en cuanto a los artistas?

- Vamos a invitar a los artistas tucumanos a que presenten proyectos para que se realicen durante el año que viene. A esta invitación vamos a hacerla en noviembre, para que en diciembre podamos evaluarlos. Esto va a comprender todas las áreas. Creo que va a ser una señal de apertura muy importante.

- ¿Qué esperan con estas convocatorias?

- Que se generan nuevas ideas. Lo novedoso sale de los lugares menos pensados. Queremos motivar la creatividad y para eso no se necesita tanta plata. El objetivo es que quien presente el proyecto pueda verlo realizado y con fondos del Estado.

- Otra cuestión es cómo garantizar el acceso de la población a los bienes y servicios culturales.

- Por eso vamos a sacar todos los servicios y recursos del Ente a la calle, en realidad ya empezamos a hacerlo. Durante los meses de mi interinato lanzamos proyectos que han tenido mucha repercusión. Uno es el de los libros en los taxis, que es una forma de promover a los autores locales y de fomentar la lectura.

- Hablabas de otros planes...

- Sí, hay uno llamado Vía Museos. Queremos que nuestros museos estén llenos de estudiantes. Chocábamos con que el recorrido se hacía corto, entonces diagramamos un circuito que empieza en el Museo Folklórico, pasa a la Casa Padilla, cruza a la plaza Independencia y hace un paneo por el patrimonio arquitectónico alrededor, para terminar en el Nicolás Avellaneda. Es un trayecto de una hora y media, con eso garantizamos que las escuelas que manden a los alumnos aprovechen el tiempo. También cambiamos los guiones museológicos, poniendo el acento en que, posiblemente, muchos chicos visitan un museo por única vez. Eso nos lleva a poner el foco en la identidad y en la autoestima, para que todos salgan orgullosos al cabo de ese recorrido.

- ¿Y en cuanto a otras áreas?

- Tenemos pensado hacer cine al aire libre en el centro cultural Juan B. Terán y está en marcha el proyecto “Protagonistas”, un ciclo de relatos documentales que tienen la misma orientación: identidad y autoestima, para mí los puntos básicos que generan un cambio en la política cultural. Ya tenemos filmados los primeros capítulos, con Donato Grima y Leonardo Iramain. La idea es hacer una colección, cuyo mensaje sea que vos también podés triunfar, que con estudio, con trabajo y con dedicación podés ser un protagonista de tu provincia. Esperamos emitirlo por un canal de aire.

- ¿Y qué pasa con los cuerpos estables? ¿Está la posibilidad de llevarlos a ciudades, pueblos, escuelas, asilos, centros vecinales?

- De eso hablo con lo de sacar los recursos a la calle.

- ¿Y los recursos tienen ganas de hacerlo?

- Bueno, esa es una cuestión de motivación. Creo que si el proyecto es bueno se puede hacer. Como dije, soy parte del Ente. Desde el portero hasta el director de la Banda los conozco a todos, soy amigo. Pero lo valioso es dar una vuelta de rosca, que no sea sólo ir a llevar el hecho artístico en sí. Por ejemplo, si mandamos títeres que primero haya una previa con los profesores. Como decía Brecht: no sólo mostrar la realidad, sino darte las herramientas para cambiarla.

- No sos “del palo” de alguna vertiente artística. ¿Cómo creés que te juega eso?

- Es un punto a favor. Yo soy, básicamente, un gestor cultural, y el arte es una herramienta para la construcción de ciudadanía. Esto va de lo más abstracto a lo concreto; tiene que ver con el funcionamiento del sistema democrático, con la salud de las instituciones, con la relación entre los Poderes del Estado; y también con la convivencia entre vecinos. Todo contribuye a la formación del ciudadano.

- En materia de Cultura hay algunas deudas ligadas a la legislación en el audiovisual y en el teatro. ¿Cómo van a solucionarlo?

- Con la Ley de Cine ya incluimos los fondos en el presupuesto 2020; y con la Ley de Teatro tenemos una reglamentación interna, que es muy operativa y de lo más transparente, porque son los propios interesados los que puntean cada proyecto. Lo que hace el Ente es, en base a esos dictámenes, distribuir 1,7 millón de pesos para apoyar lo referido a salas, eventos, investigación y obras. No veo conflictividad, aunque reconocemos que hay una deuda con la reglamentación de la norma. Lo que no entiendo es por qué muchos teatristas no se presentan, porque los fondos están y todo lo que llega se reparte.

- ¿Habrá cambios en el organigrama?

- Los directores están todos confirmados. Queda un área vacante, que es la Dirección de Música y Danza, por la jubilación de Marilí Bullion. En los próximos días va a estar el reemplazante. En cuanto al organigrama, queremos crear una coordinación para los museos con la idea de uniformar los guiones, la presencia, los horarios de apertura... En ese cargo va a estar Carlos Piñero, sin abandonar su puesto al frente del Museo Folklórico.

- La Dirección de Patrimonio suele estar en el ojo de la tormenta y sos muy cercano a su trabajo. ¿Cómo se puede generar un cambio positivo en el área?

- La Ley de Patrimonio funciona, lo fundamental es una cuestión de ordenanza municipal. Hace falta implementar una herramienta que se llama capacidad constructiva transferible (CCT), porque en la mayoría de los problemas patrimoniales hay un choque entre el interés del particular, dueño del inmueble, y el interés general que pasa por la identidad de una ciudad. Una de las soluciones sería la expropiación, pero no hay fondos para eso. Tenemos que ser inteligentes y la CCT habilita al propietario de un inmueble con valor patrimonial a hacerse acreedor de un bono, con el que puede negociar sin perder dinero y el patrimonio se conserva. Ya nos reunimos con la Comisión de Patrimonio por este tema y ahora lo vamos a hacer con el Concejo Deliberante.

- ¿Cuál va a ser el rol de Mauricio Guzman durante tu gestión?

- Es un asesor artístico, y además una persona muy valiosa. Cualquier equipo cultural querría contar con él como asesor. Para mí es un beneficio que esté.

- ¿Incidís en la designación del nuevo vicepresidente?

- No, es una decisión que se va a tomar en Casa de Gobierno.

- La pregunta de siempre es: ¿hay plata para Cultura?

- En estos últimos años hubo mucho apoyo del Gobierno. Empezamos a tener visibilidad a nivel nacional, la Orquesta actuó en el Centro Cultural Kirchner; tenemos concursos internacionales de piano y de violín y es real que durante ese tiempo el mundo de la música se fija en Tucumán. Tenemos convenios para enviar becarios a Francia y vamos a seguir haciéndolo. Nuestros músicos viajaron a Israel y a Europa...

- Pero en la mayoría de los casos todo funciona en base a partidas especiales, no al presupuesto del Ente.

- Es verdad, se pide de acuerdo con el proyecto, pero el dinero llega. El tema con el presupuesto es que la planta del Ente es de 800 personas. El personal administrativo es mínimo, la mayoría son técnicos y artistas. También muchos gastos se van en servicios, recuerden que administramos 14 inmuebles. Es una locura lo que pagamos de luz en el teatro San Martín...

- ¿La estructura de la programación anual se mantiene?

- Si, la idea es darles continuidad a los festivales y programas porque son exitosos. Y sumar lo que vayamos generando.

- Suele criticarse que las caras en los festivales son siempre las mismas. ¿Se va a mantener así? ¿Van con los nuevos o con los consagrados?

- Todos tienen que estar.

Comentarios