Cosecha de premios para las escritoras

05 Nov 2019
1

Mariana Enriquez, Selva Almada y María Gainza.

Los medios y las redes sociales hablan de cosecha, y es la mejor expresión para referirse a los premios internacionales que están reconociendo la literatura argentina contemporánea, en la que las mujeres lideran una narrativa original y de gran calidad.

Todo empezó a mediados de octubre, cuando Luisa Valenzuela (1938) se convirtió en la primera mujer que obtuvo el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria en Idioma Español, al reconocer su trabajo como la mejor creación literaria del año. “El jurado reconoció en la obra de la escritora genialidad, constancia, así como sentido lúdico y creativo”, destacó la Secretaría de Cultura de México. El premio consistió  en 125.000 dólares y una obra escultórica del artista Vicente Rojo.

El 28 de octubre María Gainza, escritora y crítica de arte, fue distinguida con el Premio Sor Juana Inés de la Cruz 2019 de México, por su novela “La luz negra”. Es su segunda novela, y la trama “sigue el rastro biográfico de una falsificadora de cuadros para narrar una historia casi detectivesca, que no busca tomar posición sobre el engaño pero sí exponer los frágiles límites entre el original y la copia”.

Dos en un día

Ayer fue el turno de Mariana Enríquez y de Selva Almada, que sumaron dos premios internacionales.

Enríquez (1973) obtuvo el Premio Herralde de Novela, que otorga Anagrama. La autora, un exponente nacional de la literatura de terror, se impuso sobre 680 originales y seis finalistas que aspiraban al galardón, dotado con 18.000 euros y la publicación de la obra ganadora, “Nuestra parte de noche”. Se trata, según Página 12, de “una novela gótica desmesurada y polifónica sobre la herencia como maldición, que narra la travesía de un padre y un hijo desde Buenos Aires hasta las Cataratas del Iguazú en los últimos años de la dictadura cívico-militar”.

En tanto que la entrerriana Selva Almada (1973) se alzó con el “First Book” de la Feria del Libro de Edimburgo, Escocia, por la traducción al inglés de su primera novela, “El viento que arrasa”. Según el jurado, la narración tiene “la precisión cinematográfica de una road movie estática, como una ‘París, Texas’ del sur. Es una novela distintiva que marca la llegada al inglés de una autora con un talento innegable”.

“Por si quedaba alguna duda de cómo viene la mano”, tuiteó al respecto Samanta Schweblin, otra de las grandes autoras argentinas contemporáneas que este año fue nominada por segunda vez al premio Man Booker International 2019, uno de los más prestigiosos del Reino Unido.  


Comentarios